Diferencia entre revisiones de «Judas Iscariote»

3 bytes eliminados ,  hace 2 meses
m
Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores)
m (Revertidos los cambios de 2806:261:400:88CE:61E2:ECD8:E172:EC1D (disc.) a la última edición de SeroBOT)
Etiqueta: Reversión
m (Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores))
Judas ha pasado a la tradición cristiana posterior como el traidor por [[antonomasia]]. La animadversión popular hacia el personaje se expresa fielmente en la quema, apedreamiento o linchamiento ritual de numerosos muñecos llamados ''Judas'' en [[Carnaval]], [[Semana Santa]] u otras fiestas populares (como el [[Judas (Fiesta del)|''Día del Judas'']] celebrado en [[Robledo de Chavela]], o [[Judas (Fiesta del)|''El Judas'']] de [[Samaniego (Álava)|Samaniego]], ambas en [[España]], o las ''Festividades de los Judíos'' en [[Purísima del Rincón]], en [[México]]). Esta animadversión hacia Judas, y también hacia los sacerdotes judíos que contrataron sus servicios, fue desviada para que contribuyera al [[antisemitismo]], facilitando la formación de un estereotipo negativo sobre el pueblo judío.{{sin referencias}} A ello ayudó que Judas proviniera de Judea, región netamente judía, de esta forma Judas=Judea=Judío; término que deriva del nombre del reino de [[Reino de Judá|Judá]] (del [[Idioma hebreo|hebreo]] יְהוּדָה, Yehudá, hijo de [[Jacob]]). La generalización tuvo éxito a pesar de que evidentemente Judas no era el único judío entre los apóstoles, de que los demás apóstoles judíos no traicionaron a Jesús y de que el mismo Jesús era judío.
 
Ejemplo de esta antigua animadversión popular se observa en una [[leyenda]] medieval, recogida por [[Jacobo de la Vorágine]] en su ''Leyenda dorada'' (capítulo XLV: San Matías Apóstol)<ref>La leyenda de Judas aparece en las páginas 180-182 del tomo I de la ed. española: Santiago de la Vorágine, ''La leyenda dorada'', tr. J. M. Macías, Madrid: Alianza, 1982</ref> en la que Judas, antes de traicionar a Cristo, comete varios pecados horribles (fratricidio, parricidio e incesto), que recuerdan a los de [[Edipo]]. Ciborea, madre de Judas, soñó que el hijo que iba a tener sería una amenaza para su propio padre, para Dios y para su pueblo. Por esa razón, lo abandonó nada más nacer en una cesta, que arrojó al mar. La cesta fue a parar a la isla de Iscariote, y la reina del lugar, que no tenía hijos, adoptó al niño. Sin embargo, poco después quedó embarazada y dio a luz a un hijo. Judas creció junto a este niño, su hermanastro, una criatura bondadosa a la que maltrataba continuamente. Finalmente, lo mató y huyó a Jerusalén, donde entró al servicio del gobernador de su patria ([[Pilatos]]) y, a petición de ésteeste, entró a robar manzanas en el jardín de su padre. Sorprendido ''in fraganti'', mató al padre. Después, se casó con la viuda de ésteeste, es decir, con su propia madre. Tras averiguar su verdadera identidad, trató de expiar su culpa convirtiéndose en uno de los apóstoles de Cristo —pero, lejos de redimirse, acabó traicionando a su maestro—.<ref> Ewa Kuryluk, ''Salome and Judas in the cave of sex. The grotesque: origins, iconography, techniques'', Northwestern University Press 1987, pp. 271-2. Esta leyenda también aparecerá en obras teatrales de carácter más o menos popular como la comedia del autor del siglo XVII [[Damián Salustio del Poyo]], ''La vida y muerte de Judas'' así como cancioncillas que aún hoy se siguen cantando en alguna de las muchas quemas de Judas que existen en la geografía española e hispanoamericana. Cf. Francisco Vicente CALLE CALLE, ''Judas Iscariote: vida, leyendas, "La Quema" en las comarcas cacereñas del Jerte y La Vera'', editorial bubok, 2009, ''passim''.</ref>
{{VT|Fiesta del Judas}}
 
[[Archivo:Death of Judas, from the series 'The little apostles' (Les petits apôtres) MET DP833440.jpg|miniaturadeimagen|200px|Suicidio de Judas por ahorcamiento, según Mateo 27, 5.]]
[[Archivo:Aceldama PA180083.JPG|miniaturadeimagen||200px|izquierda|[[Aceldama]] el «campo de sangre», lugar donde Judas se cayó de cabeza y se partió por la mitad, según Hechos 1, 17-18.]]
Existe una controversia acerca de la muerte de Judas, ya que el [[Evangelio de Mateo]] sólo nos dice que ''...fue y se ahorcó'' ({{biblia|Mateo|27:5}}), mientras en el libro de los [[Hechos de los Apóstoles]] dice: ''el cual era contado con nosotros, y tenía suerte en este ministerio. Éste, pues, adquirió un campo del salario de su iniquidad, y cayendo de cabeza, reventó por medio, y todas sus entrañas se derramaron'' ({{biblia|Hechos|1:17-18}}). Para conciliar ambos textos, se ha sugerido que cuando Judas se colgó, la cuerda se rompió, de modo que su cuerpo cayó y se reventó al golpear el suelo. Sin embargo, para que esto pudiera ser posible Judas tendría que haberse “ahorcado por los pies”. Por otro lado en la Biblia nada hace pensar que así hubieran sucedido las cosas. Esta inferencia no soluciona el problema de la incoherencia. La solución para este conflicto está en dónde tomaron sus relatos Mateo y Lucas. Mateo (que escribió para un público judío) se inspiró en la muerte de Ajitofel (2 Samuel 17,23), mientras que Lucas que escribía para un público de origen pagano (griego) se inspiró en el libro deuterocanónico de [[Sabiduría]] (Sabiduría 4,19).<ref>{{cita libro|autor=Álvarez Valdés, Ariel |capítulo=¿Cómo murió Judas? |título=¿Qué sabemos de la Biblia? Nuevo Testamento |año=2007 |editorial=Editorial San Pablo |ubicación=Buenos Aires |páginas=112-119}} Esta misma explicación aparece en una cita a pie de página de la [[Biblia de Jerusalén]] en Hechos de los Apóstoles 1,18.</ref> Se dice que Judas compró el campo porque los sacerdotes lo compraron con el dinero que pagaron a Judas por su traición y que ésteeste, más tarde, les devolvió ({{biblia|Mateo|27:3-10}}), de manera que era, en cierto modo, una adquisición del propio Judas. Al campo se le llamó «Campo de Sangre» por dos razones, y cada evangelista da una de ellas ({{biblia|Mateo|27:7-8}});({{biblia|Hechos|1:19}}).
 
El [[Corán]] niega la crucifixión de Jesús de Nazaret ([[Sura]] 4:157-158), y el islam argumenta que [[Alá]] no permitiría la indigna muerte de cruz para un profeta tan estimado como Jesús. Por eso, los musulmanes afirman que los judíos crucificaron a alguien que se parecía a Jesús, que pudo haber sido [[Simón de Cirene]] o Judas Iscariote.<ref>{{cita web |url=http://www.entrecristianos.com/20070903185/Cristianismo-y-el-Islam-IV-Jesus-y-Mahoma |título=Cristianismo y el Islam (IV): Jesús y Mahoma |fecha=3 de septiembre de 2007 |editor=entreCristianos |fechaacceso=6 de marzo de 2009 |urlarchivo=https://web.archive.org/web/20121130075511/http://www.entrecristianos.com/20070903185/Cristianismo-y-el-Islam-IV-Jesus-y-Mahoma |fechaarchivo=30 de noviembre de 2012 }}</ref> La muerte de Judas, un hecho en apariencia único, ha dado lugar a un gran número de controversias e interpretaciones derivadas en su mayoría de las diferentes traducciones de los textos que la describen.<ref>Un resumen de las mismas puede verse en: {{cita libro|autor=Calle Calle, Francisco Vicente |título=Judas Iscariote: vida, leyendas, "La Quema" en las comarcas cacereñas del Jerte y La Vera |año=2009 |editorial=Bubok |páginas=15-19}}</ref>
21 981

ediciones