Diferencia entre revisiones de «Creencia en la Tierra hueca»

→‎Evidencias en contra de la creencia: He incluido un párrafo haciendo notar un argumento de matemática pura que demuestra la inconsistencia de la hipótesis/teoría de la Tierra hueca: ¡el campo gravitatorio al interior de una esfera hueca es nulo!
m (Revertidos los cambios de 2806:109F:1:3358:C49F:4075:24E0:AC0C (disc.) a la última edición de PatruBOT)
(→‎Evidencias en contra de la creencia: He incluido un párrafo haciendo notar un argumento de matemática pura que demuestra la inconsistencia de la hipótesis/teoría de la Tierra hueca: ¡el campo gravitatorio al interior de una esfera hueca es nulo!)
Las creencias sobre la '''Tierra hueca''' están basadas en afirmaciones contrarias al conocimiento científico sobre la Tierra. Los estudios geológicos han podido determinar, gracias a los análisis de [[ondas sísmicas]], que la Tierra está [[estructura interna de la Tierra|estructurada en capas]] formadas por roca fundida y otros elementos.<ref>Tarbuck, E. J.; y Lutgens, F. K. (2005): ''Ciencias de la Tierra''. Madrid: Pearson Educación, 8.ª edición, 2005. ISBN 84-205-4400-0.</ref>
 
LaUna principalde evidencialas grandes evidencias contraria a la creencia en la Tierra hueca es la existencia del [[campo magnético terrestre]], ya que este solo puede ser producido si existe una masa formada por material que sea [[conductor eléctrico]] girando a gran velocidad en el interior de la Tierra.
 
Además de los estudios geológicos, también la [[gravedad|teoría de la gravedad]] contradice dichas afirmaciones. Un objeto masivo, como cualquier [[planeta]] o [[estrella]], tiende a agruparse gravitacionalmente, conformando cuerpos esféricos y compactos, hasta lograr el [[equilibrio hidrostático]], pues una esfera sólida reduce al mínimo la [[energía potencial]] gravitatoria.<ref>White, Frank M. (2008): «Pressure distribution in a fluid» (págs. 63-107), artículo en ''Fluid Mechanics''. Nueva York: McGraw-Hill, 2008. ISBN 978-0-07-128645-9.</ref>
Una corteza en forma de ''[[cáscara]]'' no podría mantener dicho equilibrio hidrostático. En todo caso, la materia no sería capaz de mantenerse estructurada venciendo a la gravedad, sin colapsarse antes. Pero probablemente la mayor inconsistencia de la hipótesis de una Tierra con forma de esfera hueca, con habitantes y civilizaciones en el lado interno, es que en el espacio interno de una esfera hueca el campo gravitatorio es nulo. Eso se demuestra matemáticamente en los libros de [[física]] de nivel de licenciatura<ref>Ingard, U., y Kraushaar, W. (1972): «Introducción al estudio de la mecánica, materia y ondas». Barcelona: Reverté, 1972, ISBN 8429140603, 9788429140606.</ref> y ya lo había probado el mismo [[Isaac Newton]] en su libro fundacional [[Principios matemáticos de la filosofia natural]] usando un elegante argumento geométrico. Si además, como sostiene F. Baltanás en su libro, hubiera un pequeño sol en el centro del hueco, el único campo gravitatorio en el interior de la exótica configuración estaría dirigido hacia el sol. Cualquier cosa que hubiera al interior del hueco y que no estuviera pegada al interior de la esfera hueca de la Tierra caería hacia él.
Una corteza en forma de ''[[cáscara]]'' no podría mantener dicho equilibrio hidrostático. En todo caso, la materia no sería capaz de mantenerse estructurada venciendo a la gravedad, sin colapsarse antes.
 
Finalmente, no hay ninguna imagen o fotografía que indique que existan agujeros en alguno de los polos de la Tierra. Diversos satélites de [[órbita polar]], como el climático ''MetOp-A'', no han mostrado tal abertura.<ref>[http://www.esa.int/esaLP/LPmetop.html "MetOp-A"]</ref>
5

ediciones