Abrir menú principal

Cambios

4 bytes eliminados ,  hace 5 meses
sin resumen de edición
Sin embargo, cabe mencionar que fue esta misma corriente moderada la que dio origen, posteriormente, a un [[fundamentalismo cristiano|conservadurismo fundamentalista]], que Radford Ruether define como emanando del «fundamentalismo propiamente protestante» (op cit) Esta versión ha encontrado expresión generalmente en el [[neoconservadurismo]]<ref name=repetida_3>Juan Carlos Llosa Pazos: op cit</ref> el cual es representada por personajes tales como [[Leo Strauss]] e [[Irving Kristol]], etc. y se caracteriza por la adhesión en lo económico al [[neoliberalismo]] y a valores nacionalistas y religiosos tradicionales en lo social y político.
[[Archivo:Kopf Führer schützt das Recht.jpg|thumb|200px|left|"El Líder protege el Derecho" Carl Schmitt (1934) en ''Deutsche Juristen-Zeitung'']]
La otra gran corriente del conservadurismo apareció en los países que fueron directamente afectados por los desarrollos políticos y sociales de la [[Revolución francesa]], «en rechazo a ésta, al [[liberalismo|liberalismo político]] y al [[racionalismo]] de la Ilustración, defendiendo las instituciones del [[Antiguo Régimen|Ancien régime]] y declarándose enemigo de la [[secularización]] de la política y de la sociedad. El conservadurismo o conservatismo, como también se le conoce, se sustenta en tres valores: la [[autoridad]], la [[lealtad]] y la tradición. Rinde culto a la espiritualidad y al valor de lo inconmensurable”.<ref name=repetida_3 /> En ese sentido, puede ser descrito como «reaccionario», buscando una reafirmación, no solo de formas políticas, sino sociales anteriores, que se percibían como una restauración de los principios de [[absolutismo|la autoridad monárquica absoluta]] y del (generalmente) [[catolicismo]] como fuente única de valores y estabilidad social: «Los conservadores franceses oscilaban hacia la Iglesia católica como una fuente de estabilidad y tradición. La Iglesia trajo de regreso a la vida cotidiana un sentido de jerarquía y un orden orgánico (Por supuesto que aquí hay una conexión implícita al [[romanticismo]].) Pero en las regiones católicas de Europa, especialmente en Francia, Italia y España, este tipo de conservadurismo religioso tendría una atracción inherente.<ref>Sauter, op cit</ref>
 
Un desarrollo extremo de esta última posición se encuentra en las sugerencias de [[Carl Schmitt]],<ref>Por ejemplo: Christian J. Emden (2009): “Como Gross señala correctamente, esta mezcla peculiar de la teología política católica y protestante llevó a Schmitt a recurrir a la tradición política de una anti Ilustración radical- representada en particular por el vizconde de Bonald, Joseph de Maistre, y Juan Donoso Cortés - y, finalmente, le llevó a combinar "motivos anti judíos tradicionales” con un “moderno anti-universalismo" [http://www.h-net.org/reviews/showrev.php?id=24782 How to Fall into Carl Schmitt's Trap] -revisión de libro de R Gross: Carl Schmitt and the Jews: The "Jewish Question," the Holocaust, and German Legal Theory. </ref> quien fue uno de los principales ideólogos del [[Movimiento Revolucionario Conservador]] de Alemania. Su propuesta se basa en la afirmación que la función central de un Estado es la necesidad de instaurar un [[Poder político|poder]] de «decisión» efectivo, que termine con la [[lucha de clases|guerra interna]], cosa que no es posible, en su opinión, en un Estado [[liberalismo|liberal]], en el cual no se puede justificar la exigencia del [[sacrificio]] de la vida en favor de la unidad política. Estas sugerencias tuvieron, junto a otras del Movimiento Revolucionario Conservador, una importante influencia en la elevación al poder del [[Nazismo]]<ref>
65

ediciones