Diferencia entre revisiones de «Tánger»

16 bytes añadidos ,  hace 1 año
sin resumen de edición
Después de [[Delacroix]], Tánger se convirtió en una parada obligada para los artistas que buscaban los colores y la luz que aquel mostró. Como por ejemplo [[Mariano Fortuny]], autor, entre otras obras, de ''Zoco de Tánger'' que se conserva en la [[Hispanic Society of America]] de [[Nueva York]], o [[Henri Matisse]] que residió varias temporadas en Tánger, siempre hospedándose en el hotel Villa de France. Todavía puede visitarse la habitación desde cuya ventana pintó su famoso paisaje, recordando su frase «''encontré los paisajes de Marruecos exactamente como los describen las pinturas de Delacroix''». El artista [[california]]no [[Richard Diebenkorn]] fue directamente influenciado por los cautivadores colores y patrones rítmicos de las pinturas marroquíes de Matisse.
 
A finales del siglo XIX llega a Tánger el misionero franciscano [[Padre Lerchundi|José Lerchundi]]. Conocido arabista que revolucionará, con su gramática de lengua árabe dialectal marroquí, el modo de comprender el estatus de la lengua local. En esa época se crea asimismo, el que fuera teatro más grande de África.<ref>[http://cultura.elpais.com/cultura/2013/08/15/actualidad/1376567035_268221.html Cervantes muere en Tánger]</ref>
 
La ciudad ha conocido también el éxito de autores nativos, como [[Mohammed Chukri]], considerado uno de los escritores del norte de África más controvertidos y leídos. [[Paul Bowles]] colaboró estrechamente con Choukri en las traducciones, y escribió la introducción a su novela autobiográfica ''Al-jubs al-hafi'', "pan solo". En la traducción inglesa publicada originalmente llevó por título ''For Bread Alone'',<ref>Choukri, M. ''For Bread Alone'' (autobiografía), Telegram books, 2006, ISBN 1-84659-010-8.</ref> y que fue descrita por [[Tennessee Williams]] como «''un verdadero testimonio de la desesperación humana, destrozada por su impacto''».