El Pinar (Mérida)

El Pinar es una antigua mansión de estilo europeo construida a principios del siglo XX durante la época porfiriana ubicada en Mérida, ciudad capital de Yucatán, en México. Es, junto con las Casas Gemelas, una de las casonas más emblemáticas de la ciudad.[1]

El Pinar
Mansión El Pinar (Mérida).jpg
El Pinar.
Información geográfica
País Bandera de México México
Estado Flag of Yucatan.svg Yucatán
Localidad Mérida
Dirección Calle 60 Norte con avenida Colón (C.P. 9700)
Diseño y construcción
Arquitecto Pío Piacentinni
Ingeniero Enrico Deserti
Inicio 1905
Finalización 1915
Estilo arquitectónico Neorrenacentista francés
Neorrenacentista italiano
Tipo Mansión
Otros datos
Sitio web https://elpinar.com.mx/about.php

HistoriaEditar

 
El Pinar en 1915.

La mansión era el principal acceso a lo que en ese entonces era el pueblo de Itzimná, hoy simplemente una colonia más dentro de la ciudad. Como muchas otras edificaciones de la zona, es reflejo de la riqueza que generó el cultivo y exportación del henequén u oro verde como se le llamaba en aquellos tiempos, época en la que Yucatán era el primer exportador a nivel mundial de la fibra de dicha planta.[2]

En la página oficial de la casona el año de su construcción está fechado en 1915.

Más tarde, la mansión fue propiedad de Alberto Bulnes Guenea, quien se encargó de restaurar la mansión. Posteriormente la adquirió Vicente Erosa Cámara y finalmente la familia de José Trinidad Molina Castellanos y su esposa.[3]

Se sabe poco más acerca de la mansión. La escasa información sobre su historia y sus dueños ha generado que esté rodeada de misterio, lo que la ha convertido en una de las casonas más famosas de Mérida, y una historia en particular ha contribuido aún más a su fama. De acuerdo a la investigación de un periodista fallecido,[4]​ en 1985 la mansión fue el hogar de una joven pareja proveniente de Portugal que era empresaria de la industria henequenera. El relato cuenta que vivieron una historia de amor y muerte, pues una noche la mujer fue mordida por un murciélago y tras el paso de algunos días se enfermó de rabia, que provoca síntomas como irritabilidad, salivación excesiva, comportamiento agresivo, convulsiones y espasmos musculares; así como pensamientos extraños y alucinaciones en humanos. A pesar de que para ese tiempo ya existían tratamientos para curar la enfermedad, el porcentaje de recuperación era bajo en comparación con los tratamientos actuales, por lo que la mujer rápidamente desarrolló un cuadro grave del padecimiento, lo que ocasionó que su estado de salud se pusiera delicado. En total desesperación y tras haber agotado sus esperanzas en un tratamiento, el esposo no tuvo más remedio que encerrar a su mujer en una de las habitaciones de la mansión hasta su muerte, el cual fue un proceso largo y lleno de agonía, pues ella misma se la habría causado con sus propias mordidas. Se dice que los vecinos de las zonas aledañas podían escuchar los gritos de dolor y desperación provenientes de aquel lugar, atravesando sus paredes. Tras enviudar, el hombre abandonó la casa y se cree que regresó a su país de origen, pues nunca más se supo de él.[5]

En 2020, la mansión fue puesta en venta en un precio de siete millones de dólares estadounidenses.[6]​ Hoy en día, El Pinar tiene abiertas sus puertas al público de la región y a los turistas. También se puede hacer un recorrido virtual a través de su página oficial.[7]

Acerca de la mansiónEditar

Se desconocen algunos datos sobre El Pinar como la fecha exacta de su construcción o los arquitectos que participaron en la obra, pero se sabe que fue edificada a principios del siglo XX durante la época del porfiriato en pleno auge económico de la industria henequenera en Yucatán. El Pinar posee principalmente un estilo arquitectónico neorrenacentista italiano con algunos rasgos característicos del neorrenacentismo francés, lo cual la hace ser una de las atracciones turísticas más representativas de la ciudad de Mérida.[8]​ A pesar de su largo periodo de abandono, la casa cuenta con los adornos y muebles originales de la época en que fue construida casi intactos. Consta de 3 pisos; en el primero hay garage, recibidor, antesala, escaleras, baño de invitados, sala de estar, comedor, biblioteca, oficina, dormitorio, cocina, vinoteca, elevador, almacén, bar, piscina, baños, solario, y varias habitaciones; el segundo piso tiene salón, sala de estar con terraza y una habitación principal con vestuario, balcones y baño; por último, en el tercer piso se encuentra el ático. La mansión tiene una superficie de construcción de 1940 m2 y 5057 m2 de terreno.[9]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Ledezma, Héctor (8 de mayo de 2020). «El Pinar Mérida en venta, la historia». UN1ÓN YUCATÁN. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  2. Fitzmaurice, Alejandro (13 de mayo de 2020). «El Pinar, uno de los predios más emblemáticos de Mérida». Punto Medio. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  3. Ceballos Castillo, Sergio (3 de agosto de 2020). «El Pinar». Mérida en la Historia. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  4. «¿Conoces la terrorífica historia de la casa 'El pinar' en Mérida?». La Verdad Noticias. 2 de mayo de 2020. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  5. «La historia detrás de El Pinar, la casona más famosa de Mérida». Diario Por Esto!. 12 de diciembre de 2020. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  6. «“El Pinar” one of the most iconic and beautiful homes in Mérida is up for sale». The Yucatan Times (en inglés). 9 de mayo de 2020. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  7. «El Pinar, una casa hermosa y tétrica». Vía México. 19 de mayo de 2020. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  8. «Conoce El Pinar; una mansión de encanto en la calle 60 norte de Mérida». SIPSE. 22 de julio de 2019. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  9. «About El Pinar». El Pinar. 2016. Consultado el 18 de febrero de 2021.