Abrir menú principal

Cambios

4 bytes añadidos ,  hace 1 año
El termino antípoda, aparece por primera vez en una obra de [[Platón]], [[Timeo (diálogo)|Timeo]] (siglo IV a C). Allí el término es utilizado como adjetivo para calificar a las tierras ubicadas del otro lado del Ecúneme. Otro nombre que recibieron estas tierras fue ''[[Terra Australis Ignota|terra autralis ignota]],'' así la llamaron [[Aristóteles]] (s. IV a C) y [[Eratóstenes]] (s. III a C). La necesidad de unas masas de tierra firme en el hemisferio sur como contraparte de las del norte, respondía al principio de [[simetría]] y balance, muy importante en el mundo erudito griego de la época.<ref>{{Cita libro|apellidos=Torrealba Torre|nombre=Andrea|enlaceautor=|título=La ciencia como un instrumento de legitimación del Imperio Inglés: el caso de la Antártida 1895-1912|url=http://repositorio-digital.cide.edu/bitstream/handle/11651/736/000153045.pdf|fechaacceso=19 de abril de 2018|año=Julio de 2016|editorial=Centro de Investigación y Docencia Económicas|isbn=|editor=|ubicación=Ciudad de México|página=47|idioma=|capítulo=}}</ref>
 
En esa misma época se establece la división de la Tierra en [[Zonas térmicas#Antecedentes históricos|zonas climáticas]], recuperada por Aristóteles, entre otros. Según estas ideas, la tierra tenía [[Zona templada|zonas templadas]] habitables separadas por una zona tórrida ecuatorial que imaginaban inhabitable. El Ecúneme[[Ecúmene]] estaría en la zona templada del norte, quedando abierta la posibilidad de otra zona templada habitable o habitada en el sur.<ref>{{Cita libro|apellidos=Vignolo|nombre=Paolo|enlaceautor=|título=Nuevo Mundo: ¿un mundo al revés? Las antípodas en el imaginario del Renacimiento|url=http://www.academia.edu/560763/Nuevo_Mundo_un_mundo_al_rev%C3%A9s_Las_ant%C3%ADpodas_en_el_imaginario_del_Renacimiento|fechaacceso=|año=2003|editorial=Uniandes|isbn=|editor=D. Bonnett y F. Castañeda|ubicación=|página=|páginas=23-60|en=El Nuevo Mundo. Problemas y debates|idioma=|capítulo=}}</ref>
 
En el [[siglo II a. C.]] [[Crates de Malos]] construyó un [[globo terráqueo]] en el que el mundo estaba divido por dos cintas oceánicas que lo rodeaban y se cruzaban entre sí: una, alrededor del ecuador; y otra, pasando por los [[Polo geográfico|polos]]. Entre estos océanos, había cuatro masas terrestres: el Ecúmene, al noreste; el [[Perieco]], en el noroeste; el [[Anteco]], al sudeste; y el Antípodas, situado en la zona austral pero en el hemisferio occidental, diametralmente opuestas al Ecúmene.<ref>{{Cita publicación|url=https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=633323|título=La antigüedad, Gadir y el descubrimiento de América|apellidos=Millán León|nombre=José|fecha=1999|publicación=Habis|número=30|fechaacceso=18 de abril de 2018|ubicación=Sevilla|página=214|issn=0210-7694|doi=|pmid=|isbn=}}</ref><ref>{{cita libro|autor=Doble Gutiérrez, Samuel|título=El mundo el las mallas de la cartografía. De los primeros geógrafos a Ptolomeo|url=http://dialnet.unirioja.es/servlet/dcfichero_articulo?codigo=2040450|año=2004|editorial=Llull|volumen=27|página=675|otros=nota 42}}</ref>