El Juicio Final (Memling)

cuadro de Hans Memling

El Juicio Final es un tríptico realizado por el pintor alemán Hans Memling. Está realizado en óleo sobre tabla, y fue pintado en el período 1466-1473. La tabla central mide 242 cm de alto y 180,8 cm de ancho. Las tablas laterales o alas, miden 242 de alto y 90 de ancho. Se exhibe actualmente en el Museo Nacional de Gdánsk, en Polonia.

El Juicio Final
(Das Jüngste Gericht)
Das Jüngste Gericht (Memling).jpg
Año 1466-1473
Autor Hans Memling
Técnica Óleo sobre tabla
Estilo Gótico
Tamaño 242 cm × 180,8 cm
Localización Museo Nacional de Gdánsk, Gdánsk, PoloniaFlag of Poland.svg Polonia

Es una representación artística del Juicio Final. Cristo está en el cielo sentado sobre un arcoíris, detrás y por encima de San Miguel arcángel, mismo que juzga, a través de una balanza, los cuerpos en la Tierra. En el platillo izquierdo se encuentra Adán que está rezando adecuandamente y, en el platillo derecho, se encuentra un pecador. San Miguel sostiene la balanza con la mano izquierda, mientras que con la mano derecha sostiene una lanza, la cual empuja al pecador fuera del platillo.

El ala izquierda es la representación visual de los bienaventurados que van camino al Cielo, mientras que el ala derecha es la representación de los malditos que van al Infierno.

San Pedro se encuentra recibiendo al siguiente bienaventurado. Unos puestos antes está Eva, que conoce la señal para entrar. Adán y Eva son los únicos en la obra que están rezando adecuadamente, los demás están en proceso de comprensión.

Finalmente, en el ala derecha, aparecen los condenados que San Miguel envía al Infierno. El camino al infierno, según el autor, tiene dos entradas, una donde los condenados son enviados por San Miguel y otra donde son recibidos desde el Cielo.

En la obra, sólo Jesús y uno de sus apóstoles (posiblemente Judas Tadeo[1]​) están rompiendo la cuarta pared, pero solo es la mirada de Jesús la primera que se aprecia al momento de abrir el tríptico. Ambos padres, María y José de Nazaret, están sentados delante de Jesús, pero solo María está rezando debidamente, porque ambas manos están ampuntando hacia su hijo.

Los pies de Jesús descansan sobre una esfera amarilla que lo refleja todo (representación artística del Sol, luz perpetua encontrada en el Introitus, primer texto según el rito romano tradicional de la misa de Réquiem).

ReferenciasEditar

  1. falta cita