Abrir menú principal

Cambios

 
=== Choque con los ambrones ===
Así, Mario llegó al pie de los Alpes, acampando en las cercanías de la villa de ''Aquae Sextiae'', «Aguas Sextias»,<ref>Floro I.38.7; Plutarco. Mario. 18.3</ref> en una posición ventajosa que bloqueaba el valle del río ''Arc'', «Arco»,<ref>Frediani, 2003: 169</ref> por entonces casi seco y con su lecho formando una depresión de orillas a veces empinadas y otras inclinadas.<ref name= Ha112 /> PeroComo su acceso al agua fue bloqueado por los germánicos., Mario utilizó la sed de sus hombres para animarlos a luchar:<ref>Floro I.38.8; Plutarco. Mario. 18.3</ref> «Si son hombres, allí están para ustedes».,<ref>Floro I.38.9</ref> Indicándolesindicándoles que si querían beber debían vencer pero antes debían fortificar el campo.<ref>Hall, 1898: 112; Plutarco. Mario. 18.4</ref> Los soldados obedecieron de mala gana, pero los sirvientes no tenían agua ni para ellos ni las bestias, ypor lo que se aventuraron al río y se enfrentaron a los ambrones, que fueron tomados por sorpresa, pues muchos estaban bañándose o comiendo.<ref>Hall, 1898: 112-113; Plutarco. Mario. 19.1</ref> El griterío atrajo a más germánicos y Mario tuvo dificultades para contener a sus legionarios, que temían perder a sus sirvientes.<ref>Plutarco. Mario. 19.2</ref>
 
Los ambrones atacaron en orden, bajo el cantar de su tribu, a pesar de que acababan de comer y beber vino.<ref>Hall, 1898: 113; Plutarco. Mario. 19.3</ref> Los [[ligures]] eran los más animados para luchar, pues sus tierras eran las amenazadas inmediatamente por los invasores, y empezaron a responder al enemigo con sus propios gritos.<ref>Plutarco. Mario. 19.4</ref> Entonces, los ambrones cruzaron el río pero sus filas se desordenaron, lo que aprovecharon los ligures para cargar sobre ellosatacarlos.<ref>Hall, 1898: 113; Plutarco. Mario. 19.5</ref> Los germánicos resistieron hasta que los legionarios se unieron a la cargalucha.<ref>Hall, 1898: 113</ref> Allí murió la mayoría de los germánicos y el resto fue perseguido por los romanos en la otra orilla hasta llegar a su campamento de carromatos.<ref>Plutarco. Mario. 19.6</ref> Fue entonces que las mujeres ambronas se abalanzaron sobre los fugitivos y perseguidores con espadas y hachas matándolos por igual, a los primeros por cobardes y a los segundos por enemigos, soportando las heridas hasta caer muertas. Plutarco resume los hechos en: «Así esta batalla del río, según las relaciones, más se verificó por casualidad que no por disposición del general».<ref name= Plu197 /><ref>Hall, 1898: 113-114</ref>
 
=== Encuentro con los teutones ===
Usuario anónimo