Diferencia entre revisiones de «Ondas de radio»

No hay cambio en el tamaño ,  hace 5 meses
Etiquetas: Edición desde móvil Edición vía web móvil Edición móvil avanzada
Etiquetas: Edición desde móvil Edición vía web móvil Edición móvil avanzada
 
== Efectos biológicos y ambientales ==
Las ondas de radio son [[radiación no ionizante]], lo que significa que no tienen suficiente energía para separar los electrones de los átomos o moléculas, ionizarlos o romper enlaces químicos, lo que provoca reacciones químicas o daños en el [[Ácido desoxirribonucleico|ADN]]. El principal efecto de la absorción de las ondas de radio por los materiales es calentarlos, de manera similar a las ondas infrarrojas irradiadas por fuentes de calor como un calentador de espacio o fuego de leña. El campo eléctrico oscilante de la onda hace que las moléculas polares vibren de un lado a otro, aumentando la temperatura; Así es como un horno de microondas cocina la comida. Sin embargo, a diferencia de las ondas infrarrojas, que se absorben principalmente en la superficie de los objetos y causan el calentamiento de la superficie, las ondas de radio pueden penetrar en la superficie y depositar su energía dentro de los materiales y tejidos biológicos. La profundidad a la que penetran las ondas de radio disminuye con su frecuencia y también depende de la resistividad y permitividad del material; viene dado por un parámetro llamado profundidad de la piel del material, que es la profundidad dentro de la cual se deposita el 63% de la energía. Por ejemplo, las ondas de radio de 2.45 [[GHz]] (microondas) en un horno de microondas penetran en la mayoría de los alimentos aproximadamente de 2,5 a 3,8 cm (1 a 1,5 pulgadas). Las ondas de radio se han aplicado al cuerpo durante 100 años en la terapia médica de la [[diatermia]] para el calentamiento profundo del tejido corporal, para promover un aumento del flujo sanguíneo y la curación. Más recientemente, se han utilizado para crear temperaturas más altas en el tratamiento de hipertermia, para matar las células cancerosas. Mirar una fuente de ondas de radio a corta distancia, como la guía de onda de un transmisor de radio en funcionamiento, puede causar daños en la lente del ojo al calentarse. Un haz suficientemente fuerte de ondas de radio puede penetrar en el ojo y calentar la lente lo suficiente como para causar cataratas.<ref>{{Cita libro|apellidos=Graf|nombre=Rudolf F.|título=Build Your Own Low-Power Transmitters: Projects for the Electronics Experimenter|url=https://books.google.es/books?id=Tc_ACUbCqqQC&pg=PA234&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false|fechaacceso=10 de diciembre de 2018|fecha=3 de agosto de 2001|editorial=Newnes|isbn=9780750672443|idioma=en|apellidos2=Sheets|nombre2=William}}</ref><ref>{{Cita libro|apellidos=Vorst|nombre=André Vander|título=RF / Microwave Interaction with Biological Tissues|url=https://books.google.es/books?id=lV3FPLJoyzMC&pg=PA121&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false|fechaacceso=10 de diciembre de 2018|fecha=6 de febrero de 2006|editorial=John Wiley & Sons|isbn=9780471752042|idioma=en|apellidos2=Rosen|nombre2=Arye|apellidos3=Kotsuka|nombre3=Youji}}</ref>.<ref>{{Cita libro|apellidos=Kitchen|nombre=Ronald|título=RF and Microwave Radiation Safety|url=https://books.google.es/books?id=u3XBfkaTQcwC&pg=PA64&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false|fechaacceso=10 de diciembre de 2018|fecha=16 de octubre de 2001|editorial=Newnes|isbn=9780750643559|idioma=en}}</ref>
 
Dado que el efecto de calentamiento no es, en principio, diferente de otras fuentes de calor, la mayoría de las investigaciones sobre los posibles riesgos para la salud de la exposición a las ondas de radio se han centrado en los efectos "no térmicos"; si las ondas de radio tienen algún efecto en los tejidos además del causado por el calentamiento. La radiación electromagnética ha sido clasificada por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) como "posiblemente cancerígeno para los humanos", en base a los limitados indicios encontrados en la literatura científica revisada en relación con el posible de riesgo de cáncer a través de la exposición personal a RF-EMF con el uso de teléfonos móviles. En este sentido la IARC subraya que los resultados hallados suponen sólo una débil prueba.<ref>{{Cita web|url=https://monographs.iarc.fr/wp-content/uploads/2018/06/REF_Poster2012.pdf|título=Radiofrequency electromagnetic}}</ref>
260

ediciones