Enrique de Borbón-Parma, conde de Bardi

Enrique Carlos de Borbón-Parma, conde de Bardi (Parma, 12 de febrero de 1851-Menton, 14 de abril de 1905) fue un príncipe de la Casa de Borbón-Parma.

Enrique de Borbón-Parma, conde de Bardi
Count of Bardi (PP-67-7-016).jpg
Información personal
Nacimiento 12 de febrero de 1851 Ver y modificar los datos en Wikidata
Parma (Ducado de Parma) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 14 de abril de 1905 Ver y modificar los datos en Wikidata (54 años)
Menton (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia nobiliaria Casa de Borbón-Parma Ver y modificar los datos en Wikidata
Padres Carlos III de Parma Ver y modificar los datos en Wikidata
Luisa de Artois Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
Información profesional
Ocupación Aristócrata Ver y modificar los datos en Wikidata
Conflictos Tercera Guerra Carlista Ver y modificar los datos en Wikidata
Título Conde de Bardi

BiografíaEditar

Era el cuarto hijo del duque Carlos III de Parma (asesinado por las sociedades secretas en 1854) y de la princesa Luisa María Teresa de Borbón, hermana del conde de Chambord. Tenía por hermanos a Margarita de Borbón-Parma (esposa del pretendiente carlista Carlos VII), el duque Roberto de Parma y la gran duquesa Alicia de Toscana.[1]

Habiendo perdido a su padre a los 3 años de edad y a su madre a los 13, fue educado, lo mismo que todos sus hermanos, en el castillo de Frohsdorf, al lado de los condes de Chambord, que hicieron con ellos las veces de padres.[2]

Se casó dos veces, la primera, el 25 de noviembre de 1873, con la princesa María Inmaculada Luisa de Borbón, hermana de Francisco II de Nápoles, y la segunda, el 15 de octubre de 1876, con la princesa Adelgonda de Braganza, hija del rey de Portugal Don Miguel, y hermana de la infanta María de las Nieves.[3]

Tercera guerra carlistaEditar

 
De pie, de izquierda a derecha: Alfonso de Borbón-Dos Sicilias, conde de Caserta; Enrique de Borbón-Parma, conde de Bardi; Roberto I, duque de Parma. Sentado: el pretendiente Carlos VII.

Partidario, al igual que su familia, de la causa legitimista española, sirvió en la caballería carlista del ejército del Norte, llegando hasta comandante. Se distinguió en muchas acciones por su intrepidez, y especialmente en la batalla de Lácar, donde entró en las calles del pueblo cargando sobre las tropas liberales, al lado del marqués de Valde-Espina. Por aquel hecho de armas, Don Carlos le dio la cruz de San Fernando, y el conde de Chambord la de San Luis, única que Enrique V dio en toda su vida.[4][nota 1]

Concluida la tercera guerra carlista, salió de España. El conde de Bardi fue un infatigable cazador y navegante. Poseía una verdadera flotilla de barcos de todas clases, con los cuales lleva a cabo incesantes y peligrosos viajes, en los que obtuvo una gran instrucción.[2]

Según Francisco de Paula Oller, era «de carácter afabilísimo y risueño, y de aspecto agradable y abierto, de conversación muy amena y de ingenio chispeante». También lo describía como muy piadoso y caritativo, como correspondía a un príncipe de la «Real Familia proscrita».[2]

NotasEditar

  1. El conde de Bardi recibió la cruz de San Luis (que era la misma llevada por su tío, el pretendiente de la corona de Francia) acompañada de un expresivo y tierno autógrafo del conde Chambord felicitándole por su conducta. Conservaba la cruz y autógrafo entre cristales encima de la mesa de su despacho.[4]

ReferenciasEditar

  1. Oller, 1887, p. 133.
  2. a b c Oller, 1887, p. 135.
  3. Oller, 1887, pp. 133-134.
  4. a b Oller, 1887, p. 134.

BibliografíaEditar