Abrir menú principal

La escala humana es un término utilizado para referirse a un factor que toma a las personas como medida primordial del desarrollo y la asociación. El postulado básico es que el desarrollo debe girar en torno a las personas,[1]​ siendo el criterio usado para gestar y promover relaciones y asociaciones humanas directas, es decir, con base a las relaciones particulares inmediatas entre personas.

Busca incentivar y preferenciar el contacto humano cara a cara a través de ambientes sociales, económicos, urbanísticos, etc., satisfactorios y favorables tanto al desarrollo del potencial de cada individuo como la convivencia solidaria, entendidos como dos factores indispensables para el desarrollo integral.

Índice

Desarrollo personalEditar

En el desarrollo personal la escala humana favorece las personalidades integradoras que promuevan el diálogo e interacción efectiva entre los participantes de un grupo para lograr su propósito en común y enfocados en su realidad y entorno directo.[2]

Urbanismo, economía y asociacionesEditar

En el caso de referirse al hábitat humano se estaría hablando de un entorno cercano que sería, para una persona y grupo de estas, el adecuado tanto para su desarrollo personal como para la interacción directa, cara a cara con sus semejantes; esto permitiría un fortalecimiento recíproco entre sus integrantes.

En escala humana se busca preferencia el desarrollo de asociaciones a partir de los núcleos o unidades más elemental o pequeña de agrupación y organización de personas. Esta asociación cercana puede ser una empresa (taller, fábrica, comercio), distrito (municipio, consejo, comuna), gremio o cualquier tipo de asociación interactiva, usualmente en pos de una convivencia satisfactoria. En escala humana resultarían viable, según sus partidarios, modelos de gestión cooperativa.

NotasEditar

  1. Desarrollo a escala humana, en directorio Ecoportal
  2. La reconciliación de la escala humana, por Cynthia Echave Martínez

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar