Diferencia entre revisiones de «Santa Rosalía (Baja California Sur)»

m
sin resumen de edición
m
m
[[Archivo:Atacamite-Boleite-Malachite-mrz301b.jpg|miniaturadeimagen|izquierda|Muestra de [[boleíta]]]]
En 1868 un cargamento a nombre de alguien llamado José Rosas Villavicencio (cuya existencia es polémica para historiadores posteriores <ref>{{Cita web|url=https://www.facebook.com/guerrerodesal/posts/1458646860950245|título="Tras las huellas de José Rosas Villavicencio"|fechaacceso=30 de diciembre de 2019|autor=Ramón Cota|fecha=18 de octubre de 2019|sitioweb=www.facebook.com|editor=Guerrero de Sal|idioma=es|cita=La versión de que José Rosas Villavicencio era un ranchero que descubrió... el yacimiento de cobre en 1868... Fué recogido por Marvin D. Bernstein en The Mexican Mining Industry, 1890-1950
(New York University Press, 1964).}}</ref><ref name="Romero-Gil">{{cita libro|apellido=Romero|nombreisbn=Juan9686569162|apellido2ref=Gilboleo_libro|nombre2fecha=Manuel1991|títulocapítulo=El|página=49, Boleo56|editor=|url=|enlaceautor=|fechaacceso=11 Unde Pueblojunio quede se negó a morir2013|editorialidioma=Editorial Unísonoespañol|nombre=Juan|año=1991|edición=Primera|volumen=I|ubicación=Universidad de Sonora Edif. Museos y bibliotecas, Hermosillo, México|volumeneditorial=IEditorial Unísono|edicióntítulo=1.ª|año=1991|idioma=español|isbn=9686569162|fechaacceso=11El deBoleo junioUn dePueblo 2013|enlaceautor=|url=|editor=|página=49,que 56se negó a morir|capítulonombre2=Manuel|fecha=1991|refapellido2=Gil|año-original=1991}}
</ref>) llegó a Guaymas, era un extraño mineral verdoso que abundaba en una zona despoblada en la costa opuesta del Mar de Cortés, tras ser analizada en un laboratorio se descubren que son menas de cobre de muy alta pureza; la noticia de un yacimiento atrajo la atención de unos caballeros de origen Alemán, llamados Blumhart y Julio Muller, que rápidamente contactaron con este Villavicencio que los acompañara en una expedición y certificaron la abundancia del mineral en la región de Santa Rosalía, estos volvieron a Europa para pedir financiación a la Casa Rothschild, estableciendo inicialmente la compañía Eiseman y Valle en 1873, con sede en Guaymas con la intención de explotar los yacimientos.<ref name="Romero-Gil">{{cita libro|apellido=Romero|nombre=Juan|apellido2=Gil|nombre2=Manuel|título=El Boleo Un Pueblo que se negó a morir|editorial=Unísono|ubicación=Universidad de Sonora Edif. Museos y bibliotecas, Hermosillo, México|volumen=I|edición=1.ª|año=1991|idioma=español|isbn=9686569162|fechaacceso=11 de junio de 2013}}
</ref> Estas explotaciones eran primitivas: se cargaba el mineral de la superficie tal como se encontraba en los barcos para ser procesado en Cananea. Para 1879, las fluctuaciones del precio del cobre y las estas técnicas rudimentarias de explotación provocaron el quiebre de la compañía.
 
El entonces presidente de México, [[Porfirio Díaz]], otorgó una nueva concesión a una compañía francesa y ésta compró la anterior con un millón de pesos oro. El contrato se firmó el 7 de julio de 1885 <ref name="Romero-Gilboleo_libro">{{cita libro|apellido=Romero|nombre=Juan|apellido2=Gil|nombre2=Manuel|título=El Boleo Un Pueblo que se negó a morir|editorial=Unísono|ubicación=Universidad de Sonora Edif. Museos y bibliotecas, Hermosillo, México|volumen=I|edición=1.ª|año=1991|idioma=español|isbn=9686569162|fechaacceso=11 de junio de 2013}}
</ref>, fundándose la ''Compagnie du Boleo''. La concesión minera se denominó ''Distrito Minero Santa Águeda'', abarcaba desde Santa Rosalía hasta [[Mulegé]]; una comisión en 1888 aseguró que empezando explotación continua del cobre habría suficiente para 50 años en extracción, por lo tanto a la compañía Boleo se le exentó de impuestos de aduana de sus embarcaciones por el mismo periodo de tiempo.<ref name="Romero-Gil" />
 
910

ediciones