Abrir menú principal

Cambios

Mónica iba a la iglesia cada día y soportó con paciencia el adulterio y las cóleras de su marido. Se ganó el afecto de su suegra en poco tiempo e incluso convirtió a Patricio al cristianismo y calmó su violencia. Patricio murió poco después de su conversión y Mónica decidió no volver a casarse.<ref name=ECWIKI/>
 
Mónica tuvo tres hijos que sobrevivieron a la infancia: dos varones, [[San Agustín de Hipona|Agustín]], Navigio y una mujer, Perpetua. Imposibilitada de asegurale el [[bautismo]] a ellos, se afligió mucho cuando Agustín enfermó. Ante esta situación de sufrimiento le preguntó a Patricio si Agustín sersería bautizado a lo cual éste accedió; pero luego de la recuperación de su salud revocó este consentimiento.
 
Pero el alivio y la alegría de Mónica debido a la recuperación de Agustín se transformaron en ansiedad debido a que él desperdiciaba su nueva vida siendo indisciplinado y y, como él mismo contó, vago. Finalmente fue enviado a una escuela en Maduros. Cuando tenía 17 años y se encontraba estudiando [[retórica]] en [[Cartago]], Patricio falleció.
Usuario anónimo