Abrir menú principal

Cambios

m
Los falsos informes que emitía Egipto acerca de una aplastante victoria sobre el ejército israelí<ref name=npr>{{cita web |url=http://www.npr.org/news/specials/mideast/history/history4.html |título=Part 4: The 1967 Six Day War |fechaacceso=28 de diciembre de 2008}}</ref> y las previsiones de que la artillería egipcia pronto tendría a su alcance [[Tel Aviv]] influyeron en la disposición de Siria para entrar en la guerra. El ejército sirio comenzó a bombardear y llevar a cabo ataques aéreos en el norte de Israel. En cuanto la Fuerza Aérea Israelí completó su misión en Egipto, se dedicó a destruir a la sorprendida Fuerza Aérea de Siria. Así fue como Siria descubrió que las noticias que había escuchado de Egipto acerca de la supuesta destrucción casi total del ejército israelí eran evidentemente falsas.<ref name=Knopf642>{{cita libro |apellido=Sachar |nombre= Howard M. |título=A History of Israel from the Rise of Zionism to Our Time |ubicación=Nueva York |año=1976 |páginas=642 |isbn=0-394-48564-5}}</ref> Durante la noche del 9 de junio, los ataques aéreos israelíes destruyeron las dos terceras partes de la Fuerza Aérea de Siria, y obligaron a la tercera parte restante a retirarse a bases alejadas del frente, lo que impidió que participase en ninguna otra operación subsiguiente de la guerra.
 
Una amplia ofensiva siria fracasó rápidamente. Entre los varios problemas con los que se encontró Siria estaba el de que sus tanques eran demasiado grandes para atravesar los puentes; por esta causa varios tanques sirios se hundieron en el río Jordán al intentar cruzarlo. La falta de comunicaciones por radio entre los tanques y las unidades de infantería llevaron a que estas ignorasen la orden de avanzar. Un informe del ejército sirio posterior a la guerra llegó a la siguiente conclusión: «Nuestras fuerzas no pasaron a la ofensiva, ya sea porque no llegaron, porque no estaban del todo preparadas o porque no podían encontrar refugio de los aviones del enemigo. Los reservistas no pudieron resistir los ataques aéreos; una vez dispersos, su moral se hundió».<ref>Oren, 2002, electronic edition, Section "Damascus and Jerusalem".</ref> Asumiendo sus elevadas pérdidas, el ejército sirio emprendió la retirada la noche del [[9 de junio]].
 
El mando sirio abandonó la esperanza en el éxito de un ataque terrestre, y en su lugar comenzó un intenso bombardeo de las ciudades y de los civiles israelíes del [[valle de Jule]].