Abrir menú principal

Cambios

{{cita|Los vicios pueden ser catalogados según las virtudes a que se oponen, o también pueden ser referidos a los pecados capitales que la experiencia cristiana ha distinguido siguiendo a san [[Juan Casiano]] y a san [[Gregorio Magno]] (''Mor''. 31, 45). Son llamados capitales porque generan otros [[pecado]]s, otros [[vicio]]s. Son la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula, la pereza.|''[[Catecismo de la Iglesia Católica]]'', n.º&nbsp;1866,<br />artículo 8, «El pecado» (V: La proliferación del pecado).<ref>[http://www.vatican.va/archive/ESL0022/__P6E.HTM Vatican.va] (''[[Catecismo de la Iglesia Católica]]'', n.º&nbsp;1866, artículo 8, «El pecado», V: La proliferación del pecado).</ref>}}
 
== Lista de los pecados capitales ==pero no son los mismo de la biblia
==
La identificación y definición de los pecados capitales a través de su historia ha sido un proceso fluido y ―como es común con muchos aspectos de la [[religión]]― con el tiempo ha evolucionado la idea de lo que envuelve cada uno de estos pecados. Ha contribuido a estas variaciones el hecho de que no se hace referencia a ellos de una manera coherente o codificada en la ''[[Biblia]]'' y por tanto se han consultado otros trabajos tradicionales ([[literatura|literarios]] o [[literatura eclesiástica|eclesiásticos]]) para conseguir definiciones precisas de los pecados capitales.
 
Al principio del cristianismo, todos los escritores religiosos
―[[CiprianoCipria-no de CartagoCuartago]],
[[Juan CasianoCasino]],
[[Columbano de Luxeuil]],
[[Alcuino de York]]―
Usuario anónimo