El calendario que perdió siete días

El calendario que perdió siete días es una obra de teatro del dramaturgo hispano-argentino Enrique Suárez de Deza, estrenada en 1949.

El calendario que perdió siete días
Autor Enrique Suárez de Deza
Lugar de estreno Teatro Nacional Cervantes
Fecha de estreno 26 de agosto de 1949

ArgumentoEditar

De carácter simbólico, la pieza muestra a Don Damián, un nonagenario que sin embargo no termina nunca de fallecer. Se representa entonces un flashback de 1909. En ese momento, coincidiendo con la representación de una Ópera, la figura del Diablo convence al personaje de Don Juan para que seduzca a la Muerte durante siete días, con lo que durante ese lapso de tiempo, ninguna persona o animal perecerá. Finalmente, Don Juan acaba muriendo en un cementerio. Lo mismo le ocurre a Don Damián, una vez que la acción regresa a la época contemporánea, no sin antes aclarar que era el dueño del teatro donde se representaba la Ópera.[1]

Representaciones destacadasEditar

Estrenada en el Teatro Cervantes de Buenos Aires el 26 de agosto de 1949.[2]​ El elenco estuvo integrado por Blanca Podestá, Américo Acosta Machado, Tulia Ciámpoli, Rufino Córdoba, Mario Danesi, Jorge de la Riestra, Carlos Morganti, Anita Palmero, Esperanza Palomero, Silvana Roth, Elisardo Santalla, Miriam de Urquijo y Blanca Vidal.

La obra llegó a España cinco meses más tarde, y se estrenó en el Teatro María Guerrero de Madrid el 12 de enero de 1950, con dirección de Luis Escobar, decorados de Emilio Burgos e interpretación de Elvira Noriega, Cándida Losada, Carmen Seco, Gaspar Campos, Luis Prendes, Mercedes Alber, Berta Riaza, José Luis López Vázquez y Mayrata O'Wisiedo.[3]

Existe además una adaptación para televisión, emitida por el canal TVE el 13 de octubre de 1972 en el espacio Estudio 1. Estuvo dirigido por Pedro Amalio López e interpretado por Mónica Randall, Paco Morán y Francisco Merino.

ReferenciasEditar