Diferencia entre revisiones de «Derecho laboral de México»

sin resumen de edición
'''El Derecho Laboral Mexicano''' rige el proceso por el cual los trabajadores en [[México]] pueden organizar [[sindicatos]], participando en [[Negociación colectiva|negociaciones colectivas]] y [[Huelga|huelgas]]. El actual [[derecho laboral]] refleja la relación histórica entre el [[México|Estado]] y la [[Confederación de Trabajadores de México|Confederación Mexicana de Trabajadores]], siendo dicha confederación alineada oficialmente con el [[Partido Revolucionario Institucional]] (PRI), el cual gobernó México bajo varios presidentes por más de setenta años.
 
 
Mientras la [[ley]], en su principio, promete a los trabajadores el derecho de [[Huelga laboral|huelga]] y de organización, en la práctica es difícil o imposible para los [[sindicato|sindicatos]] independientes el organizar su tiempo y condenar las prácticas corruptas de muchos sindicatos existentes y los empleadores con los que tratan.
 
== Propuestas de cambio ==
Asociaciones del [[Partido Revolucionario Institucional|PRI]] y mexicanos empleadores comenzaron a establecer propuestas para mejorar la productividad de la industria mexicana, al permitir que sea haya "flexibilidad" a finales de los años 1980, cuando los "[[Tecnocracia|tecnócratas]]", como [[Miguel de la Madrid]], [[Carlos Salinas de Gortari]] y [[Ernesto Zedillo]] estaban al mando del PRI. Esas propuestas no hicieron ningún avance, sin embargo, hasta después de la elección de [[Vicente Fox Quesada]] del [[Partido Acción Nacional]], o [[Partido Acción Nacional (México)|PAN]], en 2000. El Secretario del trabajo del gabinete de [[Vicente Fox]], [[Carlos Abascal Carranza]], ex jefe de uno de los mayores empleadores asociaciones, iniciaron conversaciones en 2001 con las asociaciones de empleadores y las confederaciones sindicales oficiales e independientes destinados a lograr una propuesta de consenso para la [[Reforma política|reforma]] de la legislación laboral.
 
La propuesta [[Carlos Abascal Carranza|Abascal]] fue presentada en el año 2002, sin embargo, era necesario reforzar el control gubernamental de los sindicatos y la negociación colectiva, sin tomar ninguna medida para hacer que la información sobre los acuerdos de negociación colectiva de los sindicatos o de sus actividades a disposición de los trabajadores afectados o al público o hacer que el proceso de organización sea menos engorroso. Por el contrario, las [[Reforma política|reformas]] propuestas aumentarían los riesgos para los trabajadores que tratan de organizarse exigiendo sindicatos independientes para presentar el nombre y dirección de cada uno de sus miembros a las Juntas locales, que entonces tendrían la facultad de investigar la autenticidad de sus firmas.