Educación ambiental

La educación ambiental es un campo pedagógico interdisciplinario[1][2]​ y heterogéneo[3]​ que busca generar procesos para la construcción de saberes, valores y prácticas ambientales en espacios de la educación formal, no formal e informal,[4][5]​ con el objetivo de promover la conciencia ecológica y el cuidado del ambiente en la ciudadanía.[6]

Cartel educación ambiental
juego de educación ambiental
Grupo de adultos aprendiendo sobre ambiente a través de un juego.

La educación ambiental no es un campo de conocimientos y prácticas homogéneo, sino que está constituido por enfoques, teorías, objetivos, metodologías, estrategias e historias diversas acordes al contexto social e histórico en el que se han elaborado.[2]​ Ciertos académicos señalan la existencia de un enfoque estrecho, reducido o instrumentalista y uno amplio o emancipatorio.[7][8]​ El enfoque estrecho concibe a la educación ambiental con foco en la naturaleza biofísica, mientras que el enfoque amplio busca reconstruir las relaciones entre la sociedad, las personas, la economía y la naturaleza.[9]

En 1975 se publicó el primer documento internacional sobre la educación ambiental, la Carta de Belgrado, que definió seis objetivos para la educación ambiental: la conciencia, los conocimientos, las actitudes, las aptitudes, la capacidad de evaluación y la participación para ayudar a las personas y a los grupos sociales a comprender el ambiente.[10]​ La concepción de educación ambiental fue evolucionando en las décadas posteriores.[1]

En la década de los '90 el concepto educación para el desarrollo sostenible cobró popularidad, pero los términos hacen referencias a campos distintos, aunque haya conexiones entre ambos.[11]

El día 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental desde 1975,[12]​ aunque la fecha no es reconocida por la UNESCO.[13]

Las actividades al aire libre, la interpretación del patrimonio natural y la observación de fauna silvestre favorecen la incorporación de la esencia de los problemas ambientales.[cita requerida]

DefinicionesEditar

La primera referencia del término «educación ambiental» surge en 1948 durante una reunión de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) realizada en París cuando Thomas Pritchard, Director Adjunto de Conservación de la Naturaleza en Gales, sugirió un cambio del término “educación para la conservación”, por la alternativa “Educación ambiental” de manera que lograra una síntesis del conocimiento de las Ciencias Naturales con el de las Ciencias Sociales.[14]

Desde entonces se han publicado diferentes definiciones elaboradas por académicos en artículos científicos, libros, tesis de doctorado, eventos de organismos operacionales como la UNESCO y el PNUMA, eventos de los movimientos sociales y espacios colectivos con participación de toda la comunidad.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina define a la educación ambiental como:[4][5]

un campo de intervención político pedagógica que impulsa procesos educativos integrales orientados a la construcción de una racionalidad ambiental, en la cual distintos conocimientos, saberes, valores y prácticas ambientales confluyen y aportan a la formación ciudadana y al ejercicio del derecho a un ambiente sano, digno y diverso
Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina. ¿Qué es la educación ambiental?

El Ministerio de Medio Ambiente de Chile la define como la promoción de la sustentabilidad (junto con los valores ecológicos) y la toma de conciencia ecológica, con el fin de generar hábitos, habilidades, actitudes, sensibilidades y conductas en la población.[6]​ El Ministerio de Educación de Perú define a la educación ambiental como la formación de ciudadanos ambientalmente responsables que contribuyan al desarrollo sostenible.[15]​ Asimismo, en México, de acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) la educación ambiental constituye un enfoque pedagógico que forma al individuo para desempeñar un papel crítico en la sociedad y establecer una relación armónica con la naturaleza.[16]

Por otro lado, la investigadora canadiense Lucie Sauve la definió como un proceso que busca «la reconstrucción del sistema de relaciones entre personas, sociedad y ambiente».[7]​ El académico Alejandro Teitelbaum la definió en 1978 como:[17]

la acción educativa de permanente por la cual la comunidad comprende dichas relaciones y sus causas profundas. Esta se desarrolla mediante una práctica que vincula al educando con la comunidad, valores y actitudes que promueven un comportamiento dirigido hacia la transformación superadora de esa realidad, tanto en sus aspectos naturales como sociales, desarrollando en el educando las posibles habilidades y actitudes necesarias para dicha transformación así como también hace uso de elementos didácticos para poder cubrir necesidades ambientales y mejorar el entorno.
A. Teitelbaum. El papel de la educación ambiental en América Latina

HistoriaEditar

El término educación ambiental apareció por primera vez en documentos oficiales de organismos multilaterales en 1972, a partir de la Conferencia de Estocolmo.[18][1]​ El principio 19 de la Declaración de Estocolmo establecía que:[19]

Es indispensable una labor de educación en cuestiones ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos y que preste la debida atención al sector de población menos privilegiado, para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medio en toda su dimensión humana. Es también esencial que los medios de comunicación de masas eviten contribuir al deterioro del medio humano y difundan, por el contrario, información de carácter educativo sobre la necesidad de protegerlo y mejorarlo, a fin de que el hombre pueda desarrollarse en todos los aspectos.
Principio 19. Declaración de Estocolmo

En 1975, la UNESCO y el PNUMA organizó el Seminario Internacional de Educación Ambiental en Belgrado. Allí surgió la Carta de Belgrado, que estableció objetivos, metas y estrategias para alcanzar los objetivos de la educación ambiental.[18]​ Además, definió que la educación ambiental debía ser accesible a todo el público en general, incluyendo a la enseñanza no formal entre sus destinatarios.[18]​ La Carta de Belgrado determinó que la educación ambiental era una «herramienta que contribuirá a la formación de una nueva ética universal que reconozca las relaciones del hombre con la naturaleza; la necesidad de transformaciones en las políticas nacionales, hacia una repartición equitativa de las reservas mundiales y la satisfacción de las necesidades de todos los países».[10]​ La Carta de Belgrado estableció que la meta de la educación ambiental es:

Llegar a una población mundial que tenga conciencia del medio ambiente y se interese por él y por sus problemas conexos y que cuente con los conocimientos, aptitudes, actitudes, motivación y deseo necesario para trabajar individual y colectivamente en la búsqueda de soluciones a los problemas actuales y para prevenir los que pudieran aparecer en lo sucesivo.
Carta de Belgrado

Dos años más tarde, en 1977, la UNESCO y el PNUMA convocaron la I Conferencia Internacional sobre Educación Ambiental en Tiflis, de donde surgió la Declaración de Tbilisi. La Declaración de Tiflis “señala el acuerdo unánime en la importancia del papel de la educación ambiental en la preservación y en el mejoramiento del ambiente mundial, así como en el desarrollo sano y equilibrado de las comunidades del mundo.” La Declaración de Tiflis actualiza y clarifica la declaración de Estocolmo y la Carta de Belgrado al incluir nuevos propósitos y objetivos, características y principios guías de educación ambiental. Se acuerda la incorporación de la educación ambiental al sistema educacional como cualquier otra materia y la cooperación internacional respecto a este tema. Como objetivo no sólo se encuentra la concienciación sino también una participación totalmente activa.

ObjetivosEditar

Teniendo en cuenta la Carta de Belgrado, realizada en octubre de 1975, los Objetivos de la Educación Ambiental a nivel mundial son las siguientes:[10]

  • Ayudar a adquirir mayor sensibilidad y conciencia sobre el cuidado del medio ambiente, creando soluciones viables para el mantenimiento óptimo del mismo.
  • Ayudar a adquirir una comprensión básica del medio ambiente en su totalidad, de los problemas conexos y de la presencia y función de la humanidad en él, lo que entraña una responsabilidad crítica.
  • Ayudar a adquirir valores sociales y un profundo interés por el medio ambiente.
  • Ayudar a adquirir las habilidades necesarias para resolver los problemas ambientales.
  • Capacidad de evaluación. Ayudar a las personas y a los grupos sociales a evaluar las medidas y los programas de educación ambiental en función de los factores ecológicos, políticos, sociales, estéticos y educativos.
  • Participación. Ayudar a las personas y a los grupos sociales a que desarrollen su sentido de responsabilidad y a que tomen conciencia de la urgente necesidad de prestar atención a los problemas del medio ambiente, para asegurar que se adopten medidas adecuadas al respecto.
  • Desarrollar actitudes responsables en relación con la protección al ambiente.
  • Adquirir hábitos y costumbres acordes con una apropiación cuidadosa de los recursos de uso cotidiano y los medios de transporte.
  • Conocer la labor de las principales organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, nacionales e internacionales, comprometidas con la problemática ambiental mundial.
  • Distinguir las causas que alteran el ambiente
  • Identificar la interacción entre los factores naturales y la intervención humana.
  • Reconocer la importancia del impacto que ejercen los diferentes modelos económicos en el ambiente.

Otros organismos gubernamentales han tomado estos objetivos y los han resumido o adaptado a su parecer. Por ejemplo, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos define a los objetivos de la educación ambiental como conciencia y sensibilidad, conocimiento y entendimiento, actitudes, habilidades y participación.[20]

EstrategiasEditar

Con el fin de llevar a cabalidad y con éxito los programas de educación ambiental y así mismo cumplir eficazmente con los objetivos, es necesario llevar a cabo las siguientes estrategias

  1. Coordinación intersectorial e interinstitucional: Para que el proceso de la educación ambiental tenga un componente dinámico, creativo, eficaz y eficiente dentro de la gestión ambiental, es necesario que se realice un trabajo conjunto entre los diferentes sectores (Privado y público) y las organizaciones de la sociedad civil involucradas en el tema ambiental. Esto se realiza con el fin de que organizaciones no gubernamentales y las que pertenezcan al estado puedan llevar a cabo de manera más rápida estos procesos de formación.
  2. Inclusión de la educación Ambiental en la educación formal y no formal: Este se realiza con el fin que dentro de la educación formal se lleve la inclusión de la dimensión ambiental en los currículos o pensum de la educación básica, media y superior.[21]​ Y en la educación no formal se hace necesario la implementación de proyectos de educación ambiental por parte de las diferentes entidades que trabajen con fines ambientales, como estas pueden ser jornadas donde se sensibiliza, hay charlas, celebraciones de días de importancia ambiental, entre otros.
  3. Participación ciudadana: A través de este mecanismo, se busca educar a la ciudadanía en su conjunto para cualificar su participación en los espacios de decisión para la gestión sobre intereses colectivos. Por lo que a través de la Educación Ambiental, se fomenta la solidaridad, el respeto por la diferencia, buscando la tolerancia y la equidad, por lo que tratará de valerse de estas características para la resolución de problemas de orden ambiental.
  4. Investigación: Este proceso permite la comprensión y la solución, a través de un conocimiento más profundo de los problemas ambientales, buscando las causas y los efectos que estos generan no solo en el entorno del hombre, sino que también la influencia de estos en las actividades antropogénicas, por lo que se plantea que la investigación funcione como una estrategia, tanto en el campo natural como social y el cultural, abarcando un mayor rango de influencia para que la educación ambiental sea más efectiva.
  5. Formación de educadores ambientales: Esta estrategia favorece que la educación ambiental implique un trabajo interdisciplinario derivado del carácter sistémico del ambiente y de la necesidad de aportar los instrumentos de razonamiento, de contenido y de acción desde las diversas disciplinas, las diversas áreas de conocimientos y las diversas perspectivas.
  6. Diseño, implementación, apoyo y promoción de planes y acciones de comunicación y divulgación: A través de este se favorece la promulgación de la educación ambiental, con los diferentes medios de comunicación actual, como son la radio, la televisión y la red. Estos medios además de favorecer la transmisión de noticias e información ambiental, igualmente favorece la publicidad de actividades y días relacionados con el cuidado como también la conservación del entorno.

MetodologíasEditar

Huertas escolaresEditar

 
Escuela Especial N° 15 en Jardín América, Argentina. La huerta escolar es mantenida por niños con necesidades especiales.

Las huertas escolares se convirtieron en un recurso didáctico excelente tanto para escuelas rurales o urbanas. Fomentando el cuidado del medio ambiente, la alimentación autosustentable, el trabajo colectivo, el servicio a la comunidad, la reducción de desechos mediante el armado de composteras, etc.

Algunos países latinoamericanos, como Chile, las incluyen en su política educacional.[22]

La producción de alimentos saludables rescata conocimientos ancestrales de la cultura vinculados con conocimientos científicos, nos da la posibilidad de acercar a los estudiantes a estrategias productivas sustentables que rescatan las potencialidades de la propia naturaleza.[23]

Los problemas medioambientales están cada vez más presentes en nuestra sociedad. Los centros educativos se erigen como un escenario perfecto para abordar la formación medioambiental y así poder desarrollar un espíritu crítico que les haga afrontar estos problemas y plantear soluciones eficaces. Así, los contextos educativos se están haciendo eco de esta demanda y se están desarrollando programas dirigidos a fomentar en el alumnado una conciencia medioambiental y sostenible[24]

Cine y documentalesEditar

Una de las opciones en las que más se ha insistido para intentar concienciar a la juventud es la de hacerlo a través del cine.

Otra herramienta que ayuda a la educación ambiental sería la música ya que por este medio se pueden transmitir diferentes mensajes no solo a estudiantes y jóvenes, si no a los diferentes tipos de personas, para que de esta manera pueden comprender la importancia que tiene mantener un buen medio ambiente; Ya que lo que hacemos en este tiempo tendrá consecuencias y serán vistas por las generaciones futuras que en realidad no están muy lejos, pues el hombre mismo está acabando con su propio medio ambiente.

La publicidad, aunque muchos no lo vean de esta manera, el comercio y manejo de varias campañas de publicidad de diferentes empresas también impulsan la educación ambiental ya que por medio de la misma incitan a adquirir valores ecológicos, sus productos creados ya para este tipo de campañas y frases que logran que uno se pueda adaptar a la vida que llevamos el reciclaje e implementando campañas de conservación.[25]

En México, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), en su página de internet tiene publicados varios documentales acerca del tema, en los cuales se muestra la importancia de cuidar el medio ambiente y se promueve la cultura de las tres erres (3R’s) Reducir, Reutilizar y Reciclar.

Solución de problemas es una de las técnicas utilizadas en la educación ambiental.

  1. El Programa Gandhi: El llamado programa Gandhi, elaborado por los discípulos de este personaje como una aplicación de las enseñanzas del maestro para la promoción de su pueblo, está centrado básicamente en la dotación del individuo de los recursos y destrezas que le capaciten para resolver problemas cotidianos, con un elenco de habilidades en relación directa con su entorno.
  1. Método de proyectos Kilpatrick-Macmurray: Sus autores son unos de los más típicos representantes de la corriente pragmatista, en principio, el método fue concebido para las escuelas rurales USA, pero su éxito desbordó el objetivo inicial y fue adoptado por cuantos grupos de jóvenes planeando ejercer una acción modificadora sobre el medio (Grupos Scout, Clubs 4H, Cruz Roja). Para los autores, «Un proyecto es un acto problemático localizado en el ambiente natural y resuelto utilizando los recursos que ofrece ese mismo medio natural». De este modo, el joven y su grupo están haciendo frente a necesidades, situaciones y dificultades reales de la vida cotidiana. Para Macmurray-kilpatrick, «hay que combinar el entusiasmo con la capacidad de organización de un plan de actuación. Y siempre se precisa una preparación científica para hacer frente a los proyectos que hay que resolver, por lo que se sitúa al individuo frente a una serie de aprendizajes prácticos, que pretenden dotarle de destrezas pre-profesionales, al tiempo que se le propone participar en la elaboración de los planes de trabajo».
  1. El programa Lines y Bolwell: En una línea que intenta conciliar el currículo escolar con las actividades de conocimientos y actuación sobre el medio, los profesores británicos Lines y Bolwell establecen la siguiente secuencia para abordar los problemas del medio ambiente y encontrar soluciones:
  • Identificación del problema
  • Observación y registro de datos
  • Análisis de los datos
  • Propuestas de acción
  1. El cuidado del medio ambiente requiere la participación de ciudadanos organizados y conscientes de temas como el calentamiento global, la disposición de agua, la deforestación, los patrones de producción y consumo, así como los principios y valores que sustentan a esta sociedad.

Ejecutar con exactitud cada información proporcionada en las calles, colonias, comunidades, ciudades y países que más lo necesitan así como en los que apenas comienzan a solicitarlo para tener una educación ambiental y una mejor práctica en la sociedad.

Para estos autores "la clave para el éxito en la solución de los problemas es organización. En esta organización buscan la cooperación de otras personas, dentro y fuera del marco escolar. El programa está concebido para impulsar el currículo escolar y establece una especie de puente entre este y el entorno próximo al centro, incorporando temas-problema que han de ser resueltos siguiendo la secuencia arriba indicada.

Programa de la educación ambientalEditar

Las circunstancias que deben concurrir para el logro de la educación ambiental requieren la elaboración de un proyecto, programa o plan. La planificación en el campo de la Educación Ambiental se circunscribe al nivel de un programa. El programa de educación ambiental que se desarrolló es tanto útil para la educación de tipo formal, como la No formal. Además se ajustan a un modelo válido para todos los niveles del sistema escolar, para toda clase de alumnos, niveles de educación, cátedras y toda clase de objetivo del programa. Para la implementación de un programa eficiente en educación ambiental se requieren lo siguiente:

  • Coordinar los conocimientos en humanidades, ciencias sociales y ciencias del medio ambiente.
  • Estudiar una comunidad de seres vivos en sus condiciones naturales.
  • Dar a conocer una variedad de problemas.
  • Discernir los aspectos importantes de los banales en un problema para aplicar así las soluciones correctas.
  • Enseñar soluciones generales aplicables a diversas situaciones análogas.
  • Fomentar las cualidades personales para superar los obstáculos y desarrollar las actitudes.

El orden de presentación de los conceptos, conocimientos y aptitudes asignados deben estar de acuerdo al público al cual se le es transferido la información, esto se debe a que los conocimientos y actitudes de un estudiante de primaria no son los mismos que un estudiante de secundaria, con lo cual el programa de la educación ambiental busca que de forma ordenada se lleve la información adecuada al público adecuado.

El desarrollo temático de la educación ambiental se puede dividir en 4 niveles, que correspondes también al grado de complejidad, el cual es dependiente del público a tratar. Estos niveles son:

  1. Nivel 1.Conocimientos de ecología. Este se realiza con el fin de entender el entorno natural que rodea al ser humano, observando sus fundamentos y funciones.
  2. Nivel 2. Problemas Ambientales. Este tema, ya es concerniente a observar y evaluar los diferentes factores naturales y/o Antrópicos que presentan afectaciones negativas al medio.
  3. Nivel 3. Valoración de soluciones. En esta etapa se evalúan la solución a las diferentes clases y características de problemas ambientales.
  4. Nivel 4. Participación, en esta etapa se involucra a la comunidad en implementar la solución adecuada y conveniente, a los problemas ambientales.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c Márquez Delgado, Dora Lilia; Hernández Santoyo, Alain; Márquez Delgado, Luis Humberto; Casas Vilardell, Mayra (2021-04). «La educación ambiental: evolución conceptual y metodológica hacia los objetivos del desarrollo sostenible». Revista Universidad y Sociedad 13 (2): 301-310. ISSN 2218-3620. Consultado el 12 de septiembre de 2021. 
  2. a b Jimenez-Fontana, Rocío (2017). «Visibilidad de la Educación Ambiental y la Educación para la Sostenibilidad en las publicaciones españolas sobre educación científica». Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias. Consultado el 12 de septiembre de 2021. 
  3. Flores, René Pedroza; Zepeda, Francisco Argüello (2002). «Interdisciplinariedad y Transdisciplinariedad en los Modelos de Enseñanza de la Cuestión Ambiental». Cinta de Moebio (15). ISSN 0717-554X. Consultado el 10 de septiembre de 2021. 
  4. a b «¿Qué es la educación ambiental?». Argentina.gob.ar. 25 de enero de 2021. Consultado el 30 de julio de 2021. 
  5. a b Estrategia Nacional de Educación Ambiental -Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación Argentina
  6. a b «¿Qué es Educación Ambiental? – Educación Ambiental y Participación Ciudadana». educacion.mma.gob.cl. Consultado el 31 de julio de 2020. 
  7. a b Sauve, Lucie (2004). «Una Cartografía de Corrientes en Educación Ambiental.». A pesquisa em educação ambiental: cartografias de uma identidade narrativa em formação.Porto Alegre, Brasil: Université du Québec à Montréal. Archivado desde el original el 7 de febrero de 2016. Consultado el 1 de junio de 2016. 
  8. Wals, Arjen E. J. (28 de septiembre de 2012). «Learning Our Way Out of Unsustainability: The Role of Environmental Education». The Oxford Handbook of Environmental and Conservation Psychology (en inglés). doi:10.1093/oxfordhb/9780199733026.001.0001/oxfordhb-9780199733026-e-32. Consultado el 10 de septiembre de 2021. 
  9. Sauvé, Lucie (1999). La educación ambiental entre la modernidad y la posmodernidad: En busca de un marco de referencia educativo integrador. Tópicos, 1(2). Août 1999, p. 7-27.
  10. a b c International Workshop on Environmental Education, Belgrade, ed. (1975). «La Carta de Belgrado: un marco general para la educación ambiental».
  11. Hernández Ramos, María José; Tilbury, Daniela (2006). «Educación para el desarrollo sostenible, ¿nada nuevo bajo el sol? Consideraciones sobre cultura y sostenibilidad». Revista Iberoamericana de Educación (40). 
  12. «World Environmental Education Day». www.activesustainability.com (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2021. 
  13. «International Days». UNESCO (en inglés). 24 de septiembre de 2015. Consultado el 11 de septiembre de 2021. 
  14. Disinger, John F. (1985-01). «What Research Says». School Science and Mathematics (en inglés) 85 (1): 59-68. ISSN 0036-6803. doi:10.1111/j.1949-8594.1985.tb09596.x. Consultado el 12 de septiembre de 2021. 
  15. «Educación Ambiental | MINEDU». www.minedu.gob.pe. Consultado el 30 de julio de 2021. 
  16. Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (2018). «"La educación ambiental"». En SEMARNAT, ed. Https://www.gob.mx/semarnat. México. 
  17. Teitelbaum, A. (1978). «El papel de la educación ambiental en América Latina.». UNESCO. 
  18. a b c Zabala G, Ildebrando; García, Margarita (2008-01). «Historia de la Educación Ambiental desde su discusión y análisis en los congresos internacionales». Revista de Investigación 32 (63): 201-218. ISSN 1010-2914. Consultado el 11 de septiembre de 2021. 
  19. «Directrices y principios de derecho ambiental. Declaración de Estocolmo». 
  20. US EPA, OA (21 de julio de 2016). «La importancia de la educación ambiental». US EPA. Consultado el 31 de julio de 2020. 
  21. «Ley de Educación Nacional». Art. 89. 
  22. «EDUCACION AMBIENTAL». 
  23. «La huerta escolar como herramienta para la educación ambiental.». 
  24. «El huerto escolar: una herramienta pedagógica para la conciencia medioambiental del alumnado». 
  25. Manual Estudiantil Práctico, Editorial: Arquetipo edición 2002/2003.