Abrir menú principal

El fantástico mundo de Juan Orol es una película mexicana de 2012, dirigida por Sebastián del Amo. Está basada en la vida del célebre actor, productor y cineasta Hispano-Mexicano Juan Orol. La cinta muestra una interpretación libre de la biografía del actor.

Índice

SinopsisEditar

La película narra de una forma libre la biografía de uno de los íconos de la historia del Cine Mexicano: Juan Orol, un hombre, de origen Gallego, que después de varias peripecias llegó a México para volverse, de manera involuntaria, en el creador de varios géneros cinematográficos, entre los que destacan el Cine de rumberas y el Cine de gangsters obteniendo un enorme éxito en taquilla pero con unas críticas terribles. Se le conoció como el "surrealista involuntario". Mezclando color con blanco y negro, escenarios y vestuarios ricos en detalles y vistosidad, y a un elenco de estrellas modernas rindiendo homenaje a las estrellas de la Época de Oro del cine mexicano, esta comedia sorprendió a la crítica y al público al presentar con humor, identidad y creatividad la vida, el romance y el espíritu de un personaje tan carismático como controvertido.[1]

ElencoEditar

ComentariosEditar

Dirigido por Sebastián del Amo, El fantástico mundo de Juan Orol revisita de manera libre la vida del nunca bien ponderado Juan Orol (Roberto Sosa), desde los primeros años de su infancia hasta sus años finales; la cinta nos muestra a un sujeto que hace de todo pero no es bueno en nada. La determinación de Orol y la ayuda de un personaje ficticio llamado Johnny Carmenta, que se le aparece de vez en cuando, lo llevan a conquistar el sueño de contar historias de gángsters y de ligarse a actrices guapas como María Antonieta Pons o Rosa Carmina, por ejemplo. La cinta quiere vendernos la idea de que el hombre detrás de Gángsters contra charros, Sandra, la mujer de fuego, Los misterios del hampa o Siboney, fue más grande que su obra, que si bien generaba buena entrada en taquilla, nunca se ganó el respeto de la crítica; de hecho, Orol era conocido como “El rey del churro”.[2]

El fantástico mundo de Juan Orol abarca la vida y obra del autor, a la vez que muestra los cambios que sufriera la sociedad y el cine a través de los años en México. Nos resuelve la duda de cómo fue que el español se convirtió en una leyenda del cine serie B en el país, todo esto bajo la dirección de Sebastián del Amo en su ópera prima.

Si de algo no queda duda, es que el mayor acierto de la cinta está en su producción, diseño de arte y fotografía, pues sin importar el presupuesto limitado con el que contaba, del Amo logró recrear a México en distintas etapas a la perfección. El vestuario, el arte, el look de los actores y el estilo visual del filme –cambiante conforme a la época que retrata–, transportan al espectador a un viaje a través del tiempo. La película engloba todo el glamour que suponía ser cineasta en la Época de Oro del cine mexicano y lo transmite utilizando el estilo “oroleano” tan identificable del realizador.

Aunado a esto tenemos la actuación de Roberto Sosa, quien logra un delicado balance entre la exageración –parte de la manera en que buscan honrar a Orol– y la emoción que le da humanidad al personaje. Es gracias a su capacidad histriónica que la película tiene coherencia, aun cuando el filme siga teniendo un problema esencial: la narrativa que maneja.[3]

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar