Abrir menú principal

Cambios

3 bytes eliminados ,  hace 1 año
 
Juan Sobieski se vio obligado a abandonar sus ambiciosos planes porque los suecos fallaron al lanzar su invasión y la oposición parlamentaria, que se oponía a sus objetivos absolutistas, creció rápidamente.
Además, los lituanos, que temían cualquier aumentaronaumento en el poder de Suecia, tuvieron que ser apaciguados. Los recortes a su presupuesto militar le hicieron pasar la oportunidad que surgió el año siguiente (1678) cuando los suecos atacaron la Prusia Ducal desde Livonia, cercando [[Klaipėda]] y tomando [[Tilsit]]{{Harvnp| STONE, D.|2001|p=238}}.. En lugar de unirse a los suecos, lo que era su primera intención, cambio de parecer y permitió que [[Federico Guillermo I de Brandeburgo]] enviara tropas a través de la [[Prusia Real]] polaca para expulsar a los suecos de Prusia Ducal.
 
La situación internacional se había vuelto menos favorable para entrar en una guerra, el Imperio Otomano amenazaba con atacar por el sur y Luis XIV firmaba acuerdos de paz con sus oponentes en Europa occidental en 1678-1679 retirando su apoyo a Sobieski que se podía quedar aislado por lo que lo más prudente era mantener la paz.
7612

ediciones