Diferencia entre revisiones de «Marquesado de Frómista»

197 bytes añadidos ,  hace 10 meses
sin resumen de edición
(Deshecha la edición 117494101 de 194.79.76.42 (disc.) Tu texto aclaratorio es mas confuso todavía.)
Etiqueta: Deshacer
 
==Nota==
{{Complejo}}
Tras estar vacante el título 20 años, dados los pleitos a los que estuvo sometida la [[Casa de Osuna]] en el siglo XIX, Francisco Sánchez-Pleytés e Hidalgo de Quintana, aprovechando la coyuntura, consiguió en 1911 y en conformidad con la legislación vigente la rehabilitación en su favor del marquesado de Frómista como XIII marqués. Alegó que su abuela materna Nicolasa Beltrán de Caicedo y Chacón descendía del hermano del I marqués de Frómista a través de los Chacón; además era rico en [[Andalucía]] y [[senador del Reino]].
 
Nadie reclamó el título en ese momento a pesar de haber herederos más cercanos y con mejor derecho, si bien estos lo pueden reclamar, de acuerdo a la legislación vigente, hasta al haber vuelto en 1968 a su legítima línea, la de la XVI duquesa de Osuna, [[María Téllez-Girón|Ángela María Téllez-Girón y Duque de Estrada]], al tratarse de un título vinculado desde el siglo XVII al [[ducado de Osuna]] por el matrimonio entre [[Gaspar Téllez-Girón y Sandoval]], V duque de Osuna, con Ana Antonia de Benavides Carrillo de Toledo y Ponce de León, VI marquesa de Fromista y IV marquesa de Caracena. María Carlota Sánchez-Pleytés y Jiménez, XIV marquesa de Frómista, fallecida en 1967, fue sucedida en este título, en 1968, por Ángela María Téllez-Girón y Duque de Estrada, como XV marquesa de Frómista, la cual, en el año 2000, distribuyó este título a su hija María de la Gracia de Solís-Beaumont y Téllez-Girón, que pasó a ser la XVI marquesa de Frómista.
 
El 28 de abril de 2009, se anularon, sin cualquier fundamento aparente o base legal y en contra del principio del despacho "sin prejuicio de tercero de mejor derecho", de las leyes de preferencia de descendientes sobre ascendientes y la propia carta de concesión del título, las dos concesiones anteriormente mencionadas a las dos marquesas anteriores, terceras de mejor derecho, y se adjudicó el marquesado de Frómista aal hijo de la XIV marquesa, Francisco Cabello y Sánchez-Pleytés, como XVII marqués.
 
Por una malamalísima interpretación ydel aplicaciónArtículo 5 del Real Decreto 222/1988, de 11 de marzo, por el que se modifican los Reales Decretos de 27 de mayo de 1912 y 8 de julio de 1922 en materia de Rehabilitación de Títulos Nobiliarios, seel lescual aplicódetermina elque mismo"Sólo procederá la rehabilitación, aparentementecuando y/oel ensolicitante latenga prácticaun interpretandoparentesco rectroactivamentecon el dichoúltimo Realposeedor Decreto considerandolegal que, sino elexceda títulodel losexto teníangrado loscivil Sánchez-Pleytésy desdecuando hacíaconcurran deen 40aquél años,méritos despuésque deexcedan sudel rehabilitacióncumplimiento pornormal ellosde hechaobligaciones enpropias sudel favorcargo, elprofesión respectivoo Artículosituación 5social seque lesno erahayan aplicablesido yobjeto porde sobrerecompensa elanterior mejora derechola ajeno,petición perdiéndoloque losen queellos lose teníanapoye", y ganándolosolo losse rehabilitantesrefire en relaciónestrictamente a los primeros,casos porde haberrehabilitación sidoy losno últimosde poseedoressucesión, yel losJuicio anterioresconsideró poseedoresque, enpor susanalogía, parientesel entornodicho aArtículo la5 veintenatambién dees gradoaplicable civil,en sicasos biende nosucesión sería(aunque siquierala desegunda aplicaciónparte dadodel que,mencionado desdeArtículo 1968,5 eltenga títulosido volviódesapreciada aen la Casainterpretación deextensa Osuna,del demismo). mejorAsí derechomismo, ysi deel sertítulo aplicablelo esetenían Reallos Decreto,Sánchez-Pleytés losdesde descendienteshacía más de peor40 derechoaños, deldespués XIIIde marquéssu yarehabilitación nuncapor podríanellos serhecha titularesen delsu mismofavor, dadoal quefin solamentede lo40 podríanaños seren ala travéspose dedel rehabilitaciónúltimo y,titular segúnsin suun Artículotercero 5:de Sólomejor procederáderecho la rehabilitaciónreclamarlo, cuando el solicitantetítulo tengaqueda unotorgado parentescoen confirme elnel último poseedor, legalperdiendo el mejor derecho los que nolo excedatenían dely sextoganándolo gradolos civilrehabilitantes (...)en relación a ellos, loconsiderandose quedoravante noterceros sucedede entremejor elderecho XVIIsolamente marquésa ylos laparientes XVhasta yel muchosexto menosgrado lacivil XVIen marquesa,función perodel elúltimo Juicioposeedor, considerócon lalo validadque dese decretó la anulación de las dos concesiones, a pesarla deXV noe tenerXVI ningunamarquesas. base legal, y queY, anuladas ambas, el reclamante rehabilitante legalmente tenía un parentesco con la XIV marquesa dentro del sexto grado civil al ser su hijo.
 
Contrariamente a las rehabilitaciones, que san permitidas solamente hasta el sexto grado civil en función del último poseedor legal, en las sucesiones los terceros de mejor derecho nunca lo pierden mismo que excedan el parentesco hasta el sexto grado civil del último poseedor legal, pues independientemente de su grado de parentesco con el último titular siempre han sido considerados como tal en función del parentesco en mejor línea y grado con el primer titular.
De cualquier modo, el Real Decreto 222/1988, en particular el mencionado Artículo 5 referente al límite del sexto grado civil de parentesco, solo es aplicable estrictamente en materia y casos de rehabilitación y no de sucesión, o sea, solo es aplicable a cualesquier rehabilitantes y no a reclamantes que sean, y san siempre, terceros de mejor derecho, no lo perdiendo mismo después del sexto grado civil, así considerados en función de la Legislación vigente, nombradamente la Ley 33/2006 de 30 de octubre, independientemente de su grado de parentesco con el último titular, pero siempre en función del parentesco con el primer titular, razón por la cual la XV marquesa pudo recuperar el título a la fallecida XIV marquesa, contrariamente a las rehabilitaciones, que san hechas en función del último poseedor o la última poseedora legal, y no es de aplicación retroactiva exceptuando en el caso de los títulos ya vacantes hasta más de 40 años previos a la aprobación, a pesar de la validad de las dos anulaciones tornar el título vacante desde 1967 hasta 2009, y, por lo tanto, caducado por no haber sido usado durante 42 años, en conformidad con el mencionado Real Decreto, exceptuando si fue el caso del reclamante haber requerido las dos anulaciones y la rehabilitación antes del fin de esos mismos 40 años, o sea, todavía dentro del plazo, y de apenas haber obtenido la respectiva Sentencia solo después de terminado ese período.
 
También se puede colocar la situación de que el Artículo 5 no sería siquiera de aplicación, dado que, desde 1968, el título volvió a la Casa de Osuna, de mejor derecho, y en ella permeneció durante más de 40 años, aunque en más do que una titular, y de ser aplicable ese Real Decreto, los descendientes del XIII marqués, de peor derecho, ya nunca podrían ser titulares del mismo, dado que solamente lo podrían ser a través de rehabilitación que, según su Artículo 5, solo se procedería cuando el solicitante tuviera un parentesco con el último poseedor legal que no exceda el sexto grado civil, lo que no sucede entre el XVII marqués y la XV y mucho menos la XVI marquesa, por haberen sido los últimos poseedores y los anteriores poseedores parientes entre si entorno a la veintena de grado civil.
Por lo tanto, por se haberen anulado concesiones legalmente válidas y se haber favorecido un peor candidato a poseedor, en contravención con toda la legislación nobiliaria española, dado que la relación de los Cabello y Sánchez-Pleytés (familia sin ninguna relación diecta sinó colateral con la Casa de Osuna y con el primer poseedor) con el último titular es entorno a la veintenea de grado civil, y su mejor parentesco es con la XIV marquesa que, todavía legítima, también lo era de peor derecho en relación a sus sucesoras, y no siendo terceros de mejor derecho, al contrario de las XV y XVI marquesas de Frómista, nunca se les debería haber aplicado el dicho Real Decreto en este caso, puesto que, embora permaneciendo todavía un tercero con derecho, solamente no es un tercero de mejor derecho. De otro modo, si las dos anulaciones tuviesen alguna bsae legal, la relación de los Cabello y Sánchez-Pleytés con la última poseedeora legal, que lo era, como también lo fue su antecesor, sería en el primer grado civil, y, por lo tanto, la rehabilitación siguiria siendo válida.
 
A pesar de la validad de las dos anulaciones tornar el título vacante desde 1967 hasta 2009, y, por lo tanto, caducado por no haber sido usado durante 42 años, en conformidad con el mencionado Real Decreto 222/1988, el reclamante requerió las dos anulaciones y la rehabilitación antes del fin de esos mismos 40 años, o sea, todavía dentro del plazo, y apenas obtuvo la respectiva Sentencia después de terminado ese mismo período.
 
Por lo tanto, por se haberen anulado concesiones legalmente válidas y se haber favorecido un peor candidato a poseedor, en contravención con toda la legislación nobiliaria española, dado que la relación de los Cabello y Sánchez-Pleytés (familia sin ninguna relación diecta sinó colateral con la Casa de Osuna y con el primer poseedor) con el último titular es entorno a la veintenea de grado civil, y su mejor parentesco es con la XIV marquesa que, todavía legítima, también lo era tercera de peor derecho en relación a sus sucesoras, y no siendo terceros de mejor derecho, al contrario de las XV y XVI marquesas de Frómista, nunca se les debería haber aplicado el dicho Real Decreto en este caso, puesto que, embora permaneciendo todavía un tercero con derecho, solamente no es un tercero de mejor derecho. De otro modo, si las dos anulaciones tuviesen alguna bsaebase legal, la relación de los Cabello y Sánchez-Pleytés con la última poseedeora legal, que lo era, como también lo fue su antecesor, sería en el primer grado civil, y, por lo tanto, la rehabilitación siguiria siendo válida.
 
El XVII marqués, por su turno, luego después de su rehabilitación y poco antes de su fallecimiento, cedió el título a su hijo en el mismo año de 2009, y el Judicio que lo permitió volvió, de ese modo, a confirmar la errónea interpretación descripta arriba. El nuevo y XVIII marqués es amigo personal del rey [[Juan Carlos I de España]].
Usuario anónimo