Diferencia entre revisiones de «Unicornio rosa invisible»

m
→‎Historia: edición menor
m (Revertidos los cambios de 77.231.131.52 (disc.) a la última edición de GonzLau)
Etiqueta: Reversión
m (→‎Historia: edición menor)
</ref>}}
 
Cuando se está discutiendo sobre la Unicornio Rosa Invisible (URI) es común señalar que nadie puede demostrar que ella no exista ya que es invisible. Esta es una parodia de las afirmaciones teístas sobre Dios, por ejemplo, que porque Dios es omnipresente, la incapacidad para detectarlo no afecta su veracidad. La URI sirve como una demostración paródica de que [[Argumento ad ignorantiam|utilizar la falta de evidencia refutatoria como prueba de la existencia]] de una deidad es absurdo; ya que con esa misma lógica, la URI sería tan creíble como Dios. Los dos atributos que caracterizan a la URI, la invisibilidad y el color (es rosa), son inconsistentes y contradictorios; esto es parte de la sátira. La paradoja de algo que es invisible y al mismo tiempo tiene características visibles (como el color) se refleja en la mitología de algunas culturas del este de Asia, en las que se dice que un hilo rojo invisible conecta a las personas que tienen un destino compartido o relacionado. También podría entenderse esta imagen como parodia de la creencia cristiana en la doble naturaleza de Jesucristo, plenamente humano y plenamente divino.<ref>[https://web.archive.org/web/20090310033506/http://www.marin.edu.ar/pastoral/doctrina/doctrina/concilio/conciliodecalcedonia/calcedonia.htm Concilio de Caledonia (451)]</ref>
 
La URI e ideas similares han sido usadas como técnicas de enseñanza en el pasado. [[Carl Sagan]], en su ensayo "El dragón en el garaje" de su libro ''[[El mundo y sus demonios|El mundo y sus demonios: La ciencia como una luz en la oscuridad]]'', usa el ejemplo de alguien que alega que en su garaje vive un dragón invisible, incorpóreo y flotante que escupe fuego que no da calor. El supuesto dragón no puede ser visto, oído o detectado de ninguna manera y tampoco deja huellas debido a que flota, por lo tanto no se tiene ninguna razón para creer que este dragón existe.