Epicureísmo

movimiento filosofico
Epicuro de Samos, fundador de la escuela del epicureísmo.

El epicureísmo es un movimiento que abarca la búsqueda de una vida feliz mediante la búsqueda inteligente de placeres, la ataraxia (ausencia de turbación) y las amistades entre sus correligionarios. Fue enseñada por Epicuro de Samos, filósofo griego del siglo IV a. C. (341 a. C.), el cual fundó una escuela llamada Jardín y cuyas ideas fueron seguidas por otros filósofos, llamados "epicúreos".[1]

DoctrinaEditar

El gusto, para el epicureísmo, no debía conformarse al cuerpo, como preconizaba el hedonismo cirenaico, sino que debía ser también intelectual. Además, para Epicuro la presencia de placer o felicidad era un sinónimo de la ausencia de dolor o de cualquier tipo de aflicción: el hambre, la tensión sexual, el aburrimiento, etc. Era un equilibrio perfecto entre la mente y el cuerpo que proporcionaba la serenidad o ataraxia.

FísicaEditar

La física epicúrea sostenía que todo el universo consistía en dos cosas: materia y vacío. La materia está formada por átomos, que son cuerpos diminutos que solo tienen las cualidades inmutables de la forma, el tamaño y el peso.[2]​ Se consideró que los átomos no cambiaban porque los epicúreos creían que el mundo estaba ordenado y que los cambios debían tener fuentes específicas y consistentes. Epicuro sostiene que debe haber un suministro infinito de átomos, aunque solo un número finito de tipos de átomos, así como una cantidad infinita de vacío.[3]​ Epicuro explica esta posición en su carta a Heródoto:

Además, la suma de las cosas es ilimitada tanto por la multitud de los átomos como por la extensión del vacío. Porque si el vacío fuera infinito y los cuerpos finitos, los cuerpos no se habrían quedado en ningún lugar, sino que se habrían dispersado en su curso a través del vacío infinito, sin tener ningún apoyo o contraprotección para enviarlos de vuelta en su rebote ascendente. Nuevamente, si el vacío fuera finito, la infinidad de cuerpos no tendría donde estar.

Debido al suministro infinito de átomos, hay una cantidad infinita de mundos, o cosmoi. Algunos de estos mundos podrían ser muy diferentes a los nuestros, otros bastante similares, y todos los mundos estaban separados unos de otros por vastas áreas de vacío (metakosmia).[4]

El epicureísmo afirma que los átomos no se pueden dividir en partes más pequeñas, y los epicúreos ofrecieron múltiples argumentos para apoyar esta posición. Los epicúreos argumentan que debido a que el vacío es necesario para que la materia se mueva, cualquier cosa que consista tanto en el vacío como en la materia puede descomponerse, mientras que si algo no contiene ningún vacío, entonces no hay forma de separarse porque ninguna parte de la sustancia podría estar desglosado en una subsección más pequeña de la sustancia. También argumentaron que para que el universo persista, lo que está compuesto en última instancia no debe poder cambiarse o, de lo contrario, el universo se destruiría esencialmente.[5]

Los átomos se mueven constantemente de una de cuatro maneras diferentes. Los átomos pueden simplemente chocar entre sí y luego rebotar entre sí. Cuando se unen entre sí y forman un objeto más grande, los átomos pueden vibrar a medida que se mantienen uno al otro mientras se mantiene la forma general del objeto más grande. Cuando no son prevenidos por otros átomos, todos los átomos se mueven a la misma velocidad naturalmente hacia abajo en relación con el resto del mundo. Este movimiento hacia abajo es natural para los átomos; sin embargo, como cuarto medio de movimiento, los átomos a veces pueden desviarse aleatoriamente de su camino descendente habitual. Este movimiento de desvío es lo que permitió la creación del universo, ya que a medida que más y más átomos se desviaban y chocaban entre sí, los objetos podían tomar forma a medida que los átomos se unían. Sin el viraje, los átomos nunca habrían interactuado entre sí, y simplemente habrían continuado moviéndose hacia abajo a la misma velocidad.[6][7]

Epicuro también intuyó que el viraje era lo que explicaba el libre albedrío de la humanidad. Si no fuera por el viraje, los humanos estarían sujetos a una cadena interminable de causa y efecto. Este fue un punto que los epicúreos utilizaron a menudo para criticar a Demócrito.[8]

Los epicúreos creían que los sentidos también dependían de los átomos. Cada objeto emitía continuamente partículas de sí mismo que luego interactuaban con el observador. Todas las sensaciones, como la vista, el olfato o el sonido, se basaban en estas partículas. Si bien los átomos que se emitían no tenían las cualidades que los sentidos percibían, la manera en que se emitían provocaba que el observador experimentara esas sensaciones; por ejemplo, las partículas rojas no eran en sí mismas rojas sino que se emitían de una manera tal que hacían que el espectador experimentara el color rojo. Los átomos no se perciben individualmente, sino más bien como una sensación continua debido a la rapidez con que se mueven.[9][10]

Al contrario que sus contemporáneos, creía que el universo era ilimitado con un número ilimitado de átomos y una cantidad infinita de vacío.[11]​ La Tierra no era el centro del cosmos y se cree que sostuvo la forma de la Tierra como plana como hizo Demócrito.[12][13][14]​ También sostuvo que los cuerpos celestes eran tan pequeños como se observaban.[15][16]​ El epicúreo Lucrecio (siglo I a. C.) cuestionó la Tierra esférica al encontrar absurda la idea de animales andando boca abajo en las antípodas.[17][18][19]

ÉticaEditar

 
Discípulo epicúreo Metrodoro

Según Adolfo Sánchez Vázquez, «el epicúreo alcanza el bien, retirado de la vida social, sin caer en el temor a lo sobrenatural, encontrando en sí mismo, o rodeado de un pequeño círculo de amigos, la tranquilidad de ánimo y la autosuficiencia».[20]

El placer y el sufrimientoEditar

Epicuro afirmó que es bueno todo lo que produce placer, pues el placer, según él, es el principio y el fin de una vida feliz. Pero para que el placer sea real debe ser moderado, controlado y racional.

Él definió el placer como la satisfacción de las necesidades del cuerpo y la tranquilidad del alma. Para el epicureísmo, lo malo es todo aquello que le produce dolor al ser humano. Son las cosas que nos hacen o nos afectan en el sentido espiritual y corporal, Epicuro señaló que el placer no tiene que ser necesariamente un placer sexual, sino también algo que nos produzca placer el hacerlo, como: respirar tranquilamente en el campo o tomar helado, pero sobre todo los placeres espirituales como la música de calidad o un buen libro también.

El ser humano está compuesto de cuerpo y alma, y los placeres del alma son superiores a los del cuerpo. En su opinión, la paz interior puede alcanzarse al reducir las necesidades del cuerpo y acabar con las inquietudes y temores. La ética epicúrea dice que para vivir una vida feliz, es muy importante superar el miedo a la muerte; Epicuro dijo "La muerte no nos concierne, pues mientras existimos, la muerte no está presente y cuando llega la muerte, nosotros ya no existimos"

Los placeres naturales y no naturalesEditar

Para Epicuro, los placeres y sufrimientos son consecuencia de la realización o impedimento de los apetitos. Epicuro distingue entre tres clases de apetitos, por tanto placeres:

  • Los naturales y necesarios, como alimentarse, abrigo y el sentido de seguridad, que son fáciles de satisfacer.
  • Los naturales pero no necesarios, conversación amena, gratificación sexual.
  • Los no naturales ni necesarios, la búsqueda del poder, la fama, el prestigio, dinero.

Los placeres del cuerpo y los del almaEditar

Es importante aclarar que Epicuro no era dualista, es decir, no postulaba la oposición cuerpo-alma; el alma, igual que el cuerpo, es material y está compuesta de átomos. También distinguía entre dos tipos de placeres, basados en la división del hombre entre dos diferentes pero unidos, el cuerpo y el alma:

  • Placeres del cuerpo: aunque se considera que son los más importantes, en el fondo su propuesta es el equilibrio voluntario y consciente de estos placeres, no su eliminación; no es posible conocer el placer si no se conoce el dolor, no se disfruta de un banquete si no se conoce el hambre.
  • Placeres del alma: el placer del alma es superior al placer del cuerpo: el corporal tiene vigencia en el momento presente, pero es breve, mientras que los del alma son más duraderos y además pueden eliminar o atenuar los dolores del cuerpo.

Los placeres cinéticos y catastemáticosEditar

Los epicúreos dividieron aún más cada uno de estos tipos de placeres en dos categorías: placer cinético o móvil y placer catastemático o estable.[21]

  • Placeres móviles: los placeres físicos o mentales que involucran acción o cambio. Comer alimentos deliciosos, así como satisfacer deseos y eliminar el dolor, que en sí se considera un acto placentero, son todos ejemplos de placer cinético en el sentido físico. Según Epicuro, los sentimientos de alegría serían un ejemplo de placer cinético mental.
  • Placeres estables: el placer que uno siente mientras está en un estado sin dolor. Al igual que los placeres cinéticos, los placeres catatemáticos también pueden ser físicos, como el estado de no tener sed, o los mentales, como la liberación de un estado de miedo. El placer catastemático físico completo se llama aponia y el placer katastemático mental completo se llama ataraxia.[22]

La razónEditar

Pese a que el placer es un bien y el dolor un mal, hay que administrar inteligentemente el placer y el dolor: en ocasiones debemos rechazar placeres a los que les siguen sufrimientos mayores y aceptar dolores cuando se siguen de placeres mayores. La razón representa un papel decisivo en lo que respecta a nuestra felicidad, nos permite alcanzar la total imperturbabilidad (ataraxia), la cual compara Epicuro «con un mar en calma», cuando ningún viento lo azota y nos da libertad ante las pasiones.

FinalidadEditar

La finalidad de la filosofía de Epicuro no era teórica, sino más bien práctica, que buscaba sobre todo procurar el sosiego necesario para una vida feliz y placentera en la que los temores al destino, los dioses o la muerte quedaran definitivamente eliminados.

Para ello se fundamentaba en una teoría empirista del conocimiento, en una física atomista inspirada en las doctrinas de Leucipo y Demócrito y en una ética hedonista.

No había motivo para temer a los dioses porque estos, si bien existen, no pueden relacionarse con nosotros ni para ayudar ni para castigar, y por tanto ni su temor ni su rezo o veneración posee utilidad práctica. La muerte tampoco puede temerse, porque siendo nada, no puede ser algo para nosotros: mientras vivimos, no está presente y cuando está presente, nosotros no estamos. Cuando el hombre se libere de sus falsos temores y elija racionalmente sus placeres, llegará a ser un buen actor.

El TetrafármacoEditar

El Tetrafármaco, o "La cura en cuatro partes", es una guía básica de Filodemo de Gadara de cómo vivir la vida más feliz posible, sobre la base de las primeras cuatro Doctrinas Principales de Epicuro. Esta doctrina poética fue transmitida por un epicúreo anónimo que resumió la filosofía de Epicuro sobre la felicidad en cuatro líneas simples:

No temas a los dioses;

no te preocupes por la muerte;

Lo que es bueno es fácil de obtener, y

lo que es terrible es fácil de soportar.

EpistemologíaEditar

La filosofía epicúrea emplea una epistemología empírica.[23]​ Los epicúreos creían que todas las percepciones sensoriales eran verdaderas,[24][25]​ y que surgen errores en cómo juzgamos esas percepciones.[26]​ Cuando formamos juicios sobre las cosas (hupolepsis), pueden verificarse y corregirse a través de más información sensorial.[27][28]​ Por ejemplo, si alguien ve una torre desde lejos que parece ser redonda, y al acercarse a la torre ven que en realidad es cuadrada, se darían cuenta de que su original el juicio estuvo mal y corrigió su opinión equivocada.[29]

Se dice que Epicuro propuso tres criterios de verdad : sensaciones ( aisthêsis ), preconcepciones ( prolepsis ) y sentimientos ( pathê ). Se dice que un cuarto criterio llamado "aplicaciones de presentación de la mente" ( phantastikai epibolai tês dianoias ) fue agregado por epicúreos posteriores.[30][31]​ Estos criterios formaron el método a través del cual los epicúreos pensaron que obtuvimos conocimiento.[32]

Dado que los epicúreos pensaban que las sensaciones no podían engañar, las sensaciones son el primer y principal criterio de verdad para los epicúreos.[25]​ Incluso en los casos en que la información sensorial parece inducir a error, la información en sí misma es verdadera y el error surge de nuestros juicios sobre la información. Por ejemplo, cuando uno coloca un remo recto en el agua, parece doblado. El epicúreo argumentaría que la imagen del remo, es decir, los átomos que viajan desde el remo a los ojos del observador, se han desplazado y, por lo tanto, realmente llegan a los ojos del observador en forma de remo doblado.[33]​ El observador comete el error al suponer que la imagen que recibe correctamente representa el remo y no ha sido distorsionada de alguna manera. Para no hacer juicios erróneos sobre cosas perceptibles y, en cambio, verificar el propio juicio, los epicúreos creían que era necesario obtener una "visión clara" ( enargeia ) de lo perceptible mediante un examen más detallado.  Esto actuó como una justificación de los juicios sobre lo que se percibe.[34]​ La Enargeia se caracteriza como la sensación de un objeto que no ha sido modificado por juicios u opiniones y es una percepción clara y directa de ese objeto.[35]

Las ideas preconcebidas de un individuo son sus conceptos de lo que son las cosas, por ejemplo, cuál es la idea de un caballo de alguien, y estos conceptos se forman en la mente de una persona a través del aporte sensorial a lo largo del tiempo. Cuando se usa la palabra que se relaciona con la preconcepción, la mente convoca estas ideas preconcebidas en los pensamientos de la persona. Es a través de nuestras ideas preconcebidas que podemos hacer juicios sobre las cosas que percibimos.  ideas preconcebidas también fueron utilizadas por los epicúreos para evitar la paradoja propuesta por Platón en el Menón sobre el aprendizaje. Platón argumenta que el aprendizaje requiere que ya tengamos conocimiento de lo que estamos aprendiendo, de lo contrario no podríamos reconocer cuándo habíamos aprendido con éxito la información, ideas preconcebidas, argumentan los epicúreos, proporcionan a las personas ese conocimiento previo requerido para el aprendizaje.[36]

Nuestros sentimientos o emociones ( pathê ) son cómo percibimos el placer y el dolor.  Son análogos a las sensaciones en que son un medio de percepción, pero perciben nuestro estado interno en oposición a las cosas externas. Según Diógenes Laercio, los sentimientos son cómo determinamos nuestras acciones. Si algo es placentero, buscamos esa cosa, y si algo es doloroso, lo evitamos.[31]

La idea de "aplicaciones de presentación de la mente" es una explicación de cómo podemos discutir y preguntar sobre cosas que no podemos percibir directamente. Recibimos impresiones de tales cosas directamente en nuestras mentes, en lugar de percibirlas a través de otros sentidos. El concepto de "aplicaciones de presentación de la mente" puede haberse introducido para explicar cómo aprendemos sobre cosas que no podemos percibir directamente, como los dioses.[37]

ReligiónEditar

El epicureísmo no niega la existencia de los dioses; más bien niega su participación en el mundo. Según el epicureísmo, los dioses no interfieren con las vidas humanas ni con el resto del universo de ninguna manera.[38]​ La manera en que existen los dioses epicúreos todavía se discute.

Algunos eruditos dicen que el epicureísmo cree que los dioses existen fuera de la mente como objetos materiales (la posición realista), mientras que otros afirman que los dioses solo existen en nuestras mentes como ideales (la posición idealista).[39][40]

El epicureísmo también ofreció argumentos contra la existencia de los dioses en la forma propuesta por otros sistemas de creencias. La Paradoja de Epicuro, o el Problema del mal, es un famoso argumento en contra de la existencia de un Dios o dioses todopoderosos y providenciales. Según Lactancio:[41]

Dios quiere eliminar las cosas malas y no puede, o puede pero no quiere, o no quiere ni puede, o ambos quiere y puede. Si él quiere y no puede, entonces es débil, y esto no se aplica a Dios. Si puede pero no quiere, entonces es rencoroso, lo que es igualmente extraño a la naturaleza de Dios. Si no quiere ni puede, es débil y rencoroso, y por lo tanto no es un dios. Si él quiere y puede, ¿cuál es la única cosa apropiada para un dios, de dónde vienen las cosas malas? ¿O por qué no los elimina?

Este tipo de argumento de trilema (Dios es omnipotente, Dios es bueno, pero el mal existe) fue favorecido por los antiguos escépticos griegos, y este argumento puede haber sido erróneamente atribuido a Epicuro por Lactancio, quien, desde su perspectiva cristiana, consideró a Epicuro como un ateo.[38]

PolíticaEditar

 
Discípulo epicúreo Hermarco

Las ideas epicúreas sobre política están en desacuerdo con las tradiciones filosóficas estoicas, platónicas y aristotélicas. Según Emilio Lledó, Epicuro entendía la política como expansión de la felicidad, justicia, sabiduría, belleza...[42]

Para los epicúreos, todas nuestras relaciones sociales son una cuestión de cómo nos percibimos mutuamente, de las costumbres y tradiciones. Nadie es inherentemente de mayor valor o está destinado a dominar a otro. Esto se debe a que no hay una base metafísica para la superioridad de un tipo de persona, todas las personas están hechas del mismo material atómico y, por lo tanto, son naturalmente iguales. Los epicúreos también desalientan la participación política y otra participación en la política. Sin embargo, los epicúreos no son apolíticos, es posible que alguna asociación política pueda ser vista como beneficiosa por algunos epicúreos. Algunas asociaciones políticas podrían conducir a ciertos beneficios para el individuo que ayudarían a maximizar el placer y evitar la angustia física o mental.[43][44]

Si bien esta evasión o libertad podría lograrse por medios políticos, Epicuro insistió en que la participación en la política no lo liberaría del miedo y él aconsejó no llevar una vida política. En cambio, Epicuro alentó la formación de una comunidad de amigos fuera del estado político tradicional. Esta comunidad de amigos virtuosos se enfocaría en asuntos internos y justicia. Se cree que la opinión acerca del matrimonio en Epicuro es positiva y consideró las relaciones sexuales como naturales pero innecesarias.[45][46]

Sin embargo, el epicureísmo es adaptable a las circunstancias, como lo es el enfoque epicúreo de la política. Los mismos enfoques no siempre funcionarán en la protección contra el dolor y el miedo. En algunas situaciones será más beneficioso tener una familia y en otras situaciones será más beneficioso participar en política. En última instancia, depende de los epicúreos analizar sus circunstancias y tomar las medidas que correspondan a la situación.[47]

Concepto de la justiciaEditar

Epicuro también fue uno de los primeros pensadores en desarrollar la noción de justicia como un contrato social. Él definió la justicia como un acuerdo hecho por la gente para no dañarse unos a otros. El punto de vivir en una sociedad con leyes y castigos es protegerse del daño para que uno sea libre de perseguir la felicidad. Debido a esto, las leyes que no contribuyen a promover la felicidad humana no son justas. Dio su propia versión única de la ética de la reciprocidad, que difiere de otras formulaciones al enfatizar en minimizar el daño y maximizar la felicidad para uno mismo y para los demás:

"Es imposible vivir una vida placentera sin vivir sabiamente, bien y justamente, y es imposible vivir sabiamente, bien y justamente sin vivir una vida placentera".

("justamente" significa evitar que una "persona dañe o sea dañada por otra")

El epicureísmo incorporó un relato relativamente completo de la teoría del contrato social y, en parte, intenta abordar los problemas con la sociedad descrita en la República de Platón. La teoría del contrato social establecida por el epicureísmo se basa en un acuerdo mutuo, no en un decreto divino.

El JardínEditar

 
El filósofo Epicuro según Rafael. Detalle del fresco La Escuela de Atenas en la Estancia de la Signatura del Vaticano.

Jardín (kípos κῆπος en lengua griega) es el nombre de la escuela de filosofía fundada por Epicuro en las afueras de Atenas, próxima a la Academia platónica, en el camino de El Pireo.[48]​ Epicuro se estableció definitivamente en Atenas en el año 306 a. C. (cerca de esta fecha debió de fundar su Jardín) y permaneció aquí el resto de su vida. Para entonces, la ciudad había perdido la primacía política de la que gozaba en el período clásico. Desarrolló en el Jardín sus ideas de amor hacia el campo (más que un verdadero jardín, su escuela se trataba de un huerto, de un espacio rural ajeno a la ciudad),[49]​ su ideal de vida oculta y su rechazo hacia los planteamientos intelectuales y políticos de la Academia platónica.[48]​ Los seguidores de Epicuro fueron conocidos como los filósofos del jardín o aquellos del jardín.[49]

Coexistía con los dos principales centros de enseñanza filosófica de la época: la Academia, fundada por Platón hacia el 387 a.C. y en tiempos de Epicuro dirigida por Crates de Triasio, que se encontraba al norte de la ciudad, en el olivar de Academos; y el Liceo, creado por Aristóteles en el 335 a.C. y dirigido por Teofrasto hasta su muerte en el 287 a.C., que se encontraba dentro de las murallas de la ciudad, en un gimnasio próximo al templó de Apolo Licio. El Jardín estaba a las afueras de la ciudad, en una propiedad agrícola junto al camino del puerto de El Pireo, donde el maestro organizó una comunidad que se sustentaba con el trabajo hortícola. Epicuro prefería vivir lejos del ambiente urbanos, en un lugar relajado para la reflexión. Por otro lado, la escuela estoica nació en la urbe urbana de los soportales (stoa) del ágora de la Acrópolis, los cuales se introducían en los asuntos políticos de la ciudad.[50]

El Jardín ofrecía un lugar tranquilo, alejado del bullicio de la urbe, en el que tenían lugar desde charlas y convivencias hasta comidas y celebraciones (simposion). Se trataba, pues, de un lugar más destinado al retiro intelectual de un grupo de amigos que de un lugar para la investigación científica y a la paideía superior, a diferencia de la Academia de Platón o el Liceo de Aristóteles.[51]

Eran admitidas al Jardín personas de toda condición y clase, lo que llegó a ser causa de escándalo. Incluía a personas respetables, pero igualmente a gentes de vida disoluta. También a mujeres y a esclavos, lo que en aquella época constituía un hecho inusual para una escuela filosófica.[51]

Epicuro impartió sus enseñanzas en el Jardín hasta su fallecimiento en el año 270 a. C., cuando tenía 72 años. Dejó la dirección de su escuela a Hermarco, quien había sido su discípulo en Mitilene antes de la fundación del Jardín y quien le acompañó fielmente desde entonces. Su sucesor fue Polistrato, quien fue el último sobreviviente en haber escuchado a Epicuro. Otros epicúreos contemporáneos a ambos fueron Metrodoro, Leontion, Colotes y Poliano, contra quienes se dirigió una pequeña obra de Plutarco.

El epicureísmo ya se había introducido en Roma, en el siglo II a. C. Entre los epicúreos del siglo II a. C., debe mencionarse a Demetrio de Lacón, de cuyas obras quedan algunos fragmentos, y Apolodoro, que escribió más de 400 libros. Se ignora donde nació y se le llamó kepotirannos (tirano del jardín), quizá por la defensa que hiciera de las doctrinas frente a las otras escuelas. Su discípulo Zenón de Sidón, quien fue maestro de Cicerón también escribió muchas obras. Su sucesor fue Fedro, también era maestro de Cicerón, quien este último le estimó mucho.[52]Fedro tuvo una preocupación epistemológica y escribió un tratado "Peri teon" (Sobre los dioses) profundizando en la teología epicúrea. Filodemo de Gadara en los papiros herculaneos, que comprenden numerosas obras epicúreas. Patro fue el líder de la escuela hasta el 51 a.C.[53]​ Se encuentean otros maestros epicureos llamados Alkios y Filiscos, los cuales fueron expulsados de Roma.[54][55]

En la época de Cicerón, el epicureísmo era de hecho la filosofía en boga; y el número de romanos que se suscribieron fue, según Cicerón, muy grande. La primera persona en difundir sus doctrinas en la prosa latina fue un cierto Cayo Amafinio. Podemos citar también a Tito Casio, Plinio el joven, Tito Pomponio Atico y en cierto sentido puede al poeta Horacio, pero especialmente al poeta epicúreo Lucrecio (c. 95–55 a. C.), quien, en el poema De rerum natura (Sobre la naturaleza de las cosas), dejó una exposición casi completa y sorprendentemente precisa de la Física de Epicuro. Séneca, quien lo citó y lo defendió, demostró hasta qué punto Epicuro aún era popular en el siglo I después de Cristo.

En los siglos I y II d.C. , el epicureismo entró en declive, ya que no podía competir con el estoicismo, que tenía un sistema ético más en línea con los valores romanos tradicionales. El epicureismo fue el que más se enfrentó con las cristianas, ya que creían que el alma era mortal, negaban la existencia de una vida después de la muerte y negaban que lo divino tuviera algún papel activo en la vida humana.[56]​ A pesar de esto, DeWitt argumenta que el epicureismo, en muchos sentidos, ayudó a allanar el camino para la expansión del cristianismo por su gran énfasis en la importancia del amor, el perdón y las primeras representaciones cristianas de Jesús a menudo son similares a las representaciones de Epicuro.[57][58]

Muchos romanos, tuvieron una visión negativa del epicureismo, ya que consideraban que su defensa de la búsqueda de voluptas ("placer") era contraria al ideal romano de virtus ("virtud masculina"). Por lo tanto, a menudo se estereotipaban a sus seguidores como débiles y afeminados. Los críticos prominentes de su filosofía incluyen a autores como Cicerón[59]​ y el estoico Séneca[60]​ y el griego neoplatónico Plutarco.[61]​ El filósofo escéptico posterior Sexto Empírico rechazó las enseñanzas de los epicúreos específicamente porque los consideraba como "dogmaticistas" teológicos.[62]​ Por otro lado, Diógenes Laercio elogió a Epicuro diciendo que «era un hombre excelente en todos los aspectos».[63]

En el siglo II d. C., el epicureísmo experimenta un renacimiento gracias a Diógenes de Enoanda, quien talló las obras de Epicuro en una pared de pórtico. Tal vez en el mismo siglo debería mencionarse Diogeniano, que defendió el epicureísmo frente al neoplatonismo y cuyos fragmentos de polémica contra el estoico Crisipo se encuentran en el historiador de la iglesia Eusebio de Cesarea.[64]​ En esta etapa los epicúreos participan, desarrollando una cierta armonización de teorías, de la característica actitud del eclecticismo.

En la Edad Media, Epicuro era conocido a través de Cicerón y las polémicas de los Padres de la Iglesia. Seguidores epicúreos como Diógenes de Oenoanda talló obras de Epicuro en un pórtico y Diogeniano, cuyos fragmentos de polémica contra el Crisipo se encuentran en el historiador de la iglesia Eusebio de Cesarea. Entre los siglos IV y V, Epicuro fue mencionado por Palladas.[65]​ A principios del siglo V, el epicureismo estaba virtualmente extinto. El padre de la iglesia cristiana, Agustín de Hipona (354–430 dC) declaró: "sus cenizas son tan frías que de ellas no se puede encender ni una sola chispa". Mientras que las ideas de Platón y Aristóteles podían adaptarse fácilmente a una cosmovisión cristiana, las ideas de Epicuro no eran tan fáciles de entender y no se le tenía en tanta estima.[66]​ No será hasta el Renacimiento cuando vuelva resurgir el interés por el epicureísmo.

Mujeres epicúreasEditar

 
Pompeya Plotina, esposa del emperador Trajano, estuvo influenciada por el epicureísmo.[67]
 
Dentro de la escuela epicúrea se permitía el acceso a heteras.

Dentro de la escuela epicúrea (el Jardín) se permitía el acceso a la enseñanzas de Epicuro a personas marginales dentro de la sociedad de la antigua Grecia, como esclavos, mujeres y prostitutas.[68][69]Aristóteles consideraba que la mujer estaba sometida al hombre, pero se encontraba por encima de los esclavos. En el capítulo 12 de su Política, escribe: «El esclavo está absolutamente privado de voluntad; la mujer la tiene, pero subordinada; el niño sólo la tiene incompleta». Su opinión era más desfavorable que la de su maestro Platón, quien afirma en la República que «las mujeres son más débiles que los hombres» pero tienen la capacidad de gobernar como cualquier hombre.[70]​ No obstante, ya se conocían en aquel entonces mujeres con formación filosófica como Aspasia, Hiparquia y Areta.

La filosofía del epicureísmo no era abierta a la igualdad. En la misma línea que el cinismo, la escuela abogó por la igualdad de las mujeres en cuanto al pensamiento. El epicúreo Diógenes de Enoanda ofreció dar clases a mujeres. Por otro lado, el epicúreo Lucrecio excluyó a las mujeres en su audiencia.[71]​ En su poema De rerum natura, Lucrecio se refiere a la diosa Venus. En el libro I es energía erótica placentera y benigna, natural y directa, y en el libro IV, urbana, degenerada y peligrosa. Tampoco las mujeres son peligrosas en sí mismas sino las vanas y locas idealizaciones de los hombres.[71]

La gran parte de las mujeres del Jardín eran de cortesanas. Entre las discípulas del Jardín se encuentran Temista y Leontion, citadas por el historiados Diogenes Laercio, y varias meretrices como Marmario, Hedía, Erocio, Nicidion y la esclava de Fedrión, quienes Timócrates afirmaba que convivían con Epicuro y Metrodoro, además de Boídion, añadida a lista por Plutarco. Según Plinio el Viejo, las epicúreas eran compañeras sexuales de los epicúreos y filósofas entregadas al Jardín.[72]​ Estas fueron ambas admiradas y repudiadas por su condición social [73]​ Varias mujeres epicúreas fueron citadas por autores como Cicerón[74]​, Diogenes Laercio, Plutarco y Clemente de Alejandría.

Obras y fuentesEditar

Diógenes Laercio fue un biógrafo, que vivió en el último siglo del epicureísmo (siglo III), en su obra "Vida y opiniones de los filósofos ilustres", dedica el libro 10 y último en textos epicúreos. Según Diógenes, Epicuro dejó más de 300 manuscritos, incluyendo 37 tratados sobre física y numerosas obras sobre el amor, la justicia, los dioses y otros temas, según refiere Diógenes Laercio en el siglo III. Lo que queda de la filosofía epicúrea está disponible a través de estas fuentes:

InfluenciaEditar

 
El sacerdote y filósofo francés Pierre Gassendi es responsable de revivir el epicureísmo en la modernidad como una alternativa al aristotelismo.

El epicureísmo es una doctrina de un paganismo típicamente laico y mediterráneo, y en este ámbito ganó gran número de seguidores que la consideraron una doctrina verdadera que solucionaba todos los problemas. Fue conocida por toda Grecia e Italia, y hasta llegó a Asia y Egipto, a pesar de estar siempre bajo la sombra del por entonces predominante estoicismo.

Entre los seguidores de las enseñanzas de Epicuro en la Antigua Roma figuran los poetas Horacio, cuya famosa declaración Carpe Diem ("aprovecha el día") ilustra su filosofía, Virgilio. Lucrecio, el epicúreo romano más importante, quien vivió durante el siglo I a.C. , escribió una obra, "Sobre la naturaleza" (De rerum natura), en siete libros, que representa sin duda el texto más importante del epicureísmo fuera de Epicuro. Los temas básicos tratados por Lucrecio son la constitución atómica del universo, una teoría sobre la sensación empírica, la pasión amorosa, una alabanza de la persona y la obra de Epicuro, los fenómenos de la astronomía epicúrea, y de otros. Sin embargo, en contra de la creencia popular, Lucrecio no copia textualmente a Epicuro, sino que se diferencia en algunos aspectos, por ejemplo en la doctrina de la felicidad, pues Lucrecio elabora una teoría pesimista y dramática de la vida.

Su escuela de pensamiento perduró largamente durante siete siglos tras la muerte de Epicuro; sin embargo, en el siglo IV (según el testimonio de San Agustín) han desaparecido totalmente las escuelas epicúreas y los escritos de Epicuro permanecen dispersos por el mundo antiguo, o bien en algunos fragmentos de obras de escritores como Séneca, Plutarco, etcétera. Fue olvidado al advenir la Edad Media, periodo en el que se perdió o fue destruida la mayoría de los escritos de este filósofo griego a causa del rechazo que por sus ideas experimentó el Cristianismo, que no pudo adaptarlas a su sistema de creencias por la visión cristiana del dolor.

Sin embargo, a través de autores del humanismo (como Cosimo Raimondi) y renacentistas (como Pierre Gassendi) el epicureísmo se da a conocer por toda Europa. Baruch Spinoza y John Locke, por ejemplo, reconocen la importancia (tanto desde el punto de vista histórico como por una cierta influencia en los mismos escritos) de Epicuro y Lucrecio. Incluso se encuentran resonancias (o sólo menciones) del epicureísmo en autores ya más contemporáneos como Jeremy Bentham, John Stuart Mill, Auguste Comte, Friedrich Hegel, Marx y Nietzsche.

Lista de epicúreosEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Epicureísmo. Torre de Babel Ediciones.
  2. Epicuro y el epicureismo. Liceus, Servicios de Gestió. ISBN 9788498226027. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  3. Lledó, Emilio (26 de octubre de 2011). El epicureísmo. Penguin Random House Grupo Editorial España. ISBN 9788430615582. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  4. Wilson, Catherine (19 de junio de 2008). Epicureanism at the Origins of Modernity (en inglés). OUP Oxford. ISBN 9780191553523. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  5. Fish, Jeffrey; Sanders, Kirk R. (26 de mayo de 2011). Epicurus and the Epicurean Tradition (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 9780521194785. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  6. O'Keefe, Tim (5 de diciembre de 2014). Epicureanism (en inglés). Routledge. ISBN 9781317492559. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  7. Wilson, Catherine (2015). Epicureanism: A Very Short Introduction (en inglés). Oxford University Press. ISBN 9780199688326. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  8. Sharples, R. W. (1996). Stoics, Epicurus, and Sceptics: An Introduction to Hellenistic Philosophy. New York: Routledge. pp. 64-66. 
  9. Warren, James; Warren, James Francis; Press, Cambridge University (2 de julio de 2009). The Cambridge Companion to Epicureanism (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 9780521873475. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  10. Holmes, Brooke; Shearin, W. H. (8 de mayo de 2012). Dynamic Reading: Studies in the Reception of Epicureanism (en inglés). Oxford University Press, USA. ISBN 9780199794959. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  11. Tim O'Keefe. «Epicuro (341—271 aC).». The Internet Encyclopedia of Philosophy. 
  12. Bakker, Frederik A. (1 de enero de 2016). The Shape of the Earth (en inglés). Brill. ISBN 9789004321588. Consultado el 29 de septiembre de 2019. 
  13. Rist, J. M.; Rist (29 de junio de 1972). Epicurus: An Introduction (en inglés). CUP Archive. ISBN 9780521084260. Consultado el 29 de septiembre de 2019. 
  14. «Lucretius, the flat Earth and the malaise of modern science – James Hannam | Aeon Essays». Aeon (en inglés). Consultado el 29 de septiembre de 2019. 
  15. «Lucretius, the flat Earth and the malaise of modern science – James Hannam | Aeon Essays». Aeon (en inglés). Consultado el 13 de mayo de 2020. 
  16. Bakker, Fredericus Antonius (8 de julio de 2016). Epicurean Meteorology: Sources, Method, Scope and Organization (en inglés). BRILL. p. 236. ISBN 978-90-04-32158-8. Consultado el 13 de mayo de 2020. 
  17. Sedley, David (2018). Zalta, Edward N., ed. Lucretius (Winter 2018 edición). The Stanford Encyclopedia of Philosophy. Consultado el 13 de mayo de 2020. 
  18. Bakker, Fredericus Antonius (8 de julio de 2016). Epicurean Meteorology: Sources, Method, Scope and Organization (en inglés). BRILL. p. 256. ISBN 978-90-04-32158-8. Consultado el 13 de mayo de 2020. 
  19. Austin, C. J. Flat Earth Chronicles: The Earth Stands (en inglés). Lulu.com. p. 59. ISBN 978-1-387-97537-2. Consultado el 13 de mayo de 2020. 
  20. Sánchez Vázquez, Adolfo Ética. Ed. Grijalbo, S.A., México, 1969.
  21. OKeefe, Tim. Epicureanism. Acumen Publishing Limited. pp. 1-10. ISBN 9781844654338. Consultado el 8 de junio de 2019. 
  22. Tsouna, Voula (2004-04). «Epicurus and Democritean Ethics: An Archaeology of Ataraxia. By James  Warren. Cambridge: Cambridge University Press, 2002. Pp. [xiv] + 241. $55.00 (cloth).». Classical Philology 99 (2): 174-182. ISSN 0009-837X. doi:10.1086/423864. Consultado el 8 de junio de 2019. 
  23. O'Keefe, Tim (2010). Epicureanism. University of California Press. p. 85. 
  24. Asmis, Elizabeth (2009). «Epicurean empiricism». En Warren, James, ed. The Cambridge Companion to Epicureanism. Cambridge University Press. p. 84. 
  25. a b O'Keefe, Tim (2010). Epicureanism. University of California Pres. pp. 97-98. 
  26. O'Keefe, Tim (2010). Epicureanism. University of California Pres. pp. 97-98. 
  27. Bakalis, Nikolaos (2005). Handbook of Greek Philosophy: From Thales to the Stoics Analysis and Fragments. Canada: Trafford Publishing. pp. 193-197. 
  28. Konstan, David (2011). Fish, Jeffrey; Sanders, Kirk R., eds. Epicurus and the Epicurean Tradition. Cambridge: Cambridge University Press. pp. 62-63. 
  29. O'Keefe, Tim (2010). Epicureanism. University of California Press. pp. 103-104. 
  30. Sharples, R. W. (1996). Stoics, Epicureans and Sceptics. New York, NY: Routledge. p. 19. 
  31. a b Asmis, Elizabeth (2009). «Epicurean empiricism». En Warren, James, ed. The Cambridge Companion to Epicureanism. Cambridge: Cambridge University Press. pp. 93-94. 
  32. O'Keefe, Tim (2010). Epicureanism. University of California Press. p. 85. 
  33. Sharples, R. W. (1996). Stoics, Epicureans, and Sceptics: An Introduction to Hellenistic Philosophy. New York, NY: Routledge. pp. 12-13. 
  34. Sharples, R. W. (1996). Stoics, Epicureans, and Sceptics: An Introduction to Hellenistic Philosophy. New York, NY: Routledge. pp. 12-16. 
  35. Asmis, Elizabeth (2009). «Epicurean empiricism». En Warren, James, ed. The Cambridge Companion to Epicureanism. Cambridge University Press. p. 85. 
  36. O'Keefe, Tim (2010). Epicureanism. University of California Press. pp. 101-103. 
  37. Tsouna, Voula (2016). «Epicurean Preconceptions». Phronesis 61 (2): 215. 
  38. a b «The Internet Encyclopedia of Philosophy (IEP) Epicuro (341—271 aC)». 
  39. Fish, Jeffrey; Sanders, Kirk R. (26 de mayo de 2011). Epicurus and the Epicurean Tradition (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 9780521194785. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  40. Long, A. G. (13 de junio de 2019). Death and Immortality in Ancient Philosophy (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 9781107086593. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  41. «Epicurus.info : E-Texts : Epicurea». web.archive.org. 12 de septiembre de 2015. Consultado el 28 de julio de 2019. 
  42. «Emilio Lledó: «Epicuro era un rebelde, un político absolutamente incorrecto»». abc. 24 de junio de 2003. Consultado el 24 de julio de 2019. 
  43. Wilson, Catherine (2015). Epicureanism: a very short introduction (en inglés). ISBN 9780199688326. OCLC 917374685. Consultado el 24 de julio de 2019. 
  44. Warren, James (2009). The Cambridge companion to epicureanism. Cambridge University Press. ISBN 9780521873475. OCLC 297147109. Consultado el 24 de julio de 2019. 
  45. Brennan, Tad (1996). «Epicurus on Sex, Marriage, and Children». Classical Philology 91 (4): 346-352. ISSN 0009-837X. Consultado el 24 de julio de 2019. 
  46. «Love, Marriage, and the Epicurean in the Modern World». NewEpicurean (en inglés estadounidense). 22 de octubre de 2011. Consultado el 24 de julio de 2019. 
  47. Méndez, Isabel (11-12, 2003). «LA DOCTRINA POLITICA Y JURIDICA DE EPICURO». Res Publica: 143-172. ISSN 1989-6115. Consultado el 24 de julio de 2019. 
  48. a b Lledó, Emilio (1999). El epicureísmo. Una sabiduría del cuerpo, del gozo y de la amistad. Barcelona: Círculo de Lectores. p. 34. ISBN 9788422680178
  49. a b Reale, Giovanni; Antiseri, Dario (2007). Historia de la filosofía. Volumen 1: Filosofía pagana antigua. Traductor: Jorge Gómez. Bogotá: Editorial San Pablo. p. 397. ISBN 9789586928656
  50. Berti, Gabriela (2015). Epicuro: el objetivo supremo de la filosofía es conseguir la felicidad. RBA. p. 84. ISBN 9788447383221. OCLC 943667759. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  51. a b García Gual, Carlos; Ímaz, María Jesús (2008). La filosofía helenística. Madrid: Editorial Síntesis. pp. 54–55. ISBN 978-84-975653-0-1
  52. Madvig, Johan Nicolai; Cicero, Marcus Tullius. Cicero, De Finibus Bonorum et Malorum. Cambridge University Press. pp. 338-341. ISBN 978-1-139-19757-1. Consultado el 24 de noviembre de 2019. 
  53. «Epicureanism - The Epicurean school». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 16 de octubre de 2019. 
  54. Cossío, Manuel B.; Pijoán, José (1931). Summa artis, historia general del arte. Espasa-Calpe. p. 230. Consultado el 12 de julio de 2020. 
  55. Jones, Howard (15 de octubre de 2013). Epicurean Tradition (en inglés). Routledge. ISBN 978-1-134-52334-4. Consultado el 12 de julio de 2020. 
  56. Grafton, Anthony; Most, Glenn W.; Settis, Salvatore (25 de octubre de 2010). The Classical Tradition (en inglés). pp. 320–324: Harvard University Press. ISBN 9780674035720. Consultado el 20 de febrero de 2019. 
  57. Witt, Norman Wentworth De (1 de enero de 1954). Epicurus and His Philosophy (en inglés). U of Minnesota Press. ISBN 9780816657452. Consultado el 20 de febrero de 2019. 
  58. Sánchez, Javier Antolín (2003). El epicureísmo en el cristianismo primitivo. Universidad de Valladolid, Secretariado de Publicaciones e Intercambio editorial. ISBN 9788484482321. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  59. Grafton, Anthony; Most, Glenn W.; Settis, Salvatore (25 de octubre de 2010). The Classical Tradition (en inglés). pp. 320–324: Harvard University Press. ISBN 9780674035720. Consultado el 20 de febrero de 2019. 
  60. «Epicureanism - The Epicurean school». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 16 de octubre de 2019. 
  61. Gordon, Pamela (2012). The Invention and Gendering of Epicurus (en inglés). pp. 1-10: University of Michigan Press. ISBN 9780472118083. Consultado el 20 de febrero de 2019. 
  62. McBrayer, Justin P.; Howard-Snyder, Daniel (14 de enero de 2014). The Blackwell Companion to The Problem of Evil (en inglés). John Wiley & Sons. ISBN 9781118607978. Consultado el 19 de febrero de 2019. 
  63. Mas, Salvador (2018). Epicuro, epicúreos y el epicureísmo en Roma (Primera edición edición). p. 236. ISBN 978-84-362-7366-3. OCLC 1054304628. 
  64. «Diogeniano Epicureo nell'Enciclopedia Treccani». www.treccani.it (en it-IT). Archivado desde el original el 11 de mayo de 2013. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  65. «Epicureanism - The Epicurean school». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 16 de octubre de 2019. 
  66. Grafton, Anthony; Most, Glenn W.; Settis, Salvatore (25 de octubre de 2010). The Classical Tradition (en inglés). pp. 320–324: Harvard University Press. ISBN 9780674035720. Consultado el 20 de febrero de 2019. 
  67. «The Ideal Epicurean Woman? Exhibit 1: Plotina, Wife of the Emperor Trajan». NewEpicurean (en inglés estadounidense). 24 de diciembre de 2011. 
  68. Bassham, 2017, pp. 92.
  69. Bieda, 2016.
  70. República, V, 455d
  71. a b Rodríguez-Moreno, 2006, pp. 119.
  72. Mas, 2018, pp. 233.
  73. Witt, 1954, pp. 95-96.
  74. Witt, 1954, p. 115.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar

  • Voz Epicureísmo en Philosophica: Enciclopedia filosófica online
  • PLUTARCO: Moralia.
    • XIV, 75: Sobre la imposibilidad de vivir placenteramente según Epicuro (Ότι ουδέ ηδέως ζην έστιν κατ’ Επίκουρον - Non posse suaviter vivi secundum Epicurum).
      • Texto, en el sitio del Proyecto Perseus, de la traducción inglesa corregida y editada por William W. Goodwin, y publicada en 1874; en la parte superior derecha se hallan los rótulos activos focus (para cambiar al texto griego fijado por Gregorius N. Bernardakis en 1895) y load (para obtener el texto bilingüe).
    • XIV, 76: Contra Colotes (Προς Κωλώτην - Adversus Colotem).
      • Texto, en el Proyecto Perseus, de la trad. inglesa corregida y editada por Goodwin, y publicada en 1874; en la parte superior derecha se hallan los rótulos activos focus (para cambiar al texto griego fijado por Bernardakis en 1895) y load (para obtener el texto bilingüe).
        • Colotes de Lámpsaco (Κολώτης Λαμψακηνός, Kolōtēs Lampsakēnos; ca. 320 - después del 268 a. C.): uno de los discípulos más conocidos de Epicuro.
          • William W. Goodwin (William Watson Goodwin, 1831 - 1912): clasicista estadounidense, profesor de griego de la Universidad de Harvard.
          • Gregorius N. Bernardakis (Gregorios N. Bernardakis: Γρηγόριος Ν. Βερναρδάκης; translit.: Grigorios N. Vernardakis; neolatín: Gregorius N. Bernardakis; 1848 - 1925): filólogo y paleógrafo griego.
  • LENGRAND, Henri: Epicuro y el epicureísmo (Épicure et l'épicurisme, 1906). Ed. Bloud.
    • Texto francés en el sitio de Philippe Remacle (1944 - 2011)
      • Bloud (Edmond Bloud, 1876 - 1948): editor y político francés.
      • Philippe Remacle (1944 - 2011): helenista y latinista belga de expresión francesa.