Abrir menú principal

Cambios

Estado del bienestar

48 bytes añadidos, hace 1 año
Rescatando referencia 3 y marcando 0 como roto #IABot (v1.5.5)
A pesar de lo anterior, los mecanismos, logros y objetivos del Estado del bienestar aún se mantienen, en Europa, no solo como fundamento moral de [[cohesión social]], sino también como base realista y necesaria del bienestar socioeconómico común. Por ejemplo, el ''Libro verde sobre los servicios de interés general'', presentado por la [[Comisión Europea]] en mayo de 2002, define la noción del [[interés público|interés general]] europeo como «la satisfacción de las necesidades básicas de los ciudadanos y la preservación de bienes públicos, cuando el [[Fallo de mercado|mercado falla]]».<ref>Laurent, Éloi: [http://spire.sciences-po.fr/hdl:/2441/3563/resources/eloi.pdf «L’intérêt général dans l’Union européenne»], artículo en francés publicado en el sitio web Spire Sciences.</ref>
 
Más recientemente, como consecuencia de la [[Crisis económica de 2008-2009]], la [[demócrata cristiana]] [[Angela Merkel]] ―haciéndose eco del sentimiento keynesiano― proclamó: «Solo el Estado es capaz de restaurar la confianza necesaria»,<ref>[httphttps://web.archive.org/web/20081203014045/http://economictimes.indiatimes.com/%20News/%20International_Business/%20Only_state_intervention_can_save_us_now_says_Merkel/articleshow/%203587261.cms Declaraciones de Angela Merkel]</ref>
y tanto el socialista no&nbsp;marxista ―con influencia cristiana y [[fabianismo|fabiana]]― [[Gordon Brown]] como el conservador [[Nicolas Sarkozy]] han opinado que «el [[laissez-faire]] tuvo su hora» e incluso el periódico ''[[The Economist]]'' ―bastión del pensamiento liberal clásico moderno― ha dicho:
{{cita|Para los liberales, [...] la crisis ha puesto de relieve defectos en la manera en que ellos también implementan sus modelos. Lograr regulaciones adecuadas es tan importante como liberar los mercados; puede que un sector público eficiente cuente tanto como un sector privado eficiente, inversiones públicas en transporte, educación y salud, bien hechas, pueden pagar dividendos. [...] Pragmatismo y eficiencia siempre son de importancia.|[http://www.economist.com/opinion/displaystory.cfm?story_id=13610767 Editorial] publicada en ''[[The Economist]]'', 9 a 15 de mayo de 2009.}}
o que los gastos sociales son más efectivos y cuestan menos que otras medidas de reducción de problemas sociales, por ejemplo, criminalidad,<ref>Por ejemplo: en Estados Unidos en el 2007 hubo sobre 13&nbsp;636&nbsp;asesinatos (de los cuales 9146 fueron con armas de fuego). En Gran Bretaña la cifra es parecida, 600 y 40&nbsp;asesinatos por año, respectivamente. Ver [http://www.guardian.co.uk/news/datablog/2011/jan/10/gun-crime-us-state Gun crime statistics by US state] - Esos crímenes, aparte del sufrimiento a las víctimas y sus familias, ocasionan costos económicos cuantificables, tales como las pérdidas de ingreso y producción tanto de las víctimas como de los perpetradores, gastos en prisiones, etc. </ref><ref>{{cita|Pague ahora, o pague aún más más adelante. Así es como los expertos en criminología describen las diferentes visiones acerca de cómo reducir la criminalidad. Podemos identificar los problemas sociales que incrementan los crímenes y gastar dinero en tratar de reducirlos. O podemos gastar dinero más adelante, y ―de acuerdo a la mayoría de las versiones, cantidades aún mayores― encarcelando a un creciente número de criminales agobiados por esos problemas sociales.|Sandro Contenta y Jim Rankin<br />(de la Escuela de Criminología de la Universidad Simon Fraser, de Canadá)<br />en [http://web.archive.org/web/http://www.sfu.ca/criminology/newsevents/SolvingcrimeTackletherootcausesfirst.html «Solving crime? Tackle the root causes first»] (‘¿cómo resolver el delito? Primero ataque las causas en la raíz’).}}</ref>
etc. A extremis, esta visión puede ser concebida como [[utilitarismo|utilitaria]], con una concepción de la sociedad como [[grupo de interés]]: sería, se puede alegar, más [[efectividad|efectivo]] y [[eficiencia|eficiente]] gastar en asuntos sociales que eliminar o controlar los problemas que de otra manera se multiplicarían<ref>Por ejemplo, Richard Wilkinson y Kate Pickett, en una revisión de estudios (por ejemplo, nota siguiente) encuentran que los problemas comunes entre los menos ricos se acentúan en relación a la desigualdad de ingresos. Por ejemplo, más de cien estudios, en países incluyendo Estados Unidos, Rusia, China, Chile, etc., muestran que las tasas de homicidios son mayores y los niveles de salud son peores en sociedades más desiguales, no solo comparando países entre sí, sino también regiones dentro de los mismos países. Ver Richard Wilkinson y Kate Pickett (2009): ''The Spirit Level: Why More Equal Societies Almost Always Do Better''. ISBN 1-84614-039-0 - ISBN 978-1-84614-039-6 - (Wilkinson, R y Pickett, K. (2009), “Desigualdad. Un análisis de la (in)felicidad colectiva”. Turner, Madrid.) Véase también la revisión de ese libro, realizada por Lynsey Hanley (2009): [http://www.guardian.co.uk/books/2009/mar/13/the-spirit-level «The way we live now»], y otra [http://www.fundacionluisvives.org/rets/15/articulos/53215/index.html reseña] en la ''Revista Española del Tercer Sector'' (mayo-agosto de 2010).</ref><ref>Por ejemplo, David Stuckler y otros encontraron ―en un estudio llevado a cabo sobre datos de 26&nbsp;países europeos desde 1970 hasta 2007― que por cada 1&nbsp;% que el desempleo aumenta, los suicidios y homicidios se incrementan en 0.8&nbsp;%, pero cuando el desempleo se incrementa en un 3&nbsp;%, los suicidios se elevaron un 4.4&nbsp;% y homicidios un 6&nbsp;%. (Citado por “New Scientist” 11 de julio de 2009, p 6)</ref>
(Ver también [[anomia (ciencias sociales)|anomia]]). Sin embargo, y a pesar de que tal percepción facilita y ordena el discurso político-social en relación a los gastos sociales, en la medida que centra la atención en ventajas comunes promoviendo al mismo tiempo el desarrollo de técnicas y conceptos de utilidad social<ref>Así, por ejemplo: la introducción a la [httphttps://web.archive.org/web/20100116005208/http://www.uag.mx/postgrado/mevalup.htm Maestría en Evaluación Social de Proyectos] de la Universidad Autónoma de Guadalajara (en México), dice:
{{cita|Dentro de la administración pública existe un vacío en términos de herramientas técnicas que permitan asignar eficientemente el gasto público, así como de indicadores que permitan dar prioridad a los proyectos y obras presupuestados. El presupuesto público y privado enfrenta cada vez mayores restricciones, mientras que las necesidades de bienes y servicios en la sociedad se desarrollan paralelamente al crecimiento poblacional, por lo que los rezagos en inversiones son cada vez mayores; y la justificación de obra pública parte solamente de elementos cualitativos no comparables. Los proyectos de infraestructura o servicios públicos deben ser analizados bajo un enfoque de rentabilidad social, ya que los criterios privados derivan en resultados erróneos, por lo que deben aplicarse metodologías específicas al estudiar la conveniencia de su ejecución, debido a que las distorsiones en el mercado de bienes y servicios provoca que los resultados no entreguen una respuesta adecuada; finalmente, no existe un sistema eficiente, continuo y permanente en la identificación de proyectos.}}</ref><ref>Por ejemplo: Carlos H. Acuña: [httphttps://web.archive.org/web/20070723192850/http://www.iij.derecho.ucr.ac.cr/archivos/documentacion/inv%20otras%20entidades/CLAD/CLAD%20X/documentos/acuna.pdf Notas sobre la metodología para comprender (y mejorar) la lógica político-institucional de las estrategias de reducción de la pobreza en América Latina] </ref><ref>Robinson, Andy (2012): [http://blogs.lavanguardia.com/diario-itinerante/2012/10/ «Un dato espeluznante y no es la prima de riesgo»], artículo del 11 de octubre de 2012 en el diario ''La Vanguardia'' (México).</ref>
se ha alegado, en contra, que esta aproximación empobrece la visión tanto académica como social.<ref>{{cita|[[Amartya Sen]] señala que «la economía moderna se empobreció en forma sustancial debido a la distancia que se ha abierto entre la ética y la economía», ya que, como consecuencia de ese divorcio, la ciencia económica ha tenido una visión estrecha de las motivaciones del comportamiento humano y del significado del desarrollo social.|Rodrigo Uprimny-Yepes, en [http://biblioteca.universia.net/ficha.do?id=37715381 «Legitimidad y conveniencia del control constitucional de la economía»]}}
Uprimny alega que lo mismo se puede decir de la relación ley-economía.</ref>
648 317
ediciones