Diferencia entre revisiones de «Crisis del siglo XIV»

m
Deshecha la edición 129002995 de 186.86.32.140 (disc.)
m (Deshecha la edición 129002995 de 186.86.32.140 (disc.))
Etiqueta: Deshacer
Las consecuencias no fueron negativas para todos. Los supervivientes [[acumulación del capital|acumularon inesperadamente capital]] en forma de herencias, que pudo en algunos casos invertirse en empresas comerciales, o acumularon inesperadamente [[patrimonio]]s nobiliarios. Las alteraciones de los precios de mercado de los productos, sometidos a tensiones nunca vistas de [[oferta y demanda]] cambió la forma de percibir las relaciones económicas: los [[salario]]s (un concepto, como el de [[circulación monetaria]] ya de por sí disolvente de la economía tradicional) crecían al tiempo que las rentas feudales pasaron a ser inseguras, obligando a los señores a decisiones difíciles. Alternativamente primero tendieron a ser más comprensivos con sus siervos, que a veces estuvieron en situación de imponer una nueva relación, liberados de la servidumbre; mientras que en un segundo momento, sobre todo tras algunas [[rebeliones campesinas]] fracasadas y duramente reprimidas, impusieron en algunas zonas una nueva [[refeudalización]], o cambios de estrategia productiva como el paso de la agricultura a la ganadería (expansión de la [[Mesta]]).
 
El negocio llanerolanero produjo curiosas alianzas internacionales e interestamentales (señores ganaderos, mercaderes de la lana, artesanos de paños) que suscitaron verdaderas [[guerras comerciales]] (en ese sentido se ha podido interpretar las cambiantes alianzas y divisiones internas Inglaterra-Francia-Flandes durante la [[Guerra de los Cien Años]], en la que Castilla se implicó en [[Primera Guerra Civil Castellana|su propia guerra civil]]). Únicamente los nobles con más capacidad (demostrada la mayor parte de las veces por el despojo de nobles con menos capacidad) pudieron convertirse en una [[gran nobleza]] o aristocracia de grandes casas nobiliarias, mientras que la [[pequeña nobleza]] se empobrecía, reducida a la mera supervivencia o a la búsqueda de nuevos tipos de ingresos en la creciente administración de las monarquías, o a los tradicionales de la Iglesia.
 
En las instituciones del clero también se va abriendo un abismo entre el [[alto clero]] de [[obispo]]s, [[Canónigo (eclesiástico)|canónigos]] y [[abad]]es y los [[Sacerdote|curas]] de [[Parroquia (religión)|parroquias]] pobres; y el [[bajo clero]] de frailes o clérigos vagabundos, de opiniones teológicas difusas, o bien supervivientes materialistas en la práctica, [[goliardo]]s o estudiantes [[sin oficio ni beneficio]].