El columpio (Fragonard)

Los felices azares del columpio (en francés, Les hasards heureux de l’escarpolette) o, simplemente, El columpio es un cuadro del artista rococó francés Jean-Honoré Fragonard realizado en 1767. Es una pintura al óleo sobre lienzo con unas dimensiones de 81 centímetros de alto por 65 cm. de ancho. Se conserva en la Colección Wallace, en Londres (Reino Unido).

El columpio
(L'escarpolette)
Fragonard, The Swing.jpg
Año 1767
Autor Jean-Honore Fragonard, 1767
Técnica Óleo sobre lienzo
Estilo Rococó
Tamaño 81 cm × 65 cm
Localización Colección Wallace, Londres, Reino UnidoBandera de Reino Unido Reino Unido

Un rico barón encomendó este cuadro a Fragonard como homenaje a su amante. Se cuenta que inicialmente el encargo era para François Boucher, pero este lo rechazó por su atrevimiento. Se ha convertido en el símbolo de toda una época, el Rococó, por su refinamiento y sensualidad.

Representa una escena galante en un ambiente idílico. Una joven se balancea en el columpio que empuja un hombre mayor (seguramente su marido) mientras que abajo, a la izquierda, aparece un joven que la mira por debajo de la falda. El marido queda relegado a la sombra, mientras que el joven (amante de la mujer) luce en primer plano, entre vegetación y flores.[1]

El joven se encuentra tumbado a los pies de una escultura de Cupido. Dicha figura esconde una pista: pide silencio con un dedo en sus labios, lo que alude a un secreto. El amante muestra una expresión de arrebato, como si hubiese recibido una revelación, de carácter en este caso puramente terrenal. La muchacha le corresponde mirándole fijamente.[2]

Se ha captado el momento del máximo balanceo del columpio, pues un instante después este volverá hacia atrás, hacia el hombre de mayor edad, representando así «un segundo de arrebatamiento erótico, tan voluptuoso y frágil como el Rococó mismo».[2]

En la cultura popularEditar

Este cuadro es uno de los muchos que aparece en las estancias de Anna en la película Frozen, de la factoría Disney. Sin embargo, la aparición del cuadro en dicha película vino salpicada de polémica, dada la censura y manipulación que muchos advertían en ella. En la versión para la gran pantalla, el amante ha sido eliminado, y, con él, el tema erótico e iconoclasta de la pintura. Este hecho levantó una tremenda polémica entre los expertos del arte, quienes afirmaban que el hecho de que se tratase de una película familiar no daba motivo para eliminar al mencionado personaje, sino que, si el uso del cuadro no era adecuado por su temática subrepticia, no debía usarse la pintura en la película, en ningún caso ocultar una parte de ella ni manipularla o modificarla.

ReferenciasEditar

  1. El adulterio, un pecado duramente criticado en las clases proletarias, era aceptado como algo natural en las clases altas. En la aristocracia del siglo XVIII eran muy comunes las bodas por interés, concertadas para unir dinastías familiares y concentrar poder y riqueza. Las parejas nobles asumían el solo objetivo material de sus matrimonios y, tras asegurar la descendencia, muchas solían vivir su sexualidad por separado.
  2. a b Eva-Gesine Baur, «El rococó y el neoclasicismo» en Los maestros de la pintura occidental, Taschen, 2005, pág. 360, ISBN 3-8228-4744-5


Enlaces externosEditar

Swing o de cómo escuchar el arte. Sinestesias sobre El columpio de Fragonard