Diferencia entre revisiones de «Eugenio Lucas Villaamil»

m
sin resumen de edición
m (Revertidos los cambios de 152.26.177.39 (disc.) a la última edición de NinoBot)
Etiqueta: Reversión
m
 
== Biografía ==
Hijo del pintor [[Eugenio Lucas Velázquez]] y Francisca Villaamil, empezó su formación artística en el taller de su padre y continuó sus estudios en la Escuela Especial de Pintura de Madrid. Participó en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes con las obras ''[[Italianas]]'' y ''[[Mendigo]]''.
 
Sus pinturas mantienen la influencia de las características de las de su padre, con la repetición de los temas goyescos, resueltas con gran habilidad compositiva y alegría de color. También copió diversos temas del aragonés, como se puede ver en sus obras ''Entrada a los toros, Sol'' de 1885 o ''Salida de los toros, lluvia'' de 1885, obras ambientadas en ese Madrid castizo, protagonizado por majas y chisperos, de gran pintoresquismo y sabor popular. Destaca en esta línea temática su obra ''En el palco'', en la que reúne distintos recursos ensayados por su padre en algunos de sus lienzos. Además de los temas [[Tauromaquia|taurinos]], de numerosos cuadros de «Casacones» como ''Baile en palacio'' de 1894 o ''El mago en palacio'' de 1894, en los que se representa recargados ambientes palaciegos de estilo [[rococó]]. Era un hábil copista de algunas de las pinturas de Goya, las que se guardan en el [[Prado]], y estaba protegido por el conocido coleccionista [[José Lázaro Galdiano]]. Tenía un estilo verdaderamente versátil y era indiscutiblemente creativo. También ejecutaba [[retrato]]s, como el grupo infantil de los hermanos García de Palencia. El gusto por estampas urbanas, tanto de la alta como de la baja sociedad, es una constante en su obra, como puede verse en ''Llegada al teatro en una noche de baile de máscaras'', de 1895, donde Villaamil reproduce con aire parisino a los asistentes a un baile de máscaras, entrando por la puerta de un teatro monumental. Además de aplicar toda su habilidad en el manejo de la luz con sus reflejos y contrastes, demostró su dominio en el tratamiento de masas de gente en el movimiento. Sin embargo, a pesar de su enorme capacidad de trabajar, nunca consiguió introducirse en los grandes círculos artísticos públicos y oficiales de su tiempo. El nombre de su padre siempre le ha mantenido en la sombra.<ref> Moreno, Lourdes. Museo Carmen Thyssen Málaga Colección, 2014, pp. 250 -254. </ref>
456

ediciones