Diferencia entre revisiones de «Marta de Nevares»

974 bytes añadidos ,  hace 2 años
La pareja vivió en la casa de Lope de la calle Francos, hoy Cervantes número 11, soportando la maledicencia y el escándalo primero del inicial adulterio y luego del connubio entre un cura viejo y una moza durante dieciséis años, así como que llegaran a tener una hija en agosto de 1617, Antonia Clara, inscrita en su partida de bautismo como hija de Roque Fernández; a fines de 1618 le nació también un hijo muerto y empezaron los pleitos de Marta para anular su matrimonio, que no hubo que proseguir porque falleció de súbito el marido, como indicó el propio Lope en la dedicatoria de ''La viuda valenciana'', publicada en 1619; de hecho, la protagonista de esta pieza es una tal Leonarda, nombre que daba a su amante Lope. Ella además le pidió que escribiera novelas, y satisfaciendo su deseo publicó entre 1621 (primera) y 1624 (las tres siguientes) el [[relato enmarcado]] que incluye sus cuatro ''Novelas a Marcia Leonarda''.
 
Pero a partir de 1621 Marta comenzaba a dar indicios de inestabilidad mental; en 1622 empezó a perder la vista, y quedó definitivamente ciega en 1627. Lope describe su dolor tan bellamente que casi parece que no lo siente:
Pero a partir de 1621 Marta comenzaba a dar indicios de inestabilidad mental; en 1622 empezó a perder la vista, y quedó definitivamente ciega en 1627; en 1628 empiezan a sucederse sus raptos de locura; Lope la cuida hasta que muere en la primavera de 1632. Su editor y amigo, el librero Alonso Pérez, padre del escritor [[Juan Pérez de Montalbán]], sufraga los funerales para que Lope no tenga que soportar más habladurías. Lope compone poco después y publica en 1633 la égloga ''Amarilis'': “No quedó sin llorar pájaro en nido, / pez en el agua ni en el monte fiera, /...y es la locura de mi amor tan fuerte, / que pienso que lloró también la muerte”.<ref>{{cita web|apellidos1=Ruiz Fernández|nombre1=M.ª Jesús|título=Marta de Nevares Santoyo|url=http://dbe.rah.es/biografias/6963/marta-de-nevares-santoyo|obra=Diccionario biográfico español|editorial=Real Academia de la Historia|fecha=2011}}</ref> Era un amor que se tornó compasivo y purificador:
 
:''Cuando yo vi mis luces eclipsarse, / cuando yo vi mi sol escurecerse, / mis verdes esmeraldas enlutarse / y mis puras estrellas esconderse, / no puede mi desdicha ponderarse / ni mi grave dolor encarecerse, / ni puede aquí sin lágrimas decirse / cómo se fue mi sol al despedirse. / Los ojos de los dos tanto sintieron / que no sé cuáles más se lastimaron: / los que en ella cegaron o en mí vieron, / ni aun sabe el mismo Amor los que cegaron / aunque sola su luz escurecieron, / que en lo demás bellísimos quedaron, / pareciendo al mirarlos que mentían / pues mataban de amor lo que no vían'' (L. de Vega, ''Égloga Amarilis'', 1633).
 
PeroEn 1628 empiezan a partirsucederse desus 1621raptos Martade comenzabalocura: arompe darsus indiciosropas deo inestabilidadse mentalqueda catatónica;<ref>''...Furiosa enlos 1622vestidos empezódeshacía a/ perdery, laotras vistaveces, ye stúpida, imitaba, quedó/ definitivamenteel ciegacuerpo en 1627;hielo, en 1628éxtasis empiezanla amente, sucederse/un susbello raptosmármol de locura;escultor valiente'', L. de Vega, ''Égloga Amarilis'', 1633.</ref> Lope la cuida hasta que muere en la primavera de 1632. Su editor y amigo, el librero Alonso Pérez, padre del escritor [[Juan Pérez de Montalbán]], sufraga los funerales para que Lope no tenga que soportar más habladurías. Lope compone poco después y publica en 1633 la égloga ''Amarilis'': “No quedó sin llorar pájaro en nido, / pez en el agua ni en el monte fiera, /...y es la locura de mi amor tan fuerte, / que pienso que lloró también la muerte”.<ref>{{cita web|apellidos1=Ruiz Fernández|nombre1=M.ª Jesús|título=Marta de Nevares Santoyo|url=http://dbe.rah.es/biografias/6963/marta-de-nevares-santoyo|obra=Diccionario biográfico español|editorial=Real Academia de la Historia|fecha=2011}}</ref> Era un amor que se tornó compasivo y purificador:
 
:''Solo la escucho yo, solo la adoro / y de lo que padece me enamoro'' […] ''Ejemplo puede ser mi amor de amores, / pues quiere amor que más aumente y crezca, / que si en amar defectos se merece, / ese es amor que en las desdichas crece''.
Usuario anónimo