Abrir menú principal

Cambios

107 bytes eliminados, hace 1 año
Elimino desambiguación en la cita
{{otros usos|Tortura (desambiguación)}}
[[Archivo:Spisska Hrad 048.jpg|300px|thumb|Grabado probablemente del siglo XVI que muestra diversos procedimientos de tortura en un castillo de la actual [[Eslovaquia]]. A la izquierda, el [[toro de Falaris]]; al fondo la [[garrucha (tortura)|garrucha]] (junto al torturado el tribunal y el escribano que anotan todo lo que dice ) y en primer plano el potro cuyo torno está siendo accionado por el verdugo (el hombre tumbado en el potro está siendo torturado también mediante el [[tormento del agua]]).]]
La '''tortura''' es el acto de infligir [[dolor]] [[Cuerpo humano|físico]] o [[psicológico]] por parte de una autoridad pública, o de alguien amparado por ella, con el fin de obtener información o de conseguir "pruebas" para esclarecer un [[delito]].<ref>{{cita libro|apellido=Peters|nombre=Edward|año=1987|páginas=14-15|cita=La tortura es un [[Tormento (tortura)|tormento]] infligido por una autoridad pública con fines ostensiblemente públicos. [...] Así, la tortura es algo que una autoridad pública hace o permite. Desde [[Ulpiano]] hasta [[John Heath|Heath]], su dimensión pública distingue la tortura de otras formas de coerción o brutalidad}}</ref> Algunos autores proponen distinguir entre la '''tortura judicial''' —la que se ejerce durante el proceso penal para determinar la culpabilidad del acusado, hasta que fue abolida en Europa y en América a principios del siglo XIX— y la '''tortura extrajudicial''' —la que ejerce la autoridad gubernativa fuera del ámbito judicial propiamente dicho, especialmente cuando se trata de "[[delito político|delitos políticos]]"—.<ref>{{cita libro|apellido=Tomás y Valiente |nombre=Francisco|enlaceautor=Tomás|año=2000|páginas=205}}</ref>
 
== Definición ==
 
=== Tortura y ordalía ===
La tortura introducía una mayor racionalidad que la [[ordalía]] respecto del método de prueba pues, como afirma el jurista español [[Francisco Tomás y Valiente]], "parece más cercana a la verdad material la autocondena, esto es, la confesión de culpa, que la condena en virtud de ritos mágicos". La tortura mantenía una analogía evidente con el sacramento de la [[Sacramento de la penitencia|penitencia]] pues en ambos casos la imposición del castigo se basaba exclusivamente en la autoinculpación, aunque manteniendo una diferencia fundamental: en la penitencia la confesión es libre y en la tortura es arrancada mediante la coacción. En este sentido la tortura se aproximaba a la ordalía, como ya destacaron los pensadores [[ilustración|ilustrados]]. [[Cesare Beccaria]] afirmó que la diferencia entre la tortura y la ordalía "''es sólo aparente y no real. Hay tan poca libertad ahora para decir la verdad entre espasmos y desgarros, como la había entonces para impedir sin fraude los efectos del fuego y del agua hirviente''". [[Gaetano Filangieri]] escribió: "''Si se considera la tortura como criterio de verdad, se encontrará algo tan falaz, algo tan absurdo, como lo eran los [[ordalía|Juicios de Dios]]''".<ref>{{cita libro|apellido=Tomás y Valiente|nombre=Francisco|enlaceautor=Tomás |año=2000|páginas=208-209}}</ref>
 
Tomás y Valiente, tras destacar la irracionalidad de ambos métodos de prueba y que la tortura es tan injusta y que puede ser más cruel que la ordalía, afirma que la tortura "como procedimiento para averiguar la verdad, aunque ciertamente falle en muchos casos y pese a que provocará con toda seguridad más confesiones que confesiones veraces, es innegable que resulta más eficaz que cualquier rito mágico ordálico. Sobre todo teniendo en cuenta que su eficacia opera en un doble sentido: como medio para descubrir la verdad, y como instrumento para intimidar al torturado y a quienes se sienten potencialmente en su lugar. Si no fuera eficaz la tortura en su doble efecto inquisitivo e intimidativo… no habría pervivido durante siglos ni habría resurgido en el nuestro [siglo XX]".<ref>{{cita libro|apellido=Tomás y Valiente|nombre=Francisco|enlaceautor=Tomás |año=2000|páginas=209}}</ref>
 
=== Tortura y penas corporales ===
Los chinos practicaban la tortura entre los procedimientos judiciales (básanos), de aquí deriva el verbo basanixein que significa, verificar, mas únicamente se torturaba a los esclavos y, en ocasiones a los extranjeros. Los romanos también siguieron el mismo principio durante la [[República romana|República]] y el [[Alto Imperio]]. El texto romano clave sobre la tortura aparece en el Digesto de Justiniano (Cap. XVIII, libro 48), de ahí se advierte que las confesiones arrancadas bajo tortura son inseguras. Además de prohibida la tortura a menores de 14 años y mujeres embarazadas.
[[Archivo:Diverse torture instruments.jpg|thumb|Instrumentos de tortura.]]
En el [[derecho romano]] la tortura se admitía como método de prueba (principalmente en el ''[[Digesto]]'', 48, 18 y en diversas [[constitución imperial|constituciones imperiales]]). El [[Breviario de Alarico]] y el [[Liber Iudiciorum]] [[Hispania visigoda|visigodos]] recogen estas disposiciones tomadas del [[Código Teodosiano]].<ref>{{cita libro|apellido=Tomás y Valiente|nombre=Francisco|enlaceautor=Tomás |año=2000|páginas=206}}</ref>
 
En la [[Alta Edad Media]] no se recurrió a la tortura sino a la [[ordalía]] para determinar la veracidad o falsedad de una acusación y la culpabilidad o inocencia de una persona (lo que Tomás y Valiente llama "bilateralidad probatoria").<ref>{{cita libro|apellido=Tomás y Valiente| nombre=Francisco|enlaceautor=Tomás |año=2000|páginas=206-207}}</ref>
 
La tortura fue sustituyendo a la ordalía en el Occidente medieval a partir de la recepción del [[derecho romano]] que se produce durante la llamada [[revolución del siglo XII]]. La Iglesia fue la primera en introducir su uso durante los papados de [[Alejandro III (papa)|Alejandro III]] (1159-1181) e [[Inocencio III]] (1198-1216), aunque su regulación definitiva no se produjo hasta la [[bula]] ''[[Ad extirpanda]]'' promulgada en 1252 por el papa [[Inocencio IV]]. En el derecho común fueron las [[comunas italianas]] las que empezaron a utilizar y a regular la tortura como medio de prueba en el proceso penal y luego se extendió por las diferentes monarquías, al mismo tiempo que se difundía el estudio del derecho romano en las [[Universidad]]es.<ref>{{cita libro|apellido=Tomás y Valiente|nombre=Francisco|enlaceautor=Tomás |año=2000|páginas=207-208}}</ref>
 
En la Edad Media el proceso penal era de dos tipos: acusatorio, e inquisitorio, el primero requería de un acusador, y el segundo se daba únicamente mediante investigaciones. El método inquisitorio se basaba sobre pruebas escritas, y testimonios, dándole el mayor peso a la confesión, lo que condujo inevitablemente al empleo de la tortura como procedimiento penal.