El ganado en la religión y la mitología

Bajo relieve de una vaca en Mahabalipuram.

Debido a los múltiples beneficios que aporta el ganado, existen diversas creencias sobre el ganado bovino en las sociedades y religiones. En algunas regiones, especialmente Nepal y la mayoría de los estados de la India, la matanza de ganado está prohibida y su carne puede ser un tabú. El ganado se considera sagrado en numerosas religiones del mundo, entre ellas el hinduismo, el jainismo, el budismo y el zoroastrismo. El ganado desempeñó un importante papel en diferentes religiones desaparecidas, incluyendo la del antiguo Egipto, la antigua Grecia, el antiguo Israel, la antigua Roma y la antigua Alemania.

Religiones de IndiaEditar

En la mayoría de los estados de la India, excepto en Kerala, Bengala Occidental y partes del noreste, existe una legislación contra la matanza de ganado.[1]

HinduismoEditar

La mayoría de los estudiosos explican la veneración por las vacas entre los hindúes en términos económicos, incluyendo la importancia de los lácteos en la dieta, el uso de estiércol de vaca como combustible y fertilizante, y la importancia que el ganado ha jugado históricamente en la agricultura.[2]​ Textos antiguos como el Rig Veda, los Puranas resaltan la importancia del ganado.[2]​ El alcance, la extensión y la situación de las vacas en toda la antigua India es objeto de debate. Según Dwijendra N. Jha, el ganado, incluidas las vacas, no era ni inviolable ni tan venerado en la antigüedad como lo ha sido más tarde.[3]​ Un Grijia-sutra, recomienda que la carne de res sea consumida por los dolientes después de una ceremonia funeraria como un rito de paso.[4]​ En contraste, según Marvin Harris, la literatura védica es contradictoria, con algunos sugiriendo la matanza ritual y el consumo de carne, mientras que otros sugieren un tabú sobre el consumo de carne.[5]

El Chāndogya Upaniṣad (~ 800 a.C.) menciona el valor ético de Ahimsa, o no-violencia hacia todos los seres.[6][7]​ A mediados del primer milenio a.C., las tres principales religiones indias -budismo, hinduismo y jainismo- defendían la no-violencia como un valor ético, y algo que impactó en el renacimiento de uno. Según Harris, en el año 200, la comida y el festín de la matanza de animales eran ampliamente considerados como una forma de violencia contra las formas de vida, y se convirtieron en un tabú religioso y social.[5][8]

Las vacas lecheras se llaman aghnya «lo que no se puede sacrificar» en Rigveda. Yaska, el primer comentarista del Rigveda, da nueve nombres a las vacas, siendo el primero «aghnya».[9]

 
El dios hindú Krishna se muestra a menudo con vacas escuchando su música.
 
El becerro se compara con el amanecer, en el hinduismo. Aquí, se encuentra con un sadhu.

Según Nanditha Krishna, la veneración de las vacas en la antigua India durante la era védica, los textos religiosos escritos durante este período llamaban a la no violencia hacia todos los bípedos y cuadrúpedos, y a menudo equiparaban el asesinato de una vaca con el asesinato de un ser humano específicamente un Brahmin.[10]​ Nanditha Krishna declaró que el himno 8.3.25 de las escrituras hindúes Atharvaveda (~1200-1500 a.C.) condena todos los asesinatos de hombres, ganado y caballos, y reza a dios Agni para castigar a los que matan.[11]

Muchos textos hindúes antiguos y medievales debaten la justificación de una interrupción voluntaria de la matanza de vacas y la persecución del vegetarianismo en el hinduismo como parte de una abstención general de la violencia contra otros y de toda matanza de animales.[12][13]​ Según Harris, la literatura relacionada con la veneración de las vacas se hizo común en el primer milenio de la era cristiana, y en el año 1000 el vegetarianismo de la era cristiana, junto con un tabú contra la carne de vacuno, se convirtió en una tradición hindú bien aceptada.[5]​ Esta práctica se inspiró en la creencia en el hinduismo de que un alma está presente en todos los seres vivos, que la vida en todas sus formas está interconectada y que la no violencia hacia todas las criaturas es el valor ético más elevado.[5][8]​ El vegetarianismo es parte de la cultura hindú. El dios Krishna] y sus parientes de Yadav están asociados con las vacas, añadiendo su cariño.[5][8]

Según Ludwig Alsdorf, «el vegetarianismo indio se basa inequívocamente en ahimsa (no-violencia)» como lo evidencian los antiguos smritis y otros textos antiguos del hinduismo. Añade que el cariño y el respeto por el ganado en el hinduismo es más que un compromiso con el vegetarianismo y se ha convertido en parte integral de su teología.[14]​ El respeto por el ganado es generalizado pero no universal. Según Christopher Fuller, los sacrificios de animales han sido raros entre los hindúes fuera de unos pocos estados del este.[14][15]​ Para la mayoría de los indúes modernos, afirma Alsdorf, el respeto por el ganado y la falta de respeto por la matanza es parte de su ética y «no hay "ahimsa" sin renunciar al consumo de carne».[14]

La prohibición de la carne de la vaca como alimento fue considerada como el primer paso hacia el vegetarianismo total.[16]

Puranas
 
Persiguiendo a Prithvi, que tiene la forma de una vaca. Prithu ordeñó la vaca para generar cosechas para los humanos.

La diosa-tierra Prithvi fue, en la forma de una vaca, sucesivamente ordeñada de sustancias benéficas para el beneficio de los humanos, por deidades comenzando con el primer soberano: Prithu que ordeñó la vaca para generar cosechas para que los humanos terminaran una hambruna.[17]

Kamadhenu, la milagrosa «vaca de la abundancia» y la «madre de las vacas» en ciertas versiones de la mitología hindú, se cree que representa la vaca sagrada genérica, considerada como la fuente de toda prosperidad.[18]​ En el siglo XIX, una forma de Kamadhenu fue representada en un póster que representaba a todos los dioses y diosas importantes que había en él.[19][20]

Importancia históricaEditar

 
Un folleto de protesta contra la matanza de vacas, creado por primera vez en 1893. Un carnívoro (mansahari) se muestra como un demonio con espada, con un hombre diciéndole «no mates, la vaca es fuente de vida para todos». Fue interpretado por los musulmanes en el Raj Británico para representarlos.[21]​ Redrawn the Raja Ravi Varma (c. 1897).

La reverencia por la vaca jugó un papel en la Rebelión de la India de 1857 contra la Compañía Británica de las Indias Orientales. Los sipais (soldados nativos) hindúes y musulmanes en el ejército de la Compañía de las Indias Orientales llegaron a creer que sus cartuchos de papel, que contenían una cantidad medida de pólvora, estaban engrasados con grasa de vaca y cerdo. El consumo de cerdos está prohibido en el Islam y el Judaísmo. Debido a que cargar el arma requería morder el extremo del cartucho de papel, concluyeron que los británicos los estaban forzando a romper reglas de su religión.[22]

Una encuesta histórica de los principales disturbios comunales en la India entre 1717 y 1977 reveló que 22 de cada 167 incidentes de disturbios entre hindúes y musulmanes eran atribuibles directamente a la matanza de vacas.[22][23]

En las enseñanzas de GandhiEditar

La protección de las vacas era un símbolo de los derechos de los animales y de la no violencia contra todas las formas de vida para Gandhi. Veneraba a las vacas, y sugirió poner fin a la matanza de vacas como primer paso para detener la violencia contra todos los animales:[24]​ «La adoro y defenderé su culto contra todo el mundo», y afirmaba que «el hecho central del hinduismo es la protección de las vacas»,[24]​ pero ni siquiera Gandhi pidió la prohibición de la matanza de vacas en la India. Él dijo:

¿Cómo puedo obligar a alguien a no sacrificar vacas si él mismo no está dispuesto a hacerlo? No es como si únicamente hubiera hindúes en la Unión India. Hay musulmanes, parsis, cristianos y otros grupos religiosos aquí.

JainismoEditar

El jainismo está en contra de la violencia hacia todos los seres vivos, incluyendo el ganado. Según los sutras Jaina, los humanos deben evitar toda matanza porque todos los seres vivos son quieren la vida, sufren, sienten dolor, les gusta vivir y anhelan vivir. Todos los seres deben ayudarse unos a otros a vivir y prosperar, de acuerdo con el jainismo, no a matarse y masacrarse unos a otros.[25][26]

En la tradición religiosa del jainismo, ni los monjes ni los laicos deben causar a otros o permitir que otros trabajen en un matadero.[27]​ Los jainistas creen que las fuentes vegetarianas pueden proporcionar una nutrición adecuada, sin crear sufrimiento para animales como el ganado.[27]​ Según algunos estudiosos del jainismo, la matanza del ganado aumenta la carga ecológica de las demandas de alimentos humanos, ya que la producción de carne implica una intensificación de las demandas de granos, y la reducción de la matanza de ganado en un 50 por ciento liberaría suficiente tierra y recursos ecológicos para resolver toda la desnutrición y el hambre en el mundo. Los líderes de la comunidad del jainismo, afirma Christopher Chapple, han hecho campaña activamente para detener todas las formas de matanza de animales, incluyendo el ganado.[28]

BudismoEditar

Los textos del budismo afirman que ahimsa es uno de los cinco preceptos éticos, lo que requiere que un budista practicante «se abstenga de matar seres vivos».[29]​ El sacrificio de vacas ha sido un tabú, con algunos textos que sugieren que cuidar de una vaca es un medio de cuidar de «todos los seres vivos». El ganado es visto en algunas sectas budistas como una forma de seres humanos renacidos en los interminables ciclos de renacimiento en el samsara, proteger la vida animal y ser amable con el ganado y otros animales es un buen karma.[29][30]​ No únicamente algunos textos budistas, principalmente el Mahayana, afirman que matar o comer carne está mal, sino que también exhortan a los laicos budistas a que no trabajen en los mataderos ni comercien con la carne.[31][32][33]​ Los textos budistas de la India fomentan una dieta basada en las plantas.[8][5]

Según Saddhatissa, en el Brahmanadhammika Sutta, el Buda «describe el modo de vida ideal de los brahmanes en la Edad de Oro» ante él de la siguiente manera:[34]

Como madre (pensaron), padre, hermano o cualquier otro tipo de pariente,
las vacas son nuestro pariente más excelente de quien vienen muchos remedios.

Dadores de bien y de fuerza, de buena complexión y de la felicidad de la salud,
habiendo visto la verdad de este ganado que nunca mataron.

Esos brahmanes entonces por Dharma hicieron lo que se debía hacer, no lo que no se debía hacer,
y tan conscientes de que eran gráciles, bien construidos, de piel clara, de gran renombre.
Mientras que en el mundo esta tradición fue encontrada, esta gente prosperó felizmente.

— Buddha, Brahmanadhammika Sutta 13.24, Sutta Nipāta[35][34][36]

Salvar animales de la matanza para la carne, se cree que el budismo es una manera de adquirir mérito para un mejor reencarnación.[30]​ Según Richard Gombrich, ha habido una brecha entre los preceptos budistas y la práctica. El vegetarianismo es admirado, afirma Gombrich, pero a menudo no se practica. Sin embargo, añade Gombrich, hay una creencia general entre los budistas Theravada de que comer carne de res es peor que otra carne y que la propiedad de los mataderos de ganado por parte de los budistas es relativamente rara.[37][38]

El comer carne sigue siendo controversial dentro del budismo, con la mayoría de las sectas Theravada permitiéndolo, reflejando la práctica budista primaria, y la mayoría de las sectas Mayahayana lo prohíben. Los primeros Suttas indican que el propio Buda comía carne y era claro que no debía introducir ninguna regla que prohibiera comer carne a los monjes; sin embargo, el consumo parece haberse limitado a carne de cerdo, pollo y pescado y puede haber excluido al ganado bovino.[39]

ZoroastrianismoEditar

 
Ganado en un templo, en Ooty India.

El término geush urva significa «el espíritu de la vaca» y se interpreta como el alma de la tierra. En el Gatha Ahunavaiti, Zarathustra (o Zoroastro) acusa a algunos de sus correligionarios de abusar de la vaca.[40]Ahura Mazda le dice a Zarathustra que proteja a la vaca.[40]

Las tierras de Zaratustra y de los sacerdotes védicos eran las de los ganaderos.[41]​ El noveno capítulo de la Vendidad de la Avesta expone el poder purificador de gōmēz —la orina de vaca—,[42]​ declarada panacea para todos los males corporales y morales,[42]​ entendido como tal en el ritual de purificación de Barashnûm de las nueve noches.

JudaísmoEditar

 
Anónimo europeo, Shejitá, grabado, cultura asquenazí, siglo XVII. Matarifes abaten al bovino sin crueldad, siguiendo las prescripciones de la cashrut.

Según la Biblia hebrea, una vaca roja sin mancha era una parte importante de los antiguos rituales judíos. La vaca era sacrificada y quemada en un ritual preciso, y las cenizas se añadían al agua utilizada en la purificación ritual de una persona que había entrado en contacto con un cadáver humano. El ritual se describe en el Libro de Números en el capítulo 19, versos 1-14.[43]

Los judíos observadores estudian este pasaje todos los años a principios del verano como parte de la porción semanal de la Torá llamada Chukat. Una organización judía contemporánea llamada el Instituto del Templo está tratando de revivir esta antigua observancia religiosa.[44]

El judaísmo tradicional considera que la carne de res es permisible como alimento,[45]​ mientras la vaca sea sacrificada en un ritual religioso llamado Shejitá, y la carne no sea servida en una comida que «incluya productos lácteos».[46]​ Algunos judíos comprometidos con el vegetarianismo judío creen que los judíos deben abstenerse de sacrificar animales por completo,[47]​ y han condenado la crueldad generalizada hacia el ganado en las granjas industriales.[48]

IslamEditar

El Islam permite la matanza de vacas y el consumo de carne de res, siempre y cuando la vaca sea sacrificada en un ritual religioso llamado dhabīḥah o zabiha similar a la Shejitá judía.

Aunque la matanza de ganado juega un papel en una fiesta musulmana importante, Eid al-Adha, muchos gobernantes del imperio mogol habían impuesto una prohibición sobre la matanza de vacas debido a las grandes poblaciones hindúes y jainistas que vivían bajo su dominio.[49]

La segunda y más larga surá del Corán se llama Al-Baqara ("La Vaca"). De los 286 versículos de la sura, 7 mencionan las vacas (Al Baqarah 67-73).[50][51]​ El nombre de la sura deriva de este pasaje en el que Moisés ordena a su pueblo sacrificar una vaca para resucitar a un hombre asesinado por una persona desconocida.[52]​ Según el pasaje, los «Hijos de Israel» discutieron sobre el tipo de vaca que se designaba cuando se ordenaba el sacrificio.[53]

Al dirigirse a los hijos de Israel, se dijo:

Y cuando asignamos a Moisés cuarenta noches (de soledad), y entonces escogisteis el becerro, cuando él se había apartado de vosotros, y era un malhechor. Entonces, incluso después de eso, os perdonamos para que pudierais dar gracias. Y cuando le dimos a Moisés la Escritura y el criterio (del bien y del mal), para que ustedes pudieran ser guiados correctamente. Y cuando Moisés dijo a su pueblo: Oh pueblo mío! Os habéis ofendido a vosotros mismos al elegir el becerro (para adoración), así que volved en penitencia a vuestro Creador y matad (al culpable) a vosotros mismos. Eso será lo mejor para ustedes con su Creador y Él se ablandará hacia ustedes. He aquí! Él es el Relevante, el Misericordioso. (Al-Quran 2:51-54)
Y cuando Moisés dijo a su pueblo: He aquí! Dios te manda que sacrifiques una vaca, dijeron: ¿Haces de nosotros un juego? Él contestó: Dios no quiera que yo esté entre los necios! Dijeron: Ruega por nosotros a tu Señor para que nos aclare qué (vaca) es. (Moisés) respondió: He aquí que dice: De cierto que ella no es vaca ni con becerro ni inmadura; (está) entre las dos condiciones; así haced lo que se os ha mandado. Dijeron: Ruega por nosotros a tu Señor para que nos aclare de qué color es. (Moisés) respondió: ¡Lo! Dijo: En verdad es una vaca amarilla. Brillante es su color, alegrando a los espectadores. Dijeron: Ruega por nosotros a tu Señor para que nos aclare qué (vaca) es. Lo! las vacas son muy parecidas a nosotros; y Lo! si Dios quiere, podemos ser guiados correctamente. (Moisés) respondió: ¡Lo! Dijo: Verdaderamente ella es una vaca sin yugo; no ara la tierra ni riega la tierra, entera y sin marca. Dijeron: Ahora traes la verdad. Así que la sacrificaron, aunque casi no lo hicieron. Y (recuerden) cuando mataron a un hombre y estuvieron en desacuerdo al respecto y Dios sacó lo que estaban escondiendo. Y Nosotros dijimos: Golpéalo con algo de eso. Así, pues, Dios da vida a los muertos y os muestra sus presagios para que entendáis. (Al-Quran 2:67-73)

Los comentaristas clásicos sunitas y chiitas relatan varias variantes de este cuento. Según algunos de los comentaristas, aunque cualquier vaca habría sido aceptable, pero después de «crear dificultades para ellos mismos» y de que la vaca fuera finalmente especificada, era necesario.

Antiguo EgiptoEditar

 
Meheturet representada en el lecho funerario de la tumba de Tutankamón.

En la religión del Antiguo Egipto, los toros simbolizaban la fuerza y la sexualidad masculina y estaban vinculados con deidades agresivas como Montu y deidades viriles como Min. Algunas ciudades egipcias guardaban toros sagrados que se decía eran encarnaciones de poderes divinos, incluyendo el toro de Mnevis, el toro de Bujis, y el toro de Apis, que era considerado como una manifestación del dios Ptah y era el animal sagrado más importante de Egipto. Las vacas estaban relacionadas con la fertilidad y la maternidad. Uno de los mitos del Antiguo Egipto sobre la creación decía que una diosa vaca, Meheturet, que representaba las aguas primitivas que existían antes de la creación, dio a luz al sol al principio de los tiempos. El cielo era a veces visto como una diosa en forma de vaca, y varias diosas, incluyendo a Hathor, Nut y Neith, fueron equiparadas con esta vaca celestial.[54]

Los egipcios no consideraban que el ganado fuera uniformemente positivo. Los toros salvajes, considerados como símbolos de las fuerzas del caos, podían ser cazados y matados ritualmente.[55]

Antigua EuropaEditar

 
Buri es lamido fuera del salado bloque de hielo por la vaca Auðumbla en esta ilustración del siglo XVIII de un manuscrito islandés.
  • En la mitología celta, la diosa del ganado era conocida como Damona en la Galia celta y Boann en la Irlanda celta.
  • En la mitología griega, el ganado de Helios pastoreaba en la isla de Trinacia, que se cree que es la Sicilia moderna. Se dice que Helios, el dios sol, tenía siete manadas de bueyes y siete rebaños de ovejas, cada uno con cincuenta cabezas. Una hecatombe era un sacrificio a los dioses Apolo, Atenea y Hera, de 100 cabezas de ganado (hekaton = cien).
  • En la mitología nórdica, la vaca primitiva Auðumbla[[]] amamantó al antepasado de los gigantes de las heladas, Ymir, y sacó del hielo al abuelo de Odín, Buri.
  • Entre los visigodos, los bueyes que tiraban de la carreta con el cadáver de San Emiliano conducían al lugar correcto de entierro (San Millán de la Cogolla, La Rioja).

Tiempos modernosEditar

 
Un refugio para vacas (goshala) en Guntur], India.
 
Una vaca caminando en Delhi.

Hoy en día, en países de mayoría hindú como la India y Nepal, la leche de vaca es una parte clave de los rituales religiosos. Para algunos, es costumbre hervir la leche en una estufa o llevar a una vaca a través de la casa como parte de una ceremonia de inauguración. En honor a su exaltado estatus, las vacas a menudo vagan libres, incluso a lo largo (y dentro) de las concurridas calles de las principales ciudades como Delhi. En algunos lugares, se considera buena suerte dar un bocadillo o fruta antes del desayuno.

En IndiaEditar

La Constitución de la India exige la protección de las vacas en la India.[2]​ El sacrificio de ganado está permitido con restricciones —como un certificado de aptitud para el sacrificio que puede ser emitido dependiendo de factores como la edad y el sexo del ganado, la viabilidad económica continua, etc.—, pero únicamente para los toros y búfalos y no para las vacas en catorce estados. Está completamente prohibido en seis estados con litigios pendientes en la corte suprema para anular la prohibición, mientras que en muchos estados no hay restricciones.[56]

Gopastami, un día festivo celebrado por los hindúes una vez al año, es uno de los pocos casos en que las vacas reciben oraciones en la India moderna.[57]

En NepalEditar

En Nepal, la vaca es el animal nacional. Las vacas dan leche con la que la gente produce dahi (yogur), mantequilla, etc. En Nepal, un país de mayoría hindú, la matanza de vacas y toros está completamente prohibida.[58]​ Las vacas son consideradas como la diosa Lakshmí —diosa de la riqueza y la prosperidad—. Los nepaleses tienen un festival llamado Tihar (Diwali) durante el cual, un día llamado Gaipuja, rezan por las vacas.

Según una noticia de Lodi News-Sentinel escrita en los años sesenta, en el entonces Nepal contemporáneo un individuo podía pasar tres meses en la cárcel por matar a un peatón, pero un año por herir a una vaca, y cadena perpetua por matar a una vaca.[59]

Las vacas vagan libremente y son sagradas. La matanza de búfalos se llevó a cabo en Nepal en eventos hindúes específicos, como el festival de Gadhimai, celebrado por última vez en 2014.[60][61]​ En 2015, se anunció que la confianza del templo nepalés cancelaría todos los futuros sacrificios de animales en el festival de Gadhimai del país.[62]

En BirmaniaEditar

El tabú de la carne de vacuno está bastante extendido en Birmania, especialmente en la comunidad budista. En Birmania, la carne de vacuno se obtiene típicamente del ganado que se sacrifica al final de su vida laboral —16 años de edad— o de animales enfermos.[63]​ El ganado vacuno rara vez se cría para la producción de carne; el 58% del ganado del país se utiliza para la tracción animal.[63]​ Pocas personas comen carne de res, y hay una aversión general a la carne de res —especialmente entre los chinos de Bamar y Birmania—,[64][65]​ aunque es más comúnmente consumida en las cocinas regionales, particularmente en las de las minorías étnicas como la kachin.[66]​ Los budistas, cuando renuncian a la carne durante los días de Vassa o de los Uposatha, rechazan a la carne de res en primer lugar.[67]​ Casi todos los carniceros son musulmanes debido a la doctrina budista de la ahimsa.[68]

Durante la última dinastía del país, la dinastía Konbaung, el consumo habitual de carne de vacuno se castigaba con azotes públicos.[69]

En 1885, Ledi Sayadaw, un destacado monje budista, escribió el Nwa-myitta-sa (နွားမေတ္တာစာ), una poética carta en prosa que argumentaba que los budistas birmanos no debían matar ganado ni comer carne de res, porque los agricultores birmanos dependían de ellos como bestias de carga para mantener sus medios de subsistencia, que la comercialización de carne de vacuno para el consumo humano amenazaba la extinción de búfalos y ganado, y que la práctica era ecológicamente poco sana.[70]​ Posteriormente dirigió exitosos boicots de la carne de vacuno durante la era colonial, a pesar de la presencia de carne de vacuno entre la población local, e influyó en una generación de nacionalistas birmanos para que adoptaran esta postura.[70]

El 29 de agosto de 1961, el Parlamento birmano aprobó la Ley estatal de promoción de la religión de 1961, que prohibía explícitamente el sacrificio de ganado en todo el país —la carne de vacuno se conoció como todo tha (တိုးတုိုးသား)—.[71]​ Se exigió a los grupos religiosos, como los musulmanes, que solicitaran licencias de exención para sacrificar el ganado durante los días festivos de culto. Esta prohibición fue revocada un año más tarde, después de que Ne Win dirigiera un golpe de estado y declarara la ley marcial en el país.

En Sri LankaEditar

En Sri Lanka, en mayo de 2013, el monje budista Bowatte Indrarathana Thera, de 30 años de edad, del Sri Sugatha Purana Vihara, se inmoló a sí mismo para protestar contra el gobierno que permitía a las minorías religiosas sacrificar vacas.[72]

ChinaEditar

Un tabú de la carne de vacuno en la antigua China, conocida como niú jiè (牛戒), fue históricamente una restricción dietética, especialmente entre los chinos Han, ya que los bueyes y los búfalos (bovinos) son útiles en la agricultura y son respetados.[73]​ Durante la dinastía Zhou, no eran consumidos a menudo, ni siquiera por los emperadores. Algunos emperadores prohibieron matar vacas.[74][75]​ La carne de res no se recomienda en la medicina china, ya que se considera un alimento caliente y se cree que altera el equilibrio interno del cuerpo.[76]

En fuentes documentales —incluyendo anécdotas y textos litúrgicos taoístas—, este tabú apareció por primera vez en los siglos IX al XII —transición Tang-Song, con el advenimiento de la carne de cerdo—.[77]​) En los siglos XVI y XVII, el tabú de la carne de res había sido bien aceptado en el marco de la moralidad china y se encontraba en libros de moralidad (善書), con varios de ellos dedicados exclusivamente a este tabú.[77]​ El tabú de la carne de res surgió de una perspectiva china que relaciona el respeto por la vida animal y el vegetarianismo —ideas compartidas por el budismo, el confucianismo y el taoísmo, y la protección estatal de los animales de carga—.[77]​ Este tabú, entre los chinos han, llevó a los musulmanes chinos a crear un nicho para sí mismos como carniceros especializados en la matanza de bueyes y búfalos.[78]

Ocasionalmente, algunas vacas que se ven llorando antes de la matanza son liberadas a los templos cercanos.[79]

JapónEditar

Históricamente, existía un tabú de la carne de vacuno en el Antiguo Japón, como medio para proteger a la población ganadera y debido a la influencia budista.[80]​ El consumo de carne había sido durante mucho tiempo tabú en Japón, comenzando con un decreto en el 675 que prohibía el consumo de ganado, caballos, perros, monos y pollos, influenciado por la prohibición budista de matar.[81]​ En 1612, el shōgun declaró un decreto que prohibía específicamente la matanza de ganado.[81]

Esta prohibición oficial se mantuvo hasta 1872, cuando se proclamó oficialmente que el emperador Meiji Tennō consumía carne de res y de cordero, lo que transformó las consideraciones dietéticas del país como medio para modernizarlo, en particular en lo que respecta al consumo de carne de res.[81]​ Con el contacto de los europeos, la carne de res se hizo cada vez más popular, a pesar de que antes se consideraba bárbara.[80]

IndonesiaEditar

En Kudus, Indonesia, los musulmanes siguen manteniendo la tradición de no sacrificar ni comer vacas, por respeto a sus antepasados, que eran hindúes, que supuestamente imitaban a Sunan Kudus, que también lo hacía como tal.

CueroEditar

En países religiosamente diversos, los vendedores de cuero suelen ser cuidadosos a la hora de clarificar los tipos de cuero utilizados en sus productos. Por ejemplo, los zapatos de cuero llevarán una etiqueta que identifica al animal del que se ha extraído el cuero. De esta manera, un musulmán no compraría accidentalmente cuero de cerdo,[82]​ y un hindú podría evitar el cuero de vaca. Muchos hindúes vegetarianos no usan ningún tipo de cuero.

El judaísmo prohíbe el uso de zapatos hechos con cuero en Yom Kippur, Tisha b'Av, y durante el duelo.[83]

Jainismo prohíbe el uso de cuero porque se obtiene matando animales.

ReferenciasEditar

  1. «The states where cow slaughter is legal in India». The Indian Express (en inglés). 8 de octubre de 2015. Consultado el 24 de agosto de 2018. 
  2. a b c Animals and Society: An Introduction to Human-animal Studies, Margo DeMello, p.314, Columbia University Press, 2012
  3. Jha, Dwijendra Narayan. The Myth of the Holy Cow. London/New York: Verso 2002
  4. Achaya, K. T. (2002). A Historical Dictionary of Indian Food. Oxford University Press. pp. 16-17. ISBN 0-19-565868-X. 
  5. a b c d e f Marvin Harris (1990), India's sacred cow, Anthropology: contemporary perspectives, 6th edition, Editors: Phillip Whitten & David Hunter, Scott Foresman, ISBN 0-673-52074-9, pages 201–204
  6. Christopher Chapple (1993). Nonviolence to Animals, Earth, and Self in Asian Traditions. State University of New York Press. pp. 10-18. ISBN 978-0-7914-1497-2. 
  7. Tähtinen, Unto (1976), Ahimsa. Non-Violence in Indian Tradition, Londres: Rider, ISBN|978-0091233402, pp. 1-6 y 107-109.
  8. a b c d Kemmerer, Lisa (2011). Animals and World Religions. Oxford University Press. pp. 59-68 (Hinduism), pp. 100-110 (Buddhism). ISBN 978-0-19-979076-0. 
  9. V.M. Apte, Religion and Philosophy, The Vedic Age
  10. Krishna, Nanditha (2014), Sacred Animals of India, Penguin Books Limited, pp. 80, 101-108, ISBN 978-81-8475-182-6 
  11. Krishna, Nanditha (2014), Sacred Animals of India, Penguin Books Limited, pp. 15 y 33, ISBN 978-81-8475-182-6 
  12. Ludwig Alsdorf (2010). The History of Vegetarianism and Cow-Veneration in India. Routledge. pp. 32-44. ISBN 978-1-135-16641-0. 
  13. John R. McLane (2015). Indian Nationalism and the Early Congress. Princeton University Press. pp. 271-280. ISBN 978-1-4008-7023-3. 
  14. a b c Alsdorf, Ludwig (2010). The History of Vegetarianism and Cow-Veneration in India. Routledge. pp. 2-4. ISBN 978-11351-66-410. 
  15. Christopher John Fuller (2004). The Camphor Flame: Popular Hinduism and Society in India. Princeton University Press. pp. 46, 83-85, 141. ISBN 0-691-12048-X. 
  16. (Achaya, 2002, p. 55)
  17. «milking of the Earth». Texts.00.gs. Consultado el 13 de noviembre de 2011. 
  18. Biardeau, Madeleine (1993). «Kamadhenu: The Mythical Cow, Symbol of Prosperity». Yves Bonnefoy, ed. Asian mythologies. University of Chicago Press. p. 99. ISBN 0-226-06456-5. 
  19. Smith, Frederick M. (2006). The self possessed: Deity and spirit possession in South Asian literature and civilization. Columbia University Press. pp. 404, y 402-403 (Con dos representaciones de Kamadhenu). ISBN 978-0-231-13748-5. 
  20. R. Venugopalam (2003). «Animal Deities». Rituals and Culture of India. B. Jain Publishers. pp. 119-120. ISBN 81-8056-373-1. 
  21. Raminder Kaur; William Mazzarella (2009). Censorship in South Asia: Cultural Regulation from Sedition to Seduction. Indiana University Press. pp. 36-38. ISBN 0-253-22093-9. 
  22. a b W. and R. Chambers (1891). Chambers's Encyclopaedia: A Dictionary of Universal Knowledge for the People 8. p. 719. 
  23. «Report of the National Commission on Cattle – Chapter II (10 A. Cow Protection in pre-Independence India)». Ministry of Agriculture (India). Consultado el 8 de noviembre de 2013. 
  24. a b «Compilation of Gandhi's views on Cow Protection». Dahd.nic.in. 7 de julio de 1927. Consultado el 13 de noviembre de 2011. 
  25. Susan J. Armstrong; Richard G. Botzler (2016). The Animal Ethics Reader. Taylor & Francis. p. 44. ISBN 978-1-317-42197-9. 
  26. Paul Dundas (2003). The Jains. Routledge. pp. 160-162. ISBN 978-04152-66-055. 
  27. a b Lisa Kemmerer; Anthony J. Nocella (2011). Call to Compassion: Reflections on Animal Advocacy from the World's Religions. New York: Booklight. pp. 57-60. ISBN 978-1-59056-281-9. 
  28. Christopher Chapple (2002). Jainism and ecology: nonviolence in the web of life. Harvard Divinity School. pp. 7-14. ISBN 978-0-945454-33-5. 
  29. a b Lisa Kemmerer (2011). Animals and World Religions. Oxford University Press. pp. 100-101, 110. ISBN 978-0-19-979076-0. 
  30. a b McFarlane, Stewart (2001), Peter Harvey, ed., Buddhism, Bloomsbury Academic, pp. 187-191, ISBN 978-1-4411-4726-4 
  31. Harvey, Peter (2013). An Introduction to Buddhism: Teachings, History and Practices (2nd edición). Cambridge University Press. pp. 83, 273-274. ISBN 978-05216-767-48. 
  32. Thich Nhat Hanh (2015). The Heart of the Buddha's Teaching: Transforming Suffering into Peace, Joy, and Liberation. Potter. p. 115. ISBN 978-1-101-90573-9. 
  33. Martine Batchelor (2014). The Spirit of the Buddha. Yale University Press. p. 59. ISBN 978-0-300-17500-4. 
  34. a b H. Saddhatissa (2013). The Sutta-Nipata: A New Translation from the Pali Canon. Routledge. p. 33. ISBN 978-1-136-77293-1. 
  35. R Ganguli (1931), Cattle and Cattle-rearing in Ancient India, Annals of the Bhandarkar Oriental Research Institute, Vol. 12, No. 3 (1931), pp. 216–230
  36. How Brahmins Lived by the Dharma, Early Buddhist texts, translations, and parallels, Sutta Central
  37. Richard Gombrich (2012). Buddhist Precept & Practice. Routledge. pp. 303-307. ISBN 978-1-136-15623-6. 
  38. Matthew J. Walton (2016). Buddhism, Politics and Political Thought in Myanmar. Cambridge University Press. pp. 34-35. ISBN 978-1-107-15569-5. 
  39. Buddhism and Vegetarianism The Rationale for the Buddha's Views on the Consumption of Meat by Dr V. A. Gunasekara
  40. a b Clark, P. 13 Zoroastrianism
  41. Vogelsang, P. 63 The Afghans
  42. a b P. 72 Some Aspects of Ancient Indian Culture by D. R. Bhandarkar
  43. Carmichael, Calum (2012). The Book of Numbers: A Critique of Genesis. New Haven, Connecticut: Yale University Press. pp. 103-121. ISBN 9780300179187. 
  44. «Apocalypse Cow». The New York Times. 30 de marzo de 1997. Consultado el 21 de diciembre de 2013. 
  45. Hersh, June. The Kosher Carnivore: The Ultimate Meat and Poultry Cookbook. Macmillan Publishers. pp. 19-21. ISBN 9781429987783. 
  46. Goldman, Ari L. (2007). Being Jewish: The Spiritual and Cultural Practice of Judaism Today. Simon & Schuster. p. 234. ISBN 9781416536024. 
  47. «Rabbinic Statement». Jewish Veg (en inglés). Consultado el 16 de octubre de 2017. 
  48. Jewish veganism and vegetarianism : studies and new directions. Labendz, Jacob Ari, 1977-, Yanklowitz, Shmuly, 1981-. Albany, Nueva York. ISBN 9781438473611. OCLC 1041228582. 
  49. Nussbaum, Martha Craven. The Clash Within: Democracy, Religious Violence, and India's Future. p. 224. 
  50. Diane Morgan (2010). «Essential Islam: A Comprehensive Guide to Belief and Practice». ABC-CLIO. p. 27. ISBN 9780313360251. 
  51. Thomas Hughes (1995). «Dictionary of Islam». Asian Educational Services. p. 364. ISBN 9788120606722. 
  52. Avinoam Shalem (2013). «Constructing the Image of Muhammad in Europe». Walter de Gruyter. p. 127. ISBN 9783110300864. 
  53. Rosalind Ward Gwynne (2014). «Logic, Rhetoric and Legal Reasoning in the Qur'an: God's Arguments». Routledge. p. 38. ISBN 9781134344994. 
  54. Pinch, Geraldine (2004). Egyptian Mythology: A Guide to the Gods, Goddesses, and Traditions of Ancient Egypt. Oxford University Press. pp. 105, 123–125, 163
  55. Pinch, Geraldine (2004). Egyptian Mythology: A Guide to the Gods, Goddesses, and Traditions of Ancient Egypt. Oxford University Press. p. 124
  56. «ANNEX II (8)». Dahd.nic.in. 30 de agosto de 1976. Consultado el 13 de noviembre de 2011. 
  57. Tadeusz, Margul (1968). «Present Day Worship Of The Cow In India». ATLA Religion Database with ATLASerials (Numen) 15 (1): 63-80. 
  58. 4 held for violating ban on cow slaughter, The Himalayan Times
  59. «Injured cow in Nepal is serious matter». Yahoo! News. Consultado el 19 de enero de 2016. 
  60. Jolly, Joanna (24 de noviembre de 2009). «Devotees flock to Nepal animal sacrifice festival». BBC. Consultado el 24 de noviembre de 2009. 
  61. «Over 20,000 buffaloes slaughtered in Gadhimai festival». NepalNews.com. 25 de noviembre de 2009. Consultado el 1 de julio de 2014. 
  62. Ram Chandra, Shah. «Gadhimai Temple Trust Chairman, Mr Ram Chandra Shah, on the decision to stop holding animal sacrifices during the Gadhimai festival». Humane Society International. Consultado el 29 de julio de 2015. 
  63. a b Devendra, C.; Devendra, C.; Thomas, D.; Jabbar, M.A.; Kudo, H.; Thomas, D.; Jabbar, M.A.; Kudo, H. Improvement of livestock production in crop-animal systems in rainfed agro-ecological zones of South-East Asia. ILRI. p. 33. 
  64. Gesteland, Richard R.; Georg F. Seyk (2002). Marketing across cultures in Asia. Copenhagen Business School Press DK. p. 156. ISBN 978-87-630-0094-9. 
  65. U Khin Win (1991). A century of rice improvement in Burma. International Rice Research Institute. pp. 27 y 44. ISBN 978-971-22-0024-3. 
  66. Meyer, Arthur L.; Jon M. Vann (2003). The Appetizer Atlas: A World of Small Bites. John Wiley and Sons. p. 276. ISBN 978-0-471-41102-4. 
  67. Simoons, Frederick J. (1994). Eat not this flesh: food avoidances from prehistory to the present. Univ of Wisconsin Press. p. 120. ISBN 978-0-299-14254-4. 
  68. Spiro, Melford (1982). Buddhism and society: a great tradition and its Burmese vicissitudes. University of California Press. p. 46. ISBN 0-520-04672-2. 
  69. Hardiman, John Percy (1900). Gazetteer of Upper Burma and the Shan States 2. Government of Burma. pp. 93-94. 
  70. a b Charney, Michael (2007). «Demographic Growth, Agricultural Expansion and Livestock in the Lower Chindwin in the Eighteenth and Nineteenth Centuries». Greg Bankoff, P. Boomgaard, ed. A history of natural resources in Asia: the wealth of nature. MacMillan. pp. 236-240. ISBN 978-1-4039-7736-6. 
  71. King, Winston L. (2001). In the hope of Nibbana: the ethics of Theravada Buddhism 2. Pariyatti. p. 295. ISBN 978-1-928706-08-3. 
  72. Fervour that ended in a fatal fire
  73. Katz, Paul R. (2008). Divine justice: religion and the development of Chinese legal culture. Academia Sinica on East Asia. Taylor & Francis US. p. 56. ISBN 978-0-415-44345-6. 
  74. «民間私營養牛業(附私營牧駝業)». 13 de agosto de 2007. 
  75. http://www.eywedu.com/Huizuyanjiu/hzyj2007/hzyj20070208.html Huizuyanjiu
  76. Hutton, Wendy (2007). Singapore food. Marshall Cavendish. p. 144. ISBN 978-981-261-321-9. 
  77. a b c Sterckx, Roel (2005). Of tripod and palate: food, politics and religion in traditional China – Chapter 11, The Beef Taboo and the Sacrificial Structure of Late Imperial Chinese Society, Vincent Goossaert. Macmillan. pp. 237-248. ISBN 978-1-4039-6337-6. 
  78. Elverskog, Johan (2010). Buddhism and Islam on the Silk Road. University of Pennsylvania Press. p. 240. ISBN 978-0-8122-4237-9. 
  79. hk.news.yohoo.com, ed. (5 de junio de 2011). «慈雲閣——看靈牛遊地獄». 
  80. a b Cwiertka, Katarzyna Joanna (2006). Modern Japanese cuisine: food, power, and national identity. Reaktion Books. ISBN 978-1-86189-298-0. 
  81. a b c Lien, Marianne E; Brigitte Nerlich (2004). The politics of food. Berg. pp. 125-127. ISBN 978-1-85973-853-5. 
  82. "Global Business Strategies: Text and Cases" by U.C. Mathur, p.219
  83. «Wearing Shoes – Mourning Observances of Shiva and Sheloshim». Chabad.org. Consultado el 20 de octubre de 2009. 

BibliografíaEditar

  • Achaya, K. T. (2002), A Historical Dictionary of Indian Food, Oxford University Press, ISBN 0-19-565868-X 
  • Sethna, K. D. (1980), The Problem of Aryan Origins (publicado el 1992), ISBN 81-85179-67-0 
  • Shaffer, Jim G. (1995), «Cultural tradition and Palaeoethnicity in South Asian Archaeology», Erdosy, George, ed., The Indo-Aryans of Ancient South Asia, ISBN 3-11-014447-6 
  • Shaffer, Jim G. (1999), «Migration, Philology and South Asian Archaeology», Bronkhorst, Johannes; Deshpande, Madhav, eds., The Indo-Aryans of Ancient South Asia, ISBN 1-888789-04-2