Emoliente

medicamento de uso externo
Emoliente

Un emoliente (del latín emolliens, -entis, que ablanda)[1]​ es una sustancia usada como medicamento [cita requerida] para ablandar una dureza, tumor o inflamación, suavizando y protegiendo la piel o las mucosas y se emplea con éxito para el control del eccema.

Lo más común es su uso externo, es decir, uso tópico o dermatológico. Su presentación para uso en la piel es en forma de pomadas y lociones, sustitutos para el jabón y aceites para el baño.

Generalmente no contienen ningún producto farmacológico.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Diccionario de la Real Academia Española; en inglés se utiliza también el nombre moisturizer, palabra derivada de "humedad"