Abrir menú principal

Cambios

No hay cambio en el tamaño, hace 1 mes
[[Archivo:Bundesarchiv Bild 101I-140-1220-17A, Russland-Mitte, PKW im Schlamm.jpg|thumb|right|Automóvil alemán atascado por el barro (octubre)]]
[[Archivo:Bundesarchiv Bild 121-1208, Russland, bei Bialystock, zerstörtes Flugzeug.jpg|thumb|right|Alemanes inspeccionan cerca de [[Bialystok]] un [[Mikoyan-Gurevich MiG-3|MiG-3]] soviético dañado (octubre)]]
El Grupo de Ejércitos Norte sigue estrechando el cerco sobre Leningrado, aunque sin plantear ningún asalto por tener fuerzas comprometidas en avance hacia Moscú. Las tropas de la División Azul<ref group="nota" name="Azul">Hitler diría de los soldados de la División Azul en enero de 1942: «Considerados como tropa, los españoles son una banda de andrajosos. Para ellos el fusil es un instrumento que no debe limpiarse bajo ningún pretexto. Entre los españoles, los centinelas no existen más que en teoría. No ocupan sus puestos, pero si los ocupan es durmiendo. Cuando llegan los rusos, son los indígenas los que tienen que despertarlos. Pero los españoles no han cedido nunca una pulgada de terreno. No tengo idea de seres más impávidos. Apenas se protegen. Desafían a la muerte. Lo que sé es que los nuestros están siempre contentos de tener a los españoles como vecinos de sector. Si se leen los escritos de Goeben sobre los españoles, se advierte que no han cambiado desde hace cien años. Extraordinariamente valientes, duros para las privaciones, pero ferozmente indisciplinados. En ellos, lo lamentable es la diferencia de trato entre los oficiales y la tropa. Los oficiales españoles viven de maravilla, mientras que la tropa ha de contentarse con la más exigua de las miserias».| H. Trevor-Roper, ''Las conversaciones privadas de Hitler'', p. 142, </ref>, comandadas por [[Agustín Muñoz Grandes]], son desplegadas en el río [[Río Vóljov|Vóljov]] sufriendo las primeras bajas. Los divisonarios cruzan el río con la intención de establecer una cabeza de puente en la orilla enemiga. Avanzarán hasta sufrir un contraataque el 24 de octubre, viéndose obligados a atrincherarse junto con las fuerzas alemanas para contener las diversas oleadas soviéticas{{sfn|Sanz|2000|p=67}}.
 
El Grupo de Ejércitos Norte sigue estrechando el cerco sobre Leningrado, aunque sin plantear ningún asalto por tener fuerzas comprometidas en avance hacia Moscú. Las tropas de la División Azul<ref group="nota" name="Azul">Hitler diría de los soldados de la División Azul en enero de 1942: «Considerados como tropa, los españoles son una banda de andrajosos. Para ellos el fusil es un instrumento que no debe limpiarse bajo ningún pretexto. Entre los españoles, los centinelas no existen más que en teoría. No ocupan sus puestos, pero si los ocupan es durmiendo. Cuando llegan los rusos, son los indígenas los que tienen que despertarlos. Pero los españoles no han cedido nunca una pulgada de terreno. No tengo idea de seres más impávidos. Apenas se protegen. Desafían a la muerte. Lo que sé es que los nuestros están siempre contentos de tener a los españoles como vecinos de sector. Si se leen los escritos de Goeben sobre los españoles, se advierte que no han cambiado desde hace cien años. Extraordinariamente valientes, duros para las privaciones, pero ferozmente indisciplinados. En ellos, lo lamentable es la diferencia de trato entre los oficiales y la tropa. Los oficiales españoles viven de maravilla, mientras que la tropa ha de contentarse con la más exigua de las miserias».| H. Trevor-Roper, ''Las conversaciones privadas de Hitler'', p. 142, </ref>, comandadas por [[Agustín Muñoz Grandes]], son desplegadas en el río [[Río Vóljov|Vóljov]] sufriendo las primeras bajas. Los divisonarios cruzan el río con la intención de establecer una cabeza de puente en la orilla enemiga. Avanzarán hasta sufrir un contraataque el 24 de octubre, viéndose obligados a atrincherarse junto con las fuerzas alemanas para contener las diversas oleadas soviéticas{{sfn|Sanz|2000|p=67}}.
El 1 de octubre, en Smolensk, se reúnen los jefes militares para ultimar los preparativos de la [[Batalla de Moscú|Operación Tifón]], que comenzaría al día siguiente. El ataque arranca desde Smolensko hacia [[Tver|Kalinin]], al noroeste de Moscú, y por la autopista en dirección al mismo Moscú. Al sur, los carros de Guderian marchan hacia [[Briansk]] y [[Oriol]]. Ambas ciudades fueron tomadas en 48 horas. El éxito inicial es importante. En solo cinco días, los alemanes rompen las defensas soviéticas. En [[Viazma]] consiguen cercar el 7 de octubre a los ejércitos 19º, 24º, 30º y 32º, sumando un total de 500.000 hombres. En Briansk, a su vez, consiguen cercar al 3º y 13º Ejércitos. Pero el 7 cae la primera nevada que se funde en el suelo, provocando [[Rasputitsa|el fango de las primeras lluvias otoñales]]. El material rodante alemán queda atascado: carros, camiones, armores de artillería, cocinas de campaña... El avance alemán se ve casi detenido{{sfn|Sanz|2000|p=68}}.
 
El 11 de octubre llega a Arcángel el segundo convoy ártico aliado con suministros para la URSS{{sfn|Mata|2017|p=219}}. El 15 de octubre la Kriegsmarine crea el cargo de almirante del Ártico (''Admiral Nordmeer''), con el almirante [[Hubert Schmundt]] al frente. La misión del almirante era dirigir las fuerzas navales en el norte de Noruega, incluidos los submarinos U-Boote{{sfn|Mata|2017|p=220}}.
 
ElEn el Grupo de Ejércitos Centro, el 1 de octubre, en Smolensk, se reúnen los jefes militares para ultimar los preparativos de la [[Batalla de Moscú|Operación Tifón]], que comenzaría al día siguiente. El ataque arranca desde Smolensko hacia [[Tver|Kalinin]], al noroeste de Moscú, y por la autopista en dirección al mismo Moscú. Al sur, los carros de Guderian marchan hacia [[Briansk]] y [[Oriol]]. Ambas ciudades fueron tomadas en 48 horas. El éxito inicial es importante. En solo cinco días, los alemanes rompen las defensas soviéticas. En [[Viazma]] consiguen cercar el 7 de octubre a los ejércitos 19º, 24º, 30º y 32º, sumando un total de 500.000 hombres. En Briansk, a su vez, consiguen cercar al 3º y 13º Ejércitos. Pero el 7 cae la primera nevada que se funde en el suelo, provocando [[Rasputitsa|el fango de las primeras lluvias otoñales]]. El material rodante alemán queda atascado: carros, camiones, armores de artillería, cocinas de campaña... El avance alemán se ve casi detenido{{sfn|Sanz|2000|p=68}}.
 
[[Archivo:Bundesarchiv Bild 101I-771-0366-02A, Russland, Lagebesprechung mit Hitler.jpg|thumb|right|De izquierda a derecha: Adolf Heusinger (de perfil), Friedrich Paulus (el más alto al fondo), von Brauchitsch (a la izquierda de Hitler), y Wilhelm Keitel a la derecha y de espaldas (octubre)]]
[[Archivo:Bundesarchiv Bild 146-1972-026-43, Minsk, Widerstandskämpfer vor Hinrichtung.jpg|thumb|right|Ejecución pública de partisanos en Minsk, Rusia. El letrero que sostiene la mujer dice: «Somos partisanos y disparamos contra soldados alemanes» (16 de octubre)]]
 
Stalin hace venir desde Leningrado a Zhúkov para encargarle la defensa de Moscú mientras que las divisiones siberianas todavía vienen de camino y a marchas forzadas para reforzar la defensa de la capital. Se trata de fuerzas experimentadas por los combates contra los japoneses de 1939 y acostumbradas al rigor del clima en Siberia. Sin embargo, el avance alemán provocó que gran parte de la población civil moscovita tratase de escapar al este, generando un gran caos en las carreteras. Las autoridades se ven obligadas a instaurar un férreo control policial, ejecutando incluso sin juicio a los saqueadores que son sorprendidos robando{{sfn|Sanz|2000|p=69}}. El 12 los alemanes capturan [[Kaluga]], y el 13 Kalinin. Ambas ciudades están a menos de 200 kilómetros. Las fuerzas germanas están tratando de cercar la ciudad mediante una gran pinza. El 14 de octubre los alemanes capturan [[Borodinó]]{{sfn|Sanz|2000|p=69}}. El 15 se reagrupan y tratan de seguir avanzando hacia Moscú aunque se encuentran con un adversario inesperado; las fuerzas siberianas finalmente han llegado al frente de la capital y están siendo desplegadas frente a las columnas alemanas. El 15 cesa la resistencia en la bolsa de Viazma, y el 25 ocurre lo mismo con la bolsa de Briansk. Aunque son victorias tácticas alemana, han retrasado el avance lo suficiente como para permitir el despliegue de las unidades siberianas. El mal estado de las carreteras provoca que los carros alemanes solo puedan avanzar 3 kilómetros por hora. Con el fin de frenar la retirada generalizada en el frente, Stalin adoptó una posición de firmeza con sus generales y oficiales. Por ejemplo, el comisario Stepánov telefoneó a la Stavka para solicitar trasladar los cuarteles generales al este de Perjushkovo. La petición enfureció a Stalin, quien comunicó al comisario que de ninguna manera autorizaría dicha retirada{{sfn|Service|2006|p=453}}: