Diferencia entre revisiones de «Enrique Benedicto Estuardo»

El historiador Gaetano Moroni proporciona el relato más extenso sobre el afecto de Enrique por Monseñor John Lercari (1722-1802), su mayordomo, de quien se decía había sido "querido sin medida" por Enrique. Esta proximidad condujo a tensiones graves entre el cardenal y su padre, que en 1752 trató que Lercaro fuera alejado del servicio en Roma. Enrique reaccionó intentando separar sus finanzas particulares de las de su padre, y él mismo se negó a volver a Roma desde Bolonia sin Lercari a su lado. El escándalo público se evitó por muy poco después de la intervención personal del papa Benedicto XIV, que actuó como pacificador. Se acordó que Lercari abandonaría el servio en Roma para, gracias a la intervención de Enrique, ser nombrado arzobispo de Génova.
 
Las cosas se pusieron más fáciles después de la muerte de su padre, Jacobo, en 1766. De 1769 adelante, Henry se mantuvo cerca de Monseñor Angelo Cesarini, un noble de Perugia, que gracias a la protección de Enrique, ganó varios honores, canónigo de la catedral de Frascati, y, finalmente, en 1801 convirtió ennombrado obispo de MileviMilevum (Mila, Argelia).<ref>[http://www.catholic-hierarchy.org/bishop/bcesaa.html CuandoObispo HenryAngiolo murió(Angelo) Cesarini † Obispo Titular de Milevum]</ref> Cuando Enrique muere, Cesarini estaba aúnestá a su lado, como lo había estado durante 32 años. Cesarini fue después enterrado en la iglesia de Santa Maria in Vallicella.
 
Hay que ser cautos respecto a la asunción de cualquier relación del cardenal, porque aunque hubiera habido una historia con toque románticos, el duque de York era muy contrario hacia toda incorrección.
Usuario anónimo