Cambios

Estado del bienestar

52 bytes añadidos, hace 5 meses
Historia del Estado del bienestar
{{cita|El paso de una seguridad social solo para algunos, a una seguridad social para todos los ciudadanos, marca la aparición del Estado de bienestar. Los derechos de [[seguridad social]], es decir, las [[pensiones]], la [[derecho a la salud|sanidad]], el [[desempleo]], junto a los [[servicios sociales]], el [[derecho a la educación]], la [[cultura]] y otros [[servicios públicos]] aplicados al conjunto de los ciudadanos y no solo a los trabajadores, definirán la política de bienestar social como sello de identidad de las democracias europeas más avanzadas.<ref name=iniciativasocial/><ref name=derechoseconomicos/>}}
 
== Historia del Estado del Bienestarbienestar ==
{{AP|Historia del estado del bienestar}}
 
Las nociones actuales de «Estado del bienestar» corresponden al término inglés ''Welfare State'' (del que se traduce literalmente), cuyo uso quedó acuñado a partir de 1945, en la [[posguerra]] de la [[Segunda Guerra Mundial]], a partir de una expresión original de [[William Temple (arzobispo)|William Temple]], entonces [[Arzobispo de Canterbury]], en la que contraponía las políticas [[keynesiana]]s de posguerra al ''Warfare State'' (‘Estado de guerra’) de la [[Alemania Nazi]].
 
Sin embargo, con anterioridad ya se venían utilizando otros términos que expresan aproximadamente las mismas aspiraciones. En [[Inglaterra]] se hablaba de [[asistencia social]] o [[asistencia pública]] (''social assistance'' o ''public assistance'') organizada bajo las «leyes de pobres» ''(«[[Leyes de pobres inglesas|poor laws]]»)''. En Francia, durante el [[Segundo Imperio Francés|Segundo Imperio]] (1852-1870), el término «Estado-providencia» ''(«État-Providence»)'' fue acuñado por los republicanos que preconizaban un «Estado social» ''(État social)'' y criticaban la filosofía individualista de ciertas leyes (como la [[Ley Le Chapelier]], que prohibía los sindicatos). En la [[Alemania]] del [[Segundo Reich]] (1871) los «[[socialistas de cátedra]]» (universitarios) introdujeron el término ''Wohlfahrtsstaat'' para describir el sistema diseñado por las políticas [[Otto von Bismarck|bismarckianas]] en materia social. (ver [[Estado Social]]).
 
=== Desarrollo del Estado del Bienestarbienestar ===
 
A pesar de que existen algunos antecedentes en sistemas políticos anteriores, se ha alegado que la percepción del mejoramiento del bienestar material general de la población, como una de las funciones centrales de la [[Sociedad]] o [[Estado]], realmente se inició con los orígenes de la [[Ilustración]].<ref>{{cita|Ese plan ha recibido el nombre ―en su vertiente intelectual y filosófica― de «sistema de la Ilustración», ya que uno de sus principios fundamentales se asentabanasentaba en la seguridad de que la difusión del saber, la transmisión de las luces del conocimiento, es decir, la ilustración a todos los hombres sin distinciones, acarrearía un estado de bienestar y de felicidad como nunca se había registrado en la Tierra|Burucua J.; y Glatman, G. 1996:36; citados en C. Reynoso y F. Rodríguez: [http://www.saap.org.ar/esp/docs-congresos/congresos-saap/VII/programa/paneles/a/a6/reynoso-rodriguez.pdf «Rousseau y el espíritu del Iluminismo».]}}</ref>
En ese período, a pesar de que el poder de los monarcas llegó a ser absoluto, aparece el concepto del [[déspota ilustrado]], cuya función era, especialmente en Alemania, traer [[progreso]] y [[bienestar social]] y económico a su pueblo<ref>{{cita|Los principados germánicos están organizados con base en lo que entonces se llamaba Estado de policía, un tipo de Estado absolutista cuyo arreglo institucional tiene como base las relaciones entre el príncipe y los súbditos como relación de dominio (Véasevéase: Otto Mayer, Derecho administrativo alemán, tomo 1, pp. 45-66). Estos vínculos de dominio, sin embargo, tienen la peculiaridad de descansar en una especie de contrato en el cual los súbditos se comprometen a obedecer, en tanto que el príncipe lo hace para proveerles de prosperidad. La clave de la relación radica en que, para satisfacer las necesidades de la población, al príncipe se le ha dotado de atribuciones para realizar, sin límites, todo aquello que sea necesario al respecto. Dicho de otro modo, el poder principesco es ilimitado en este sentido.|Omar Guerrero Orozco, [http://omarguerrero.org/articulos/Cameral.pdf «Las ciencias camerales».]</ref>
―ver [[Cameralismo#Caracter.C3.ADsticas_y_evoluci.C3.B3n_del_cameralismo|Características y evolución del cameralismo]]―.
 
De acuerdo a [[Gertrude Himmelfarb]] ―historiadora [[neoconservadurismo|neoconservadora]]―, esto culminó alrededor dedel comienzo del siglo XIX:
 
{{cita|La tesis es que los 1800 marcó un quiebre intelectual, después del cual la pobreza llegó a ser crecientemente reconocida por los conscientes y autodesignados portadores del «[[Zeitgeist|espíritu de la época]]» como un problema del sistema más que del trabajador. [...] Éxitos futuros en resolver la pobreza requerirán reconocer tanto el aspecto material como moral del problema.|Gertrude Himmelfarb<ref>Himmelfarb, Gertrude (2004): [http://www.enotes.com/poverty-compassion-salem/poverty-compassion «Poverty and compassion»], artículo publicado en el sitio web Enotes. (Magill Book Reviews). Véase también: Himmelfarb, Gertrude (2004): ''The roads to modernity''. Londres: Vintage Books, 2004.</ref>}}
 
A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, en la mayor parte de los países de la [[Europa Occidental]], la llamada «[[cuestión social]]» ―expresada en la presión política de [[movimiento social|movimientos sociales]], especialmente los [[movimientos obreros]]― impulsó a los Gobiernos a adaptar la legislación sobre la condición social de la clase trabajadora y el trabajo, legislación que fue progresivamente modificada. La mayor parte de estas medidas fueron puntuales y de alcance mínimo, con características que dependen tanto de la historia como de las circunstancias político-sociales de cada país. Sin embargo, es posible notar un movimiento hacia servicios incrementalmente más comprensivos.
 
Esta situación culmina en las [[crisis económica]]s del [[Período de entreguerras]] y concomitantes crisis socio políticassociopolíticas (ver [[Gran Depresión]]), dado que las [[dictaduras]] que surgieron demostraron ser capaces de resolver las crisis de forma más efectiva que las democracias. Tanto la [[Unión Soviética]] con el [[Plan Quinquenal (URSS)|Plan Quinquenal]], como la [[Alemania Nazi]] de preguerra, la [[Italia]] de [[Mussolini]] (quien fue elogiado por «hacer que los trenes corrieranfuncionaran a tiempo», es decir, por poner fin a las [[huelga]]s y el caos económico que había dominado a ese país) y el [[Imperio del Japón|Japón imperial]], países todos que impusieron fuertes controles estatales a la economía, resolvieron la crisis a mediados de los [[años 1930|años treinta]]. Esto llevó al auge de proyectos políticos [[totalitarismo|totalitarios]], y no solo entre el ciudadano común y corriente. Por ejemplo, el 20 de enero de 1927, durante una visita a Roma, el entonces conservador y autodeclarado «constitucionalista y antisocialista» [[Winston Churchill]] declaró que si él hubiera sido italiano, se habría unido a Mussolini:
 
{{cita|Agregaré una palabra sobre el aspecto internacional del fascismo. Externamente su movimiento ha rendido un servicio al mundo entero. [...] Italia ha demostrado que hay maneras de luchar contra las fuerzas subversivas, maneras que pueden llevar las masas populares, propiamente dirigidas, a apreciar y defender el honor y la estabilidad de una sociedad civilizada. Ha previsto el antídoto necesario al veneno ruso. De ahora en adelante, ninguna gran nación estará desprovista de un último medio de protección contra el crecimiento canceroso del bolchevismo.|Winston Churchill, citado en [http://www.marxist.com/TUT/TUT6-2.html «The menace of Fascism»]}}
 
Alrededor de esas fechas, Churchill sugirió ametrallar a huelguistas como manera práctica de terminar la huelga. Aun tan tarde como en 1938, en vísperas del inicio de la Segunda Guerra Mundial, Churchill declaró que si alguna vez Inglaterra llegara a tener los mismos problemas que Alemania de postguerra, él esperaba que llegara a encontrar su «[[Adolf Hitler|Sr.&nbsp;Hitler]]»<ref>Churchill, Winston (1939): ''Step by step (1936-1939)''. Londres: Thornton Butterworth, 1939. {{cita|Si nuestro país fuera derrotado, desearía que encontráramos un campeón tan indomable como el señor Hitler para restaurar nuestro coraje y conducirnos otra vez al lugar que nos, corresponde entre las naciones.}}</ref>
amenazando las concepciones del [[Estado liberal]] y la [[democracia]], lo que a su vez amenazó la estabilidad mundial, culminando en la [[Segunda Guerra Mundial]] (1939-1945).<ref>Ver, por ejemplo, [[John Kenneth Galbraith|Galbraith, John Kenneth]] (1995): ''Un viaje por la economía de nuestro tiempo''.</ref>
 
Es en ese sentido que Waligorsky dice que se propuso la intervención estatal «como un resguardo contra el poder del mercado para socavar nuestras instituciones políticas y sociales más valuables. [...] Un mercado totalmente libre es definitivamente no el mejor mercado para una democracia, un mercado sin regulaciones no garantiza ni justicia ni prosperidad.»<ref>Waligorski, Conrad P. (1997): [https://kuecprd.ku.edu/~upress/cgi-bin/subjects/economics/978-0-7006-0803-4.html Resumen del libro «Liberal Economics and Democracy»], publicado en el sitio web de la Universidad de Kansas (http://www.kansaspress.ku.edu/wallib.html). Lawrence (Estados Unidos): University of Kansas Press, 1997. ISBN 978-0-7006-0803-4.</ref>
 
EsSe generalmenteadmite consideradogeneralmente que el resumen que [[Claus Offe]] hace de ese desarrollo es correcto:
 
{{cita|El Estado de bienestar ha sido el resultado combinado de diversos factores (…) El [[reformismo]] [[socialdemocracia|socialdemócrata]], el [[socialismo cristiano]], [[élites]] políticas y económicas [[conservadurismo|conservadoras]] ilustradas, y grandes [[sindicatos]] industriales fueron las fuerzas más importantes que abogaron en su favor y otorgaron esquemas más y más amplios de seguro obligatorio, leyes sobre protección del trabajo, salario mínimo, expansión de servicios sanitarios y educativos y alojamientos estatalmente subvencionados, así como el reconocimiento de los sindicatos como representantes económicos y políticos legítimos del trabajo.|Claus Offe<ref>Claus Offe (1990): ''Contradicciones en el Estado del bienestar'' (capítulo&nbsp;VII). Madrid: Alianza, 1990.</ref>}}
 
A fin de evitar errores, es necesario agregar específicamente la influencia de sectores [[liberalismo|liberales]] y [[democracia cristiana|demócrata-cristianos]], con personajes tales como [[David Lloyd George]] y [[Konrad Adenauer]], respectivamente.
 
A partir de lo anterior ―y comenzando en 1945― se implementaron en la Europa Occidental las políticas socioeconómicas que llegaron a ser conocidaconocidas como «Estado del bienestar» moderno. Esa implementación dio origen a lo que [[Eric Hobsbawm]] ―entre otros―<ref>Por ejemplo: Stephen A. Marglin y Juliet B. Schor (editores): ''The Golden Age of Capitalism: Reinterpreting the Postwar Experience''. Londres: [[Oxford University Press]]. ISBN13: 9780198287414; ISBN10: 0198287410.</ref>
ha llamado «la edad de oro del capitalismo»,<ref>Barciela, Carlos: [http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1343342 «La edad de oro del capitalismo (1945-1973)»], artículo publicado en el sitio web UniRioja.</ref><ref>Vera, Juan Manuel: [http://www.fundanin.org/vera15.htm «Sobre Hobsbawm y el corto siglo&nbsp;XX»], artículo publicado en el sitio web Fundanin.</ref>
ya que ocasionó el período de crecimiento económico sostenido más exitoso en el siglo&nbsp;XX.<ref>En mayo delde 2000, el [[Fondo Monetario Internacional|FMI]] (Fondo Monetario Internacional) publicó su análisis acerca del desarrollo económico en el siglo&nbsp;XX ―''The World Economy in the Twentieth Century''―. En el [http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2000/01/pdf/chapter5.pdf quinto capítulo de esa obra (pág&nbsp;154)] aparece un gráfico comparendocomparando el porcentaje de crecimiento de diferentes periodos de ese siglo. El periodo de 1950 a 1973 ―denominado «Industrial Nations Golden Age» (la edad de oro de las naciones industriales)― es claramente el que muestra mejores tasas de crecimiento económico, más del doble que cualquier otro periodo de ese siglo. </ref>
 
Algunas autoridades<ref>Por ejemplo, Johannes R. B. Rittershausen: [http://ideas.repec.org/p/kln/iwpdip/dp01-07.html «The Postwar West German Economic Transition: From Ordoliberalism to Keynesianism»] (en inglés).</ref>
argumentan que tales desarrollos se condujoefectuaron bajo la propuesta general del [[keynesianismo]]. Otras<ref>Por ejemplo: Christopher S. Allen: [http://csallen.myweb.uga.edu/allen_moss.pdf «Ordo-liberalism trumps Keynesianism: Economic Policy in the Federal Republic of Germany and the E.U.»] (en inglés)</ref>
aducen que fue bajo las propuestas generales del [[ordoliberalismo]] (ver [[Estado Social]]). Sin embargo. la mayoría de los estudiantesestudiosos del áreatema sugieren que hay una similaridad básica entre estas visiones y aun otras, tales como las del [[dirigismo]] propuesto en Francia en ese período<ref>Por ejemplo: Agnes Labrousse y Jean-Daniel Weisz (editores): ''Institutional Economics in France and Germany: German Ordoliberalism versus the French Regulation School'' (en inglés). Springer (Studies in Economic Ethics and Philosophy), diciembre de 2000. ISBN 3-540-67855-7; ISBN 978-3-540-67855-7</ref>
etc. (ver también: [[Economía del bienestar]]).
 
En 1956, [[Karl Popper]] describió los logros de esa propuesta en los siguientes términos:
 
{{cita|En ningún otro momento, y en ninguna parte, han sido los hombres más respetados, como hombres, que en nuestra sociedad. Nunca antes los [[Derechos Humanos]] y la dignidad humana, han sido tan respetados y nunca antes ha habido tantos dispuestos a hacer sacrificios por otros, especialmente por aquellos menos afortunados que ellos. Esos son los hechos. [...] Quiero enfatizar que estoy al tanto de otros hechos. El poder todavía corrompe, incluso en nuestro mundo. Empleados públicos todavía se comportan a veces como amos descorteses. Todavía abundan dictadores de bolsillo. [...] Pero todo eso no se debe tanto a la falta de buenas intenciones como a la falta de habilidad e incompetencia.|Karl Popper<ref>Popper, Carl: «The History of our time: an optimist’s view», capítulo&nbsp;19 del libro ''Proofs and Refutations'' (pág.&nbsp;370). Routledge, 1963 (89) (en inglés en el original)</ref>}}
 
Popper continúa:
 
{{cita|Pero volvamos nuestra atención a asuntos más importantes. Nuestro [[mundo libre]] ha eliminado casi, si no completamente, eliminado los grandes males que con anterioridad han asediado la vida social de los hombres. [...] Veamos lo que se ha logrado, no solo aquí en [[Gran Bretaña]] a través del Estado del bienestar, sino con algún método u otro en todas partes en el mundo libre.|Karl Popper ([[opus citato|op. cit.]]}}
 
Y da la siguiente lista de lo que él considera ―desde el punto de vista liberal― los males que pueden ser resueltos o remediados por la [[cooperación]] social:
* La pobreza
* Pobreza
* Desempleo y formas similares de inseguridad social.
* Enfermedad y dolor.
* La guerra.
 
Desde un punto de vista [[conservadurismo|conservador]], los beneficios del Estado del bienestar son dobles: por un lado, la generación de [[consenso]] social de forma que el sistema funcione de forma armónica y eficiente.<ref>Mishra: El Estado de bienestar en crisis. Madrid, MTAS, 1992, p 24 </ref>
y, por el otro, siguiendo de lo anterior, una función de creación y reforzamiento de valores [[ético]]s fundamentales a la existencia y estabilidad de [[relación social|relaciones sociales]]es, llevando así a una creciente [[integración social]]: «La provisión de los beneficios (del Estado del bienestar) es sobre la base de ayudar a los menos privilegiados a adquirir la disciplina necesaria para adheriradherirse a los estándares morales (sociales o comunes)»:<ref>Sanford Schram [http://books.google.com/books?id=RdjlzSI5zRYC&pg=PA153&lpg=PA153&dq=conservatism+%2B+public+ethic+%2B+welfare&source=bl&ots=ldKYIVzJ_-ldKYIVzJ&sig=07r4Yf2HiTZWo9W8PewSPNvPNWc&hl=en&ei=sMskTKSUOcyTjAezncR3&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=8&ved=0CDoQ6AEwBw#v=onepage&q=conservatism%20%2B%20public%20ethic%20%2B%20welfare&f=false «Welfare discipline: discourse, governance, and globalization».]</ref>
 
{{cita|La respuesta conservadora es que el debate acerca de si debería haber un Estado del bienestar ha terminado. El debate apropiado a estos días debería ser acerca de las modalidades a través de loslas cuales las «ayudas recibidas por derecho» (entitlements) son entregadas. Las modalidades importan, porque algunas promuevepromueven y otras no los atributos y actitudes ―mirar al futuro, independencia, responsabilidad por la vida saludable― indispensables para una vida digna en una sociedad económicamente vibrante que un Estado del bienestar devorador de ingresos necesita en una época de población que se envejece necesita.|George Will<ref>George Will: [http://www.realclearpolitics.com/articles/2007/05/conservatism_realistic_about_g.html «The Case for Conservatism».]</ref>}}
 
Conviene recordar que la visión conservadora del Estado es que ese existe para satisfacer las necesidades humanas (desde el punto de vista liberal es promover la libertad ciudadana) y como tal los conservadores aceptan el Estado del bienestar<ref>New Mexico State University: [http://www.nmsu.edu/~govdept/faculty/Baker/spring06/Ideologies-conservative.ppt Conservative Ideology] </ref>
Usuario anónimo