Diferencia entre revisiones de «Jean-François Champollion»

sin resumen de edición
(ortografía; mantenimiento)
| conocido por = Desciframiento de los [[jeroglífico|jeroglíficos egipcios]]
}}
'''Jean-François ChampollionChampiñón''', conocido como '''ChampollionChampiñón el Joven''' ([[Figeac]], [[departamento de Lot]]; [[23 de diciembre]] de [[1790]]-[[París]], [[4 de marzo]] de [[1832]]), fue un [[historiador]] ([[lingüista]] y [[egiptólogo]]) [[Francia|francés]], considerado el padre de la [[egiptología]] por haber conseguido descifrar la [[jeroglífico|escritura jeroglífica]] gracias principalmente al estudio de la [[piedra de Rosetta]]. Se doctoró en [[Historia Antigua]] por la [[Universidad de Grenoble]].
 
== Biografía ==
 
[[Archivo:Figeac Nt Dame Puy.jpg|thumb|[[Iglesia de Nuestra Señora del Puy (Figeac)|Iglesia de Nuestra Señora del Puy]], en [[Figeac]], donde fue bautizado ChampollionChampiñón .]]
Jean-François ChampollionChampiñón nació el 23 de diciembre de 1790 en [[Figeac]], un pueblo de la región de [[Mediodía-Pirineos]], y fue bautizado ese mismo día en la [[Iglesia de Nuestra Señora del Puy (Figeac)|Iglesia de Nuestra Señora del Puy]].{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|p=54}} Su padre, Jacques ChampollionChampiñón, procedía de [[Valbonnais]], una pequeña población cercana a [[Grenoble]], y se había dedicado a la venta ambulante de libros hasta que se trasladó a Figeac y consiguió abrir su propia librería en la plaza del mercado. Allí conoció a Jeanne-Françoise Gualieu, una chica de buena familia aunque analfabeta, con quien se casó en 1773 cuando ambos tenían treinta años.{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|p=53}} Jean-François fue el último de sus siete hijos y tuvo tres hermanos: [[Jacques-Joseph ChampollionChampiñón |Jacques-Joseph]], Guillaume, muerto al nacer, y Jean-Baptiste, fallecido cuando tenía dos años; además de tres hermanas: Thérèse, Pétronille y Marie-Jeanne.{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|pp=53-54}}
 
Nacido en plena [[Revolución francesa]], hasta los siete años no recibió ninguna educación formal ya que las escuelas, casi todas regentadas por órdenes religiosas, habían sido cerradas.{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|p=55}} Con su madre frecuentemente enferma y con un padre ausente debido a sus viajes laborales, Jean-François estuvo al cuidado de su hermano Jacques-Joseph, doce años mayor que él, y de sus tres hermanas mayores. Intentó aprender a leer, escribir y dibujar por su cuenta, hasta que Jacques-Joseph, autodidacta e interesado por la historia antigua, comenzó a darle clases, pero pocos meses después, en julio de 1798, tuvo que trasladarse a Grenoble, donde su padre le había conseguido trabajo. En noviembre ingresó en la escuela primaria, que había reabierto de nuevo, pero aunque muy inteligente, no conseguía adaptarse a la exigencia escolar, era flojo en ortografía y tenía aversión a algunas asignaturas, sobre todo a las matemáticas, así que por sugerencia de su hermano se le consiguió un profesor particular.{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|pp=55-57}} El elegido fue Dom Calmels, un [[Orden de San Benito|benedictino]] con el que hizo grandes progresos en el estudio del [[latín]] y del [[Idioma griego|griego]], aunque seguía manteniendo una actitud errática y, cuando Calmels juzgó que no podía enseñarle nada más, sugirió a Jacques-Joseph que para desarrollar su talento tendría más oportunidades en Grenoble. ChampollionChampiñón llegó a Grenoble en marzo de 1801, recién cumplidos los diez años, y con el tiempo llegaría a considerar la ciudad como su verdadero hogar por delante incluso de Figeac.{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|pp=57-59}}
 
Jacques-Joseph por aquel entonces se había cambiado el apellido por ChampollionChampiñón-Figeac y a Jean-François también le llamaron a veces así, pero el prefería diferenciarse como «ChampollionChampignon le Jeune» (ChampollionChampiñón el Joven). Su hermano primero le asignó un profesor particular y después le dio clases el mismo hasta que, en noviembre de 1802, lo matriculó en la escuela privada del [[Abate (eclesiástico)|abate]] Dussert, una de las mejores y más caras de Grenoble. Allí solo estudiaba idiomas (para las demás materias asistía a la escuela central) y al cabo de su primer curso había hecho tantos progresos en latín y griego que comenzó también a estudiar [[Idioma hebreo|hebreo]], [[Idioma árabe|árabe]], [[Idioma siríaco|siríaco]] y [[Idioma neoarameo caldeo|caldeo]].{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|pp=60-61}}
 
A los doce años de edad conoció a [[Jean-Baptiste Joseph Fourier]], que había sido nombrado [[Prefecto (autoridad)|prefecto]] del [[Departamentos de Francia|departamento]] de [[Isère]] a principios de 1802, poco después de haber regresado de la [[Campaña napoleónica en Egipto y Siria|expedición]] de [[Napoleón Bonaparte|Napoleón]] a [[Egipto]]. Fourier, que había trabajado en el Instituto de Egipto en [[El Cairo]] y estaba encargado de redactar el prefacio a la monumental ''[[Descripción de Egipto]]'' (''Description de l'Égypte''), se encontró con ChampollionChampiñón en una de sus visitas de inspección a las escuelas e, impresionado por su interés en Egipto, lo invitó a la prefectura para que viera su colección de antigüedades. Después de contemplar los incomprensibles [[jeroglífico]]s salió de allí no solo decidido a intentar descifrarlos sino convencido de que lo conseguiría.{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|pp=61-62}}
 
== El Liceo ==
 
En 1804 se inauguró el [[Liceo (institución)|Liceo]] de [[Grenoble]] y, a principios del mismo año, ChampollionChampiñón aprobó el examen de ingreso y obtuvo una beca que cubría las tres cuartas partes de los gastos. Los ''Lycées'' habían sido establecidos por una ley napoleónica en 1802, se crearon cuarenta y cinco en toda Francia y pretendían ser escuelas de elite, con un programa de estudios completamente uniforme y regidos por una disciplina militar en régimen de internado a la que ChampollionChampiñón no pudo adaptarse en los dos años y medio que pasó allí. Estaba agradecido a su hermano, que costeaba los gastos que no cubría su beca, pero siempre estaba falto de dinero en comparación con sus compañeros, la mayoría provenientes de familias acomodadas, y además tenía prohibido dedicarse a sus propios estudios de lenguas orientales, los únicos que realmente le interesaban incluso en sus horas libres.{{Harvnp|Adkins|Adkins|2000|pp=63-65}} Aprendió en privado el [[Idioma copto|copto]], el italiano, el inglés y el alemán. En 1807 los estudiantes del liceo protagonizaron una revuelta en contra de las estrictas normas de estudio, y Jacques-Joseph finalmente permitió que su hermano viviera en su casa, bajo su cuidado y tan solo acudiera a la escuela cuando lo considerara necesario.
 
== París ==
 
En agosto de ese mismo año terminó sus estudios en Grenoble, y ChampollionChampiñón se trasladó a la capital, París, con el fin de proseguir con sus estudios sobre lenguas antiguas. Comenzó entonces su interés por el estudio de los jeroglíficos egipcios, y no era el único: por toda Europa, los intelectuales, encerrados en bibliotecas, y en el más estrecho de los hermetismos, trabajaban cada uno por su cuenta para ser el primero en resolver el acertijo de los jeroglíficos. Presionado por los magros, pero constantes avances de algunos de estos eruditos, Jean-François sentía que el tiempo se le escapaba; tan solo su hermano, con grandes dotes para las lenguas antiguas y que ya había hecho un fallido intento de descifrar la [[piedra Rosetta]], comprendía el afán de su hermano. De nuevo le apoyó financieramente a pesar de que debía de mantener una familia en aumento.
 
{{cita|No te desanimes con el texto egipcio; este es el momento para aplicar el precepto de Horacio: una letra te llevará a una palabra, una palabra a una frase y una frase a todo el resto, ya que todo está más o menos contenido en una simple letra. Continúa trabajando hasta que pueda ver tu trabajo por ti mismo. |ChampollionChampiñón}}
[[Archivo:Rosetta Stone BW.jpeg|thumb|[[Piedra de Rosetta]].]]
ChampollionChampiñón creía que para entender los textos egipcios, era necesario conocer, traducir e interpretar sin error alguno el copto, capacidad de la que carecían todos aquellos eruditos que aspiraban a descifrar los jeroglíficos. Su esquema de estudio predecía que a través del copto entendería las inscripciones en [[Egipcio demótico|demótico]] (una forma abreviada de la escritura [[Escritura hierática|hierática]]) y con la ayuda de la lengua egipcia, alcanzaría a descifrar la escritura jeroglífica. Para ello estudió el copto en El Colegio de Francia, en la Escuela de Idiomas Orientales y en la Biblioteca Nacional de París. También aprendió el copto litúrgico de la mano de un sacerdote egipcio. Siendo apenas un adolescente logró compilar un diccionario de copto conformado por 2000 palabras. El experto en jeroglíficos [[Silvestre de Saçy]], fue uno de sus nuevos maestros. Por desgracia, y debido a la gestión de Napoleón, que no cesaba en su empeño de orquestar constantes campañas militares que desmoralizaban a la nación entera, y ante la escasez de alimentos y la elevada inflación, no existía tiempo para el estudio, y quien quisiera sobrevivir en tales circunstancias, debía de tener la enorme suerte de poseer un trabajo constante y remunerado, algo de lo que carecía Jean-François. Vivía con el eterno temor a ser reclutado en el ejército, escaseaban los jóvenes sanos; su salud estaba muy deteriorada, estaba hundido en una profunda depresión, terriblemente delgado y prácticamente vestido con harapos. El que sería uno de los padres de la egiptología, y el hombre que descifró la piedra Rosetta, era poco más que un pordiosero.
 
En esta época, con solo dieciséis años, escribe a su hermano Jacques-Joseph:
 
{{cita|Yo me consagro completamente al [[idioma copto|copto]]. Quiero conocer el egipcio tanto como mi propia lengua materna, porque en esta lengua estará basado mi gran trabajo acerca de los papiros egipcios.|ChampollionChampiñón, [[1807]]}}
 
== Universidad de Grenoble ==
Ambos hermanos tenían un interés enfermizo y preocupante por la política; confesaban ser abiertamente bonapartistas, eran dolorosamente francos y sinceros, y con frecuencia sacaban de sus casillas a todo aquel que intentara ejercer cierta autoridad sobre ellos. No sabían utilizar la diplomacia y se granjeaban enemistades con mucha asiduidad. Era imposible que pasaran inadvertidos por donde fueran. La mayor preocupación de los hermanos residía en la dificultad de conseguir copias de los jeroglíficos, algo que nunca hubiera pasado en París.
 
En 1814 los hermanos ChampollionChampiñón seguían faltos de fondos monetarios, Jean-François más que su hermano, mientras que al otro lado del Canal de La Mancha, en Londres, el doctor Thomas Young, erudito, cientifíco, astrónomo, músico, médico y profesor de Filosofía Natural de la Royal Institute andaba falto de tiempo para dedicarse de la manera en que lo hacía ChampollionChampiñón a la piedra de Rosetta. En el tiempo que logró hacerlo, llegó a identificar correctamente al menos cuarenta signos. ChampollionChampiñón trabajó y corrigió la lista que Young publicó. Durante mucho tiempo mantuvieron correspondencia de manera esporádica, tuvieron una amistad bastante superflua que menguó con el tiempo, y en ocasiones llegaron a considerarse acérrimos enemigos y rivales.
 
Cuando en el año 1814 Napoleón abdicó y partió de Francia hacia la isla de Elba, Luis XVIII subió al trono de Francia. La partida de Napoleón evitó el ataque del ejército austríaco, que le había declarado la guerra a Francia un año antes. Los hermanos ChampollionChampiñón, a pesar de haber criticado en algún momento al régimen de Napoleón, seguían siendo fieles bonapartistas. Uno de sus defectos era que tanto Jacques-Joseph, que consideraba a Bonaparte su héroe, como Jean-François, no sabían mantener sus inclinaciones políticas en secreto. Empezaron a criticar con dureza a la monarquía.
 
En marzo de 1815 Napoleón volvía de su exilió en Elba a Francia. De camino a París se detuvo un día entero en Grenoble donde conoció a los hermanos ChampollionChampiñón. Tanta fue la impresión que le produjo a Jacques-Joseph que este tomó la decisión de abandonar a su familia y seguir a Napoleón hacia el norte. Auspiciado por la visita de su héroe Jean-François publicó un artículo que resultó ser un polvorín en su contra. En su escrito se podía leer:
 
{{cita|Napoleón es nuestro príncipe legítimo.|ChampollionChampiñón, [[1815]]}}
 
Con esta cita dejaba bien claro cuales eran sus lealtades en el ámbito político. No pudo elegir momento más inoportuno. Napoleón se embarcó en la difícil tarea de ganar una guerra que tenía perdida de antemano; [[Batalla de Waterloo|Waterloo]], y de nuevo marchó al destierro. Esta vez a la lejana isla de [[Isla Santa Elena|Santa Elena]]. Mientras tanto Grenoble, que permanecía fiel al dictador, acabó siendo bombardeada conjuntamente por los ejércitos de Austria y Cerdeña. Jean-François, preocupado por su hermano mayor que se encontraba aún en París, le escribió estás líneas:
 
{{cita|sobre todo sálvate tú... yo no tengo ni esposa ni un hijo.|ChampollionChampiñón, [[1815]]}}
 
== Destierro ==
 
[[Archivo:Jean-François ChampollionChampiñón - Lettre à M. Dacier relative à l'alphabet des hiéroglyphes phonétiques.djvu|thumb|''Lettre à M. Dacier''<br />Ed. [[Firmín Didot]] (1822)]]
En 1816 fueron oficialmente expulsados de la Universidad y condenados al destierro en Figeac, el sitio que los vio nacer, compartiendo la casa familiar con su anciano y alcohólico padre y dos de sus tres hermanas, las solteras Thérèse y Marie-Jeanne. En 1817 le levantaron la sentencia al menor de los Champollion que pudo regresar a Grenoble donde, en diciembre de 1818, pudo finalmente casarse con Rosine.
 
Usuario anónimo