Abrir menú principal

Cambios

Actualización de enlace
Este ha llegado a ser el punto central del criticismo de Hayek, quien argumenta que la planificación central implica la asunción incremental de poderes por esos planificadores centrales, lo que necesariamente requiere la implementación de medidas coercitivas y por lo tanto favorece la aparición de líderes sin escrúpulos a fin de que las medidas sean implementadas. Esto llevaría inevitablemente a la transformación de las sociedades socialistas en estados dictatoriales.
 
Por motivos obvios esta es una de las proposiciones más controvertidas dentro del debate. Excesos retóricos han abundado en ambas partes. Si aceptamos, por ejemplo, las acusaciones que se han hecho contra los gobiernos de países tales como los de Europa occidental -incluso gobiernos de partidos vistos por la mayoría como derechistas o conservadores- de "ser socialistas"<ref> ver por ejemplo: [https://www.mises.org.es/2018/11/vivimos-en-una-sociedad-liberal/ ¿Vivimos en una sociedad liberal?] Por Antonio Mascaró Rotger en: http://www.liberalismo.org/articulo/375/66/</ref> la sugerencia de Hayek ha sido obviamente demostrada incorrecta. Pero si aceptamos la aserción que otros a menudo hacen, que el socialismo no puede existir sin la [[dictadura del proletariado]] (con acento en la [[dictadura]]), la conclusión parece obviamente correcta ("acusación" que al menos Marx no sólo no tenía problema en aceptar sino que justificaba elocuentemente).
 
Sin embargo para Marx, en rigor, la dictadura del proletariado se refiere únicamente al carácter de [[clase social|clase]] del Estado y no con la [[forma de gobierno]]. Señala el autor de ''El capital'' que todo Estado es de clase y por consiguiente, siempre ejercerá la [[clase dominante]] a través de la coerción y la [[hegemonía cultural]] su poder, y en este sentido el Estado será una dictadura siempre, sea [[burgués]], [[feudal]], [[esclavista]] o [[proletario]]. Pero la voluntad de clase puede expresarse a través de distintas formas. En este sentido resulta insuficiente la afirmación de Hayek en cuanto a deslegitimar las elecciones de política económica socialista basándose en la expresión "dictadura del proletariado", siendo este concepto alusivo al carácter de clase del Estado y no a la forma como se expresa el poder de dicha clase{{Cita requerida}}.
1185

ediciones