Diferencia entre revisiones de «Cultura de Iztapalapa»

m
PR:CW: Artículos sin lista de referencias; cambios superficiales
Etiquetas: Edición visual posible pruebas
m (PR:CW: Artículos sin lista de referencias; cambios superficiales)
{{referencias|t=20110222}}
== Tradición oral I ==
 
 
Los relatos que se presentan a continuación son del dominio público en algunas zonas de Iztapalapa.
 
 
De acuerdo con las investigaciones, los colhuas fueron los primeros en utilizar la cima del cerro para realizar la ceremonia del Fuego Nuevo o; las fuentes históricas señalan que en este lugar se llevaron a cabo cuatro de estas ceremonias; en 1351, 1403, 1455 y 1507. La gran Tenochtitlan fue vencida por las huestes españolas antes de que la quinta de ellas pudiera realizarse.
Para los antiguos Aztecas, cada ciclo de 52 años en la antigua Tenochtitlan, el mundo estaba en peligro de dejar de existir si el sol no se levantará de nuevo, al atardecer del día último del ciclo, todos los fuegos eran apagados, se arrojaban al agua efigies de los dioses y se ocultaba a mujeres y niños. Vestidos con ropajes que encarnaban a los dioses, los sacerdotes subían a la cima del «Cerro de la Estrella», en Iztapalapa, eran los indicados para iniciar un fuego nuevo, mientras esperaban a que las Pléyades pasaran por el cénit, momento en el que, según la creencia, el mundo corría peligro inminente de destrucción aunque en tiempos más antiguos parece ser que Venus poseía también un papel trascendental en este tipo de ceremonias. Se evitaba la catástrofe si se ofrecía un sacrificio humano, arrancando el corazón de una víctima bien nacida, en cuyo pecho un simulacro de incendio daba vida a un nuevo fuego y, por analogía, a un nuevo ciclo de 52 años, se quemaban o destruían los artículos de guerra y personales ya que el fuego nuevo para ellos era renovación. Se arrojaban antorchas a la hoguera humana y se llevaban después al Templo Mayor, en Tenochtitlán, y a continuación a los templos y ciudades a orillas del lago que rodeaba la isla de la capital.
Se cree que otro motivo por el cual se celebraba en estas fechas es la conjunción del Fuego Nuevo con la fecha de 2 Caña en la que se celebraba el nacimiento de Huitzilopochtli. Los mexicas aseguraron que se vinculara el nuevo ciclo de 52 años con el glorioso nacimiento de su dios patrono al amanecer.
La última celebración prehispánica incluyó la inauguración de lo que fue llamado el suntuoso Ayauhcalli, mandado a construir por Moctezuma II en la cima del Huixachtécatl para dicha cebración. El Ayauhcalli o "casa de la niebla" era un lugar de veneración a las deidades acuáticas y agrícolas hoy es actualmente conocido como el “Templo del Fuego Nuevo”
Aun en nuestros tiempos se sigue celebrando este importante ritual, por tal motivo el Templo tiene gran importancia, ya que el lugar contiene numerosos vestigios arqueológicos tanto en el lugar como en sus alrededores los cuales aún siguen sorprendiendo a arqueólogos e historiadores.
 
 
[[Archivo:El pocito tezonco.jpg|thumbminiaturadeimagen|200px|Capilla de El Pocito, en San Lorenzo Tezonco.]]
 
De un modo similar a lo ocurrido en Iztapalapa, los habitantes de San Lorenzo Tezonco recuerdan que el Señor de la Misericordia los salvó de una epidemia muy fuerte, que afectaba a los pueblos lacustres del valle de México. Los tezonqueños invocaron de igual manera la imagen de la ermita del lugar para que los librara de la epidemia. Entonces, milagrosamente, entre la basura, brotó al pie de un ahuehuete frente al templo un manantial de agua cristalina. Se interpretó como el favor divino, y la gente dio a beber a los enfermos de ella, y quedaron curados.
* ...no había trabajo...
 
...y por si fuera poco, corrían el riesgo de ser defraudados por los propietarios (reales o fingidos) de las tierras. Fueron muchos los fraudes que se cometieron, como el de Arcipreste en San Juan, o el de los Valencia en San Lorenzo, así como la expropiación, a precio de risa a los ejidataros de Iztapalapa de Cuitláhuac, de los terrenos donde se construyó la Central de Abastos.
 
Los campesinos no veían con muy buenos ojos la llegada de los avecindados, porque se robaban (dicen) los productos cultivados. Los campesinos sembraban y los recién llegados se lo comían todo: calabazas, frijoles, elotes... Los ejidatarios de Santa Cruz Meyehualco llegaron a emplear armas para defenderse de los colonos de La Comuna (que hoy se llama colonia Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, y que fue fundada por un grupo hermano de los fundadores del [[Pedregal de Santo Domingo]]), pero no pudieron con ellos, así que tuvieron que abandonar la agricultura, que, por otro lado, ya no dejaba para comer y vivir decentemente. Y esto siguió pasando hasta que los últimos terrenos fueron fraccionados o vendidos a inmoviliarias para emplearlos en la construcción de unidades habitacionales.
 
 
En Iztapalapa muchas fechas son objeto de celebración. Como ocurre en general para las sociedades occidentales, las celebraciones se articulan básicamente en torno a dos calendarios: uno de carácter religioso, y otro de orden secular.
 
 
 
El Viacrucis de Iztapalapa
El Viacrucis, también conocido como la Pasión de Iztapalapa , tiene lugar durante la Semana Santa y convoca millones de personas que literalmente invaden las callejuelas de los barrios del pueblo desde 1843. Originalmente se hacía la representación como parte de la evangelización para que los indígenas pudieran comprender mejor la pasión de Cristo y posteriormente se volvió un acto de verdadera fe. Para ser elegido como actor, se necesita ser nativo de la delegación, y tener una conducta moral impecable. Algunos de los papeles son representados por el mismo actor durante muchos años, como el caso de Judas Iscariote. Éste teatro en masa es también conocido en otras partes del mundo, lo cual genera la entrada de turismo en estas fechas.
 
La representación es acompañada, además, por penitentes o por promeseros que pagan mandas por favores recibidos, en ocasiones pagan justos por pecadores; ya que en algunos casos son los niños los que pagan las mandas de sus padres. Al parecer, las mujeres sólo pueden ser promeseras cuando niñas. A ellas las visten de blanco y llevan un velo. Los varones visten una túnica de terciopelo morado, llevan una corona de espino, andan descalzos y siguen la procesión cargando una cruz que apoyan sobre su hombro con un cojín blanco bordado de flores. Estos son conocidos como ''nazarenos'', y tienen que llevar un padrino que los acompañe y les ayude cuando no puedan seguir cargando la cruz.
 
{{VT|Iztapalapa|Cultura del Distrito Federal (México)|Cultura de México}}
 
== Referencias ==
{{listaref}}
 
{{Control de autoridades}}
 
[[Categoría:Cultura de Iztapalapa| ]]