Diferencia entre revisiones de «Antonio de Villacastín»

272 bytes añadidos ,  hace 2 años
Se quedó huérfano siendo muy joven y bajo la tutela de un tío suyo aprendió a leer y a escribir. Cuando se independizó se marchó a vivir a Toledo donde encontró trabajo junto a un maestro asentador de ladrillos que le enseñó todo sobre el oficio de la construcción. Después quiso ser religioso y fue admitido en el convento de [[Orden de San Jerónimo|jerónimos]] de Santa María de la Sisla, situado a tres km de [[Toledo]] hacia el este, que fue fundado en el siglo XIV. (En la actualidad el convento es una casa de labores agrícolas; la iglesia se arruinó totalmente).
 
Tenía fama de ser un buen profesional de la construcción, fama que se extendió hasta la corte de [[Felipe II de España|Felipe II]] por lo que se envió al convento una [[Real Orden]] para que se presentara a tomar parte de las obras que iban a iniciarse del [[monasterio]] de El Escorial. Sus superiores le ordenaron que obedeciese el requerimiento y fue así como llegó al sitio en calidad de Obrero Mayor, en julio de 1562. Los arquitectos [[Juan Bautista de Toledo]] y [[Juan de Herrera]] apreciaron mucho su profesionalidad. Fray Antonio desempeñó siempre un brillante papel. Fray Juan de San Jerónimo, uno de los encargados de la gran biblioteca del [[monasterio de El Escorial]], escribió estas palabras en alabanza a fray Antonio: ''En toda la dicha orden no se halló otro más experimentado en cosas de edificar que él y de sus calidades no se hallará otro tal entre frailes de toda España para este menester...''. Escribió unas ''Memorias'' que fueron editadas por [[Julián Zarco Cuevas]] y de las que hay edición moderna del año 1985.<ref>Memorias de Fr. Antonio de Villacastín, monje jerónimo de dicho Monasterio. Publicadas y anotadas por el P. Fr. Julián Zarco Cuevas, religioso agustino escurialense. Madrid: Imprenta Helénica, 1916. Hay reedición de Madrid: Editorial Cimborrio S. A., 1985.</ref>
 
Murió el día [[3 de marzo]] de [[1603]], con cerca de 90 años. Fue sepultado en la puerta de su celda en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.
Usuario anónimo