Abrir menú principal

Cambios

La emisión de [[papel moneda]] sin respaldo en oro había servido exitosamente al gobierno de la República de Weimar como herramienta de "defensa", al pagar las reparaciones a las potencias vencedoras con dinero devaluado, pero cuando el mercado financiero internacional se percató de la acelerada devaluación del [[marco alemán]] a inicios de [[1922]], franceses, belgas, y británicos exigieron el pago en recursos naturales (madera, carbón, trigo), imponiendo una presión más severa sobre la economía alemana.
 
Durante la primera mitad de [[1922]], el marco se estabilizó en un cambio en torno a los 320 marcos por dólar estadounidense, algo acompañado de conferencias internacionales sobre las reparaciones de guerra, incluida una organizada en junio de 1922 por [[J. P. Morgan, Jr.]], banquero estadounidense.<ref>Balderston, pág. 21</ref> En estos encuentros no se alcanzó ninguna solución factible que satisficiera de un lado a [[Francia]] y [[Gran Bretaña]] y por el otro a los [[Estados Unidos]], los mayores acreedores de Alemania en virtud de las deudas de guerra, por lo que la inflación alemana se disparó, convirtiéndose en [[hiperinflación]], y el tipo de cambio del marco aumentó, hasta los 8000 marcos por dólar estadounidense en diciembre de [[1922]], mientras el gobierno alemán destinaba la mayor parte de sus ingresos al pago de reparaciones para evitar presiones militares de Francia y Gran Bretaña. Para colmo, la abundancia de circulante había causado una rápida depreciación del dinero a lo largo de [[1922]] al punto que el [[coste de vida]] pasó de 41 a 68582000000, es decir, se multiplicó por dieciséisdos millones.
 
Como resultado, los [[precio]]s de artículos de consumo aumentaban aceleradamente en pocos días, tornando inservible el dinero emitido por las autoridades gubernamentales en [[Berlín]]. La población que dependía de un [[salario]] para vivir se vio en serias dificultades pues los precios de los [[alimento]]s y servicios básicos aumentaban de precio en cuestión de semanas, haciendo imposible el [[ahorro]]. Asimismo, la urgencia de pagar reparaciones había causado que casi todas las [[divisa]]s disponibles en el [[mercado]] quedaran en poder del gobierno, lo cual impedía al alemán medio adquirir moneda extranjera para protegerse de la [[inflación]].