Abrir menú principal

El cascabel (canción)

huapango del compositor mexicano Lorenzo Barcelata

Letra e interpretacionesEditar

La canción tiene una letra sencilla, en primera persona, habla sobre un casbel adornado con un cinta morada que rezumba en la arena, en una parte de la letra se da un diálogo sobre el origen de la posesión. Parece haber un equívoco o doble sentido en la canción y su ritmo y melodía son siempre vivaces y alegres como se caracterizan en general los sones o huapangos.

La Sociedad de Autores y Compositores de México registraba hasta el año 2019, 146 interpretaciones[1]​ de esta canción.[nota 1]​ Entre las interpretaciones registradas por la S. A. C. M. mencionaremos las de Alberto Ángel «El Cuervo», Alejandro Fernández, Antonio Maciel, Irán Eory, Juan Torres, Lila Downs, María de Lourdes,Mariachi Vargas de Tecalitlán, Oscar Chávez, Pepe Aguilar, Yanni y Yuri. Además de las interpretaciones señaladas por la S. A. C. M., existen y son notables otras más, como las de Toña la Negra [2]​ y Steve Jordan. [3]

De las mencionadas interpretaciones, la de Juan Torres y la de Yanni, son interpretaciones instrumentales. Otra interpretación notoria, referida por la S.A.C.M., es la de Irán Eory, quien se destacó más como actriz y tuvo pocas grabaciones. Las demás interpretaciones son de cantantes famosos en México e intermacionalmente, sin embargo destaca entre ellas la Antonio Maciel, cantante de modesto renombre,[nota 2]​ que fue elegida como una de las grabaciones que integran el disco de oro enviado al espacio, en las sondas espaciales Voyager.[4]

Motivos culturalesEditar

Lorenzo Barcelata tomó algunas coplas tradicionales de los sones veracruzanos, modificándolos, arreglándolos, para hacer este huapango. Barcelata compuso la versión más conocida y hasta finales de la segunda década del siglo XXI, la más tradicional, las fuentes aquí propuestas no fijan una fecha de composición o de la publicación original, no obstante, debió haber sido antes de 1943, año de su muerte.

El objeto motivo de este huapango, tiene una larga tradición en la cultura humana como amuleto que protege de los males a su portador.[5]

En 1977 Carl Sagan y otros científicos eligen: "El cascabel", para integrar el disco de oro que portan las sondas espaciales Voyager 1 y Voyager 2.[1][4]​ Cabe hacer notar que "El cascabel", es la única pieza musical en español en esos discos y por tanto único heraldo musical de la hispanidad, ante un posible, aunque poco probable,[4][6]​ encuentro con una civilización extraterrestre.

NotasEditar

  1. Sin embargo, cada intérprete puede tener varias interpretaciones de la misma pieza
  2. Al menos así en su tiempo

ReferenciasEditar

  1. a b c «Nuestros socios y su obra - Lorenzo Barcelata Castro». Consultado el 22 de mayo de 2019. 
  2. Colección Strachwitz Frontera de la UCLA. «El cascabel de Toña La Negra». Consultado el 28 de mayo de 2019. 
  3. Colección Strachwitz Frontera de la UCLA. «El cascabel de Steve Jordan». Consultado el 28 de mayo de 2019. 
  4. a b c Poundstone, William (2015). «Johnny B. Goode» (PDF). Carl Sagan, una vida en el cosmos. Madrid: Akal, S. A. ISBN 978-84-460-4251-8. 
  5. Juan Cruz Labeaga Mendiola (1995). «Amuletos antiguos contra el mal de ojo en Viana (navarra)». Cuadernos de Sección. Antropología - Etnografía (8): 45-58. ISSN 0212-3207. 
  6. Olivares, Edgar en codigoespagueti.com (5-9-2017). «El Cascabel: la canción mexicana que enviamos al espacio exterior». Consultado el 8 de junio de 2019.