Diferencia entre revisiones de «Pamukkale»

13 bytes añadidos ,  hace 7 meses
m
sin resumen de edición
m
|url=http://whc.unesco.org/es/list/485|editorial=UNESCO Culture Sector|fechaacceso=4 de abril de 2015}}</ref> Sólo unos pocos lugares en el mundo se le parecen, como las [[fuentes termales de Mammoth]], en el [[Parque nacional de Yellowstone]], en los Estados Unidos, y [[Egerszalók]] en [[Hungría]], y [[Huanglong]] en la provincia china de [[Sichuan]], (otro lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la [[Unesco]]). Otra cascada similar es la de [[Hierve el Agua]] en [[San Isidro Roaguía]] en el estado de [[Oaxaca]], [[México]], en [[Centroamérica]], según los expertos [[Hierve el agua]] y Pamukkale son las únicas dos joyas de este tipo en todo el mundo.
 
[[Archivo:Pamukkale 56.jpg|thumb|left|'''Pamukkale''' (''castillo de algodón'' en [[Idioma turco|turco]]) es una zona natural dentro de [[Hierápolis]], la antigua ciudad [[helenística]].]]
Antes de ser declarado Patrimonio de la Humanidad, Pamukkale estuvo muy descuidado durante las últimas décadas del siglo XX, época en la que se construyeron hoteles en lo alto del lugar que destruyeron parte de los restos de Hierápolis. Las aguas termales de las fuentes se utilizaron para llenar las piscinas de los hoteles y se vertieron aguas residuales justo sobre el monumento, de ahí que adquiriera un tono parduzco; además, se construyó una rampa de asfalto para acceder a la parte principal. Los turistas se paseaban con los zapatos puestos, se lavaban con jabón y champú en las pozas, subían y bajaban por las laderas montados en bicicletas y motocicletas. Para cuando la Unesco dirigió su atención hacia Pamukkale, el lugar estaba perdiendo su atractivo. Entonces se intentó restaurar: se demolieron los hoteles y la rampa se cubrió con pozas artificiales a las que hoy los turistas pueden acceder sin zapatos (a diferencia de lo que ocurre en otras zonas del lugar), y donde se pueden encontrar renacuajos; se realizó un canal alrededor de la rampa para recoger el agua e impedir que se derramara; se dejó que las zonas de color parduzco se blanquearan al sol y se evitó que estuvieran cubiertas de agua para atenuar el problema, razón por la cual muchas pozas permanecen vacías. Siguiendo un programa establecido, otras zonas de la parte superior de la colina se llenan de agua y se abren al público durante una o dos horas.
 
27 818

ediciones