Diferencia entre revisiones de «Zanja Real»

1 byte añadido ,  hace 1 año
m
m (Mantenimiento de Control de autoridades)
 
La Zanja era un canal excavado en el suelo a través de un sinuoso recorrido de casi 13 km desde el río Almendares. La superficie de su sección era de alrededor de un metro cuadrado en La Habana, tal como la describió Tejada. Las fuentes que suministraban el agua de la Zanja eran cuatro a inicios del siglo XVII: la sita frente a las Casas del Cabildo (la posterior Plaza de San Francisco), la que se hallaba en los alrededores de El Molinillo de San Pedro, desde donde se extiende la actual Calle Luz y una tercera en el Callejón del Chorro. Las tres se construyeron en la década de 1590. La cuarta fue construida en el siglo XVII en la Plaza Nueva (actual Plaza Vieja). En 1634 se construyó una quinta, junto a la Fundición, donde después se levantó La Maestranza.
 
Tales cisternas o pilones se hallaban cerca de la bahía, apor donde afluíafluía el agua por caños de bronce para suministrar al puerto. Tales fuentes se contaminaban con frecuencia, y el agua que llegaba a los habaneros era turbia, y provocaba numerosas gastritis y enfermedades, por lo que la Zanja se soterró. El primer tramo de la Zanja que se soterró fue el de la Calle Amargura, que se proveía de una cisterna sita en las afueras de La Habana, tras el Convento de San Agustín.
 
En el siglo XVIII, aparte de los tramos descubiertos que desembocaban en las fuentes públicas, se encontraban las cañerías de fábrica, que conducían el agua por presión, mediante surtidores, mejorando la salubridad del agua, aunque extramuros los canales siguieron estando descubiertos. Esta conducción propició la construcción de fuentes monumentales, dotadas de surtidores, que se proveían de cisternas sitas en una altura superior para lograr la presión suficiente. El tráfago urbano ganó asimismo en fluidez, al habilitarse áreas firmes y sólidas sobre la Zanja.