Diferencia entre revisiones de «Campaña de Andalucía»

25 bytes eliminados ,  hace 3 años
m
∵Cambiar: enlaces con nombre alternativo(piped link) por enlaces internos PR:CW#64
m (∵Cambiar: enlaces con nombre alternativo(piped link) por enlaces internos PR:CW#64)
El 17 de julio, por la tarde, la guarnición militar de Melilla se sublevó inesperadamente.{{Sfn|Thomas|1976|pp=239-241}} Tras Melilla, siguieron las demás plazas del protectorado de Marruecos, y después —al día siguiente— se produjo el levantamiento de la guarnición de las Islas Canarias, al mando del general [[Francisco Franco]].{{Sfn|Aróstegui|2006|pp=42-45}}
 
Ese día la sublevación se extendió a la Península ibérica. A las dos de la tarde del 18 de julio una parte de la guarnición de  Sevilla [[Golpe de Estado de julio de 1936 en Sevilla|se sublevó]] contra el Gobierno. El general [[Gonzalo Queipo de Llano|Queipo de Llano]], líder principal de la conspiración en Andalucía, arrestó a los mandos de la [[II División Orgánica]] y se hizo con el control de la misma.{{Sfn|Salas|1992|pp=247-260}} Aunque encontró una fuerte resistencia popular en varios puntos de la ciudad, Queipo de Llano logró dominar el centro urbano y el aeródromo de Tablada. A continuación, dio la orden de sublevarse a las restantes guarniciones andaluzas, sin esperar hasta el día 19 como estaba previsto en el plan del [[Emilio Mola|general Mola]].{{Sfn|Salas|1992|p=265}} Unas horas después, en la ciudad de Córdoba el coronel [[Ciriaco Cascajo]] sublevó al regimiento de artillería y proclamó el estado de guerra, logrando dominar la ciudad.{{Sfn|Aróstegui|2006|p=68}} A lo largo de la tarde secundaron su llamamiento las guarniciones de [[Cádiz]] (general [[José López-Pinto]]), [[Jerez de la Frontera]] (comandante Salvador de Arizón), [[Algeciras]] (teniente coronel [[Manuel Coco Rodríguez|Manuel Coco]]), y [[Málaga]] (general [[Francisco Patxot]]).{{Sfn|Hurtado|2011|pp=19-20}} La sublevación en la capital malagueña fracasó estrepitosamente y dejó esta provincia bajo control gubernamental; por el contrario, el triunfo de la sublevación en la provincia de Cádiz dio oportunidad de cruzar el [[estrecho de Gibraltar]] a algunas unidades del [[Ejército de África (España)|Ejército de África]] que serían decisivas.{{Sfn|Ortiz|2006|p=144}}
 
La guarnición de Granada [[Golpe de Estado de julio de 1936 en Granada|se sublevó]] finalmente la tarde del 20 de julio, y logró hacerse con el control total de la ciudad sólo varios días después, tras someter la resistencia popular.{{Sfn|Thomas|1976|p=289}}{{Sfn|Gibson|1981|p=103}} Por su parte, Huelva, Jaén y Almería se mantuvieron fieles a las autoridades republicanas, a pesar del fallido conato de rebelión en Almería.{{Sfn|Aróstegui|2006|pp=70-71}}
Para el 25 de julio los sublevados ya controlaban Granada y las poblaciones de sus alrededores, pero estas se encontraron aisladas en medio de la [[zona republicana]],{{Sfn|Álvarez Rey|2006|p=182}}{{Sfn|Thomas|1976|p=282}} ya que la mayor parte de la provincia se mantuvo fiel a la República.{{Sfn|Aróstegui|2006|p=70}} Durante los primeros días de la contienda la línea del frente pasaba por [[Güejar-Sierra]], [[Sierra Nevada (España)|Sierra Nevada]], [[Órgiva]], [[La Malá]], [[Santa Fe (Granada)|Santa Fe]], [[Láchar]], [[Íllora]], [[Cogollos]], [[Huétor-Santillán]], [[Beas de Granada|Beas]], [[Dúdar]] y [[Quéntar]]. En algunos puntos los republicanos se encontraban a tan solo ocho kilómetros del centro urbano.{{Sfn|Gibson|1981|p=105}} En la capital granadina las fuerzas sublevadas no disponían de un gran número de fuerzas y dentro de la ciudad seguía habiendo muchos partidarios o posibles simpatizantes de la República. A las afueras de Granada, la localidad de Víznar se convirtió en un importante punto estratégico para los sublevados ya que desde allí se podían interceptar todas las posibles incursiones republicanas sobre Granada, especialmente desde las posiciones montañosas que la República tenía al norte de la ciudad. Durante el resto de la contienda los republicanos mantuvieron bajo su control estas posiciones,{{Sfn|Gibson|1981|p=237}} que no sufrieron ninguna alteración significativa. A pesar de su cercanía al frente de guerra, Víznar también se hizo famoso por ser un lugar donde los sublevados llevaban a muchas de sus víctimas para ser fusiladas.{{Sfn|Gibson|1981|pp=238-241}}
 
Con la ciudad rodeada por territorio republicano, estos intentaron recuperarla. Durante los primeros días las fuerzas gubernamentales realizaron varios bombardeos aéreos sobre la ciudad.{{Sfn|Solé i Sabaté|Villarroya|2003|pp=32-33}} El 30 de julio una columna de milicianos trató de reconquistar Granada atacando por el sector de Huétor-Santillán, pero estos fueron rechazados por los defensores; los milicianos se retiraron dejando atrás un buen número de muertos y gran cantidad de armamento abandonado.{{Sfn|Gibson|1981|pp=106}} Aquel fue el único intento republicano de consideración por recuperar la ciudad. A comienzos de agosto una bandera de la [[Legión Española|Legión]]  fue enviada por aire y acuartelada en la ciudad para reforzar su defensa.{{Sfn|Aróstegui|2006|p=70}}
 
=== Frente de Córdoba ===
Tras el triunfo de la sublevación en la capital cordobesa una parte importante de la provincia se mantiene fiel a la República.{{Sfn|Aróstegui|2006|p=68}} Numerosos municipios cayeron inicialmente en manos de los sublevados, pero a partir del 21 de julio muchas de las localidades sublevadas volverían a estar bajo control republicano: ese mismo día caen [[Nueva Carteya]], [[Santa Eufemia (España)|Santa Eufemia]] y [[Pedro Abad]]. El día 22, campesinos de [[Espejo]] y [[Castro del Río]] se hacen con el control de las localidades tras masacrar a los derechistas más destacados; también cayeron [[Montoro]] y [[Villafranca de Córdoba]]; el 23 de julio vuelven a control republicano [[Posadas]] y [[Puente Genil]] tras una fuerte lucha. A pesar de ello, varias poblaciones de la provincia siguieron bajo control de los sublevados. En la capital de la provincia, la guarnición era muy pequeña y apenas contaba con apoyo de otras tropas sublevadas.{{Sfn|Martínez Bande|1985|pp=91-92}}
 
En el núcleo de la Cuenca minera del norte de la provincia, [[Peñarroya-Pueblonuevo]], estaba prevista la celebración de un congreso sindical y allí se encontraban un gran número de dirigentes sindicales de la minería.{{Sfn|García Parody|2009|p=119}} El congreso fue suspendido, pero Peñarroya se convirtió en el centro de operaciones del norte de la provincia y de las milicias mineras. A pesar de que estaba previsto, la Guardia Civil en la zona finalmente no se unió a los sublevados.{{Sfn|García Parody|2009|p=119}} Desde Peñarroya se intentó reconquistar la capital de provincia, aunque las tentativas no llegaron a prosperar y los intentos se centraron más en reconquistar localidades cercanas que se habían sublevado, como [[Villaviciosa]].{{Sfn|García Parody|2009|p=120}} El Comité de Defensa local constituyó el «[[Batallón del Terrible|Batallón del Terrible»]]», aunque tardó mucho tiempo hasta quedar definitivamente organizado y poder actuar en el frente. El diputado [[Eduardo Blanco Fernández|Eduardo Blanco]], que se convirtió en uno de los líderes republicanos en el norte de la provincia, se trasladó a Madrid para tratar de obtener armas y municiones.{{Sfn|García Parody|2009|p=120}}
 
El 1 de agosto una columna procedente de Sevilla al mando del teniente coronel [[Antonio Castejón Espinosa|Castejón]] avanzó sobre Puente Genil, localidad que logró tomar sin demasiada dificultad a pesar de la fuerte resistencia que ofrecieron sus habitantes.{{Sfn|Preston|2013|p=231}} Los conquistadores impusieron una fuerte represión sobre la localidad por la violencia que había tenido lugar una semana antes, cuando las fuerzas izquierdistas habían logrado reconquistar la población: sólo el primer día fueron ejecutadas 501 personas.{{Sfn|Preston|2013|p=232}} Algo parecido ocurrió en Baena, que tras ser dominada inicialmente por un comité anarquista, el 28 de julio fue tomada a sangre y fuego por una columna al mando de [[Eduardo Sáenz de Buruaga|Sáenz de Buruaga]].{{Sfn|Preston|2013|pp=240-242}}
2417

ediciones