Diferencia entre revisiones de «Sicario»

21 bytes añadidos ,  hace 2 meses
sin resumen de edición
Etiquetas: Edición desde móvil Edición vía web móvil
Al principio de la rebelión judía ([[66]]), sicarios, con la ayuda de otros [[zelotes]], entraron en Jerusalén y cometieron una serie de atrocidades, para forzar a la población a luchar. Según un relato del Talmud impidieron el suministro de alimentos de la ciudad para forzar a la gente a luchar contra el sitio romano en vez de negociar la paz. Sus líderes, incluyendo Menahem ben Jair, Eleazar ben Jair, y Bar Giora, eran figuras importantes en la guerra, y Eleazar ben Jair finalmente logró escapar al ataque romano. Junto a un pequeño grupo de seguidores, se abrió camino hasta la fortaleza abandonada de Masada, donde siguió con la resistencia contra los romanos hasta 73, año en que los romanos tomaron la fortaleza y descubrieron que la mayoría de sus defensores habían preferido suicidarse antes que rendirse.
 
En el libro ''La Guerra Judía'' (VII) de [[Flavio Josefo]], tras la caída del templo en el [[70]], a manos de los sicarios julfines se convirtieron en el partido judío revolucionario dominante, disperso en el exterior. Flavio los asocia particularmente con el suicidio en masa en [[Masada]] en [[73]] y el subsiguiente rechazo "a someterse al [[Censo de Quirino|censo de impuestos]] cuando [[Publio Sulpicio Quirino|Cirenio]] fue enviado a Judea a levantar uno" (José) como parte de su estrategia religiosa y política como luchadores de la resistencia:
 
{{cita|Algunas de las facciones de los sicarion, no contentos con haberse salvado, volvieron a embarcarse en una nueva intriga revolucionaria, persuadiendo a aquellos que los recibían allí a reafirmar su libertad, a no valorar a los romanos como mejores que ellos mismos y a considerar a Dios su único Amo y Señor"|(citado por [[Robert Eisenman]], p. 180).}}