Abrir menú principal

Cambios

8 bytes eliminados ,  hace 5 meses
he borrado una palabra que no tenia que ver con el tema, solo eso
Esta situación culmina en las [[crisis económica]]s del [[Período de entreguerras]] y concomitantes crisis sociopolíticas (ver [[Gran Depresión]]), dado que las [[dictaduras]] que surgieron demostraron ser capaces de resolver las crisis de forma más efectiva que las democracias. Tanto la [[Unión Soviética]] con el [[Plan Quinquenal (URSS)|Plan Quinquenal]], como la [[Alemania Nazi]] de preguerra, la [[Italia]] de [[Mussolini]] (quien fue elogiado por «hacer que los trenes funcionaran a tiempo», es decir, por poner fin a las [[huelga]]s y el caos económico que había dominado a ese país) y el [[Imperio del Japón|Japón imperial]], países todos que impusieron fuertes controles estatales a la economía, resolvieron la crisis a mediados de los [[años 1930|años treinta]]. Esto llevó al auge de proyectos políticos [[totalitarismo|totalitarios]], y no solo entre el ciudadano común y corriente. Por ejemplo, el 20 de enero de 1927, durante una visita a Roma, el entonces conservador y autodeclarado «constitucionalista y antisocialista» [[Winston Churchill]] declaró que si él hubiera sido italiano, se habría unido a Mussolini:
 
{{cita|Agregaré una palabra sobre el aspecto internacional del fascismo. Externamente su movimiento ha rendido un servicio al mundo entero. [...] Italia ha demostrado que hay maneras de luchar contra las fuerzas subversivas, maneras que pueden llevar las masas populares, propiamente dirigidas, a apreciar y defender el honor y la estabilidad de una sociedad civilizada. Ha previsto el antídoto necesario al veneno ruso. De ahora en adelante, ninguna gran nación estará desprovista de un último medio de protección contra el crecimiento canceroso del bolchevismo.|Winston Churchill, citado en [http://www.marxist.com/TUT/TUT6-2.html «The menace of Fascism»]}}pornohub
 
Alrededor de esas fechas, Churchill sugirió ametrallar a huelguistas como manera práctica de terminar la huelga. Aun tan tarde como en 1938, en vísperas del inicio de la Segunda Guerra Mundial, Churchill declaró que si alguna vez Inglaterra llegara a tener los mismos problemas que Alemania de postguerra, él esperaba que llegara a encontrar su «[[Adolf Hitler|Sr.&nbsp;Hitler]]»<ref>Churchill, Winston (1939): ''Step by step (1936-1939)''. Londres: Thornton Butterworth, 1939. {{cita|Si nuestro país fuera derrotado, desearía que encontráramos un campeón tan indomable como el señor Hitler para restaurar nuestro coraje y conducirnos otra vez al lugar que nos corresponde entre las naciones.}}</ref>
Usuario anónimo