Diferencia entre revisiones de «Convención Preliminar de Paz (1828)»

Los jefes militares argentinos se dividieron: los nacidos en la Banda Oriental pasaron a ser los primeros jefes militares uruguayos, quienes rápidamente entraron en conflicto. Lavalleja se vió obligado a deponer su dictadura y el general [[José Rondeau]] se hizo cargo del Gobierno Provisorio.
 
En la [[Elecciones de Uruguay de 1830|primerprimera elección]] en la naciente república, en agosto de 1830, Rivera obtiene mayoría de apoyos y es embestido como Presidente, Lavalleja se rebela, alzándose en armas en julio de 1832, siendo derrotado. En 1834 resurge en un nuevo levantamiento armado, esta vez con el auxilio de [[Juan Manuel de Rosas]]. En esta ocasión también fue derrotado y Rosas sigue apoyando a Lavalleja, esta vez contra la presidencia de [[Manuel Oribe]]. Esta enemistad con Oribe se disuelve a partir de la rebelón de Rivera en contra el gobierno, a mediados de 1836, entonces Lavalleja toma las órdenes de Oribe quien se beneficia del apoyo de Rosas. Gran parte de los jefes militares argentinos que habían combatido directamente a los brasileños consideraron erróneamente que la culpa del tratado era de [[Manuel Dorrego]] y, de este modo en [[1829]], [[Juan Galo Lavalle]], apenas retornó a Buenos Aires con las tropas que habían participado de la guerra, derrocó e hizo ejecutar a Dorrego en la localidad bonaerense de [[Navarro (Buenos Aires)|Navarro]].
 
El artículo 10º fue comparable en la práctica con una profecía o mas bien una maldición, ya que ni bien cumplido el período estipulado de 5 años, auguraba el renacer de una sangrienta guerra fratricida que a partir de 1836 involucró a Argentina ([[unitarios]] contra [[federalismo|federales]]) y al nuevo estado uruguayo ([[Partido Colorado (Uruguay)|colorados]] contra [[Partido Nacional (Uruguay)|blancos]]), en la llamada [[Guerra Grande]]. Tal guerra recién concluyó en [[1852]].