Diferencia entre revisiones de «Nablus»

No hay cambio en el tamaño ,  hace 2 años
m
(→‎Religión: No confundir a la Iglesia latina con la totalidad de la Iglesia católica (romana))
Etiqueta: editor de código 2017
Flavia Neapolis ("la nueva ciudad del emperador Flavio") fue fundada el año 72 d.C por el emperador romano [[Vespasiano]] sobre las ruinas de una aldea [[Samaritanos|samaritana]], en ocasiones llamada ''Mabartha'' ("el pasaje")<ref name=":5">Negev y Gibson, 2005, p. 175.</ref> o ''Mamorpha''.<ref name=":10">{{Cita web|url=http://www.jewishencyclopedia.com/articles/11260-nablus|título=Enciclopedia Judía - Shechem|fechaacceso=11 de diciembre de 2016|autor=|enlaceautor=|fecha=|idioma=Inglés|sitioweb=|editorial=}}</ref> Ubicada entre el [[monte Ebal]] y el [[monte Guerizín]], la nueva ciudad quedaba a dos kilómetros al oeste de la ciudad bíblica de [[Siquem]], que fue destruida por los romanos ese mismo año durante la [[primera guerra judeo-romana]].<ref name=":8">{{Cita web|url=http://www.dundee-nablus.org.uk/nablushistory.html|título=Historia de Nablus|fechaacceso=11 de diciembre de 2016|autor=|enlaceautor=|fecha=|idioma=Inglés|sitioweb=Dundee-Nablus ciudades hermanadas|editorial=}}</ref><ref name=":18">{{Cita web|url=http://www.christusrex.org/www1/ofm/mad/discussion/035discuss.html|título=Christus Rex - Historia de Nablus|fechaacceso=17 de diciembre de 2016|autor=|enlaceautor=|fecha=|idioma=Inglés|sitioweb=|editorial=}}</ref> En las cercanías de la ciudad se encuentran lugares sagrados como la Tumba de José y el Pozo de Jacob. Debido a su posición estratégica y a la abundancia de agua de manantiales cercanos, Neapolis prosperó acumulando progresivamente territorios, incluidos los de la anterior toparquía [[judea]] de Acraba.<ref name=":18" />
 
En la medida en la que su montañosa ubicación lo permitía, la ciudad se construyó siguiendo el [[Plan hipodámico|diseño romano en cuadrícula]] y en ella se establecieron veteranos que habían luchado en las victoriosas [[Legión romana|legiones romanas]], así como otros colonos extranjeros.<ref name=":5" /> En el siglo II d.C., el emperador [[Adriano]] mandó construir un gran teatro en Neapolis con capacidad para 7.000 espectadores sentados. Las monedas de esta época encontradas en Nablus representan emblemas militares romanos y dioses del [[Mitología griega|panteón griego]] como [[Zeus]], [[Artemisa]], [[Serapis]] y [[Asclepio]],<ref name=":5" /> de lo que se deriva que Neapolis era completamente pagana en aquella época.<ref name=":5" /> [[Justino Mártir|San Justino mártir]], que había nacido en la ciudad en torno al año 100 d.C., encontró ejemplos de [[platonismo]] en la zona, pero no de [[cristianismo]].<ref name=":5" /> La ciudad siguió prosperando hasta la [[Año de los cinco emperadores|guerra civil]] que enfrentó a [[Septimio Severo]] y [[Pescenio Níger]] durante los años 198 y 199 d.C., en la que la ciudad se puso de parte del segundo para poco después recibir la noticia de su derrota. Como consecuencia de su postura, Severo privó temporalmente a la ciudad de sus privilegios legales y se los atribuyó a la vecina [[Sebastia]] en su lugar.<ref name=":5" /><ref name=":10" />
[[Archivo:Philip the Arab Coin.jpg|miniaturadeimagen|Moneda con la efigie de Filipo el Árabe]]
En el año 244 d.C., [[Filipo el Árabe]] convirtió Flavia Neapolis en una colonia romana llamada ''Julia Neapolis'', estatus que retuvo hasta la llegada al poder de [[Treboniano Galo]] en el 251 d.C. La ''[[Enciclopedia Judaica]]'' especula con que la ciudad era eminentemente cristiana en los siglos II y III, mientras que otras fuentes ofrecen fechas bastante posteriores, como el 480 d.C.<ref name=":6">Negev y Gibson, 2005, p. 176.</ref> Está atestada la presencia de un obispo de Nablus en el [[Concilio de Nicea I|Concilio de Nicea]] en el 325 d.C.<ref name=":6" /> La presencia de samaritanos en la ciudad también queda reflejada en documentos literarios y epigráficos del siglo IV d.C., pero no hay datos concluyentes que demuestren una presencia [[Judaísmo|judía]] en la antigua Neapolis.<ref name=":6" />
Una serie de conflictos estallaron en el año 451 entre los habitantes cristianos de Neapolis. Por aquella época, Neapolis estaba en la provincia [[Imperio bizantino|bizantina]] de Palaestina Prima. Las tensiones surgieron por los intentos de los [[Monofisismo|cristianos monofisitas]] de evitar la vuelta del [[patriarca de Jerusalén]], Juvenal, a su sede episcopal.<ref name=":18" /> Sin embargo, afortunadamente, el conflicto no derivó en revueltas civiles.
[[Archivo:Ancient ruins in a Nablus neighborhood.JPG|izquierda|miniaturadeimagen|Ruinas de la Antigüedad Clásica en Nablus]]
Al mismo ritmo en que se suavizaban los roces entre cristianos, crecían las tensiones entre las comunidades cristiana y samaritana de la ciudad. En 484, un choque letal entre ambos grupos tuvo lugar en la ciudad,<ref name=":10" /> provocado por rumores de que los cristianos intentaban transladartrasladar los restos de los hijos y nietos de [[Aarón]]ː [[Eleazar (personaje bíblico)|Eleazar]], Itamar y Fineas. Los samaritanos reaccionaron entrando en la catedral de Neapolis, asesinando a los cristianos en su interior y cortando los dedos del obispo Terebinto. Este huyó entonces a [[Constantinopla]], exigiendo del emperador una guarnición del ejército en la ciudad para evitar futuros ataques. Como resultado de la revuelta, el emperador bizantino [[Zenón (emperador)|Zenón]] erigió una iglesia en honor a [[María (madre de Jesús)|María]] en el monte Guerizín, prohibiendo a los samaritanos subir al monte a celebrar sus ceremonias religiosas y confiscando su sinagoga allí. Esta decisión del emperador incrementó la ira de los samaritanos.<ref name=":18" />
 
Los samaritanos se rebelarón otra vez durante el reinado del emperador [[Anastasio I (emperador)|Anastasio I]], reocupando el monte Guerizín, que no tardaría en ser reconquistado por el gobernador bizantino de [[Edesa]], Procopio. Una tercera revuelta samaritana, posiblemente la más violenta, tuvo lugar bajo la dirección de [[Juliano ben Sabar]] en el año 529. Ammonas, obispo de Neapolis, fue asesinado, mientras que los párrocos de la ciudad fueron despedazados y después quemados con las reliquias de sus santos. El emperador [[Justiniano I]] envió tropas para aplastar la revuelta, lo que acabó con la masacre de la mayoría de la población samaritana de la ciudad.<ref name=":18" />