Diferencia entre revisiones de «Invasión anglosajona de Gran Bretaña»

m
 
Recientes estudios acerca del [[cromosoma Y]] y el [[ADN mitocondrial]], realizados en habitantes actuales de Gran Bretaña y Europa, han proporcionado una primera aproximación de los desplazamientos humanos sucedidos durante el periodo posromano. Un estudio efectuado en 2002 por el [[University College de Londres]] (Weal ''et al.'') concluyó que pudo haberse producido una [[Migración humana|migración]] anglosajona a gran escala con destino al centro y este de Inglaterra (pudiendo representar entre el 50-100&nbsp;% de la población de la zona en la época).<ref name="cromosoma Y" /> Sin embargo, un estudio más completo llevado a cabo en 2003 (Capelli ''et al.''), sugiere que la migración pudo haber sido mucho menor en otras zonas de [[Inglaterra]] y que la transición entre Inglaterra y [[Gales]] pudo haber sido más gradual que lo estimado en principio. El estudio prueba también que todas las áreas de las islas británicas ya contenían un elemento genético anglosajón. Por otra parte, se mostró incapaz de establecer diferencias entre los cromosomas Y de las poblaciones actuales de origen anglosajón y de las provenientes de colonos [[vikingos]] [[Dinamarca|daneses]], por lo que el estudio los registró en el mismo grupo. Aún más, cuando el estudio incorporó las muestras de [[Frisia]] utilizadas en el estudio de Weal del año anterior como fuente de población para anglosajones, no se encontraron diferencias estadísticas entre estas muestras y las del grupo danés. Todas las muestras continentales eran estadísticamente distintas de las británicas. Por otra parte, el estudio de los componentes principales mostró que las muestras de Frisia, aunque más cercanas a las danesas que a las británicas, estaban más cerca de las británicas de lo que lo estaban las danesas.<ref>{{PDFlink|''[http://www.ucl.ac.uk/tcga/tcgapdf/capelli-CB-03.pdf A Y Chromosome Census of the British Isles]''|208&nbsp;[[Kibibyte|KiB]]}} (2003), Cristian Capelli, Nicola Redhead, Julia K. Abernethy, Fiona Gratrix, James F. Wilson, Torolf Moen, Tor Hervig, Martin Richards, Michael P. H. Stumpf, Peter A. Underhill, Paul Bradshaw, Alom Shaha, Mark G. Thomas, Neal Bradman and David B. Goldstein ''[[Current Biology]]'' '''13'''(11):979–984; DOI 10.1016/S0960-9822(03)00373-7. Retrieved [[4 May]] [[2006]].</ref>
 
Otros han enfocado la cuestión genética desde un punto de vista diferente. [[Stephen Oppenheimer]] en ''Origins of the British: A Genetic Detective Story'' y los nuevos estudios sobre [[cromosoma Y]] y [[ADN mitocondrial]] realizados por [[Bryan Sykes]] para su libro ''Blood of the Isles'', sugieren que la contribución anglosajona y de posteriores invasores al genoma británico puede que haya sido muy reducida, y que la mayoría de los ingleses (dos tercios) y británicos (tres cuartas partes) desciendan de los primeros pobladores que llegaron a las islas en el [[paleolítico]], buscando refugio de la [[Edad del Hielo]] que vivió la [[Europa occidental]];<ref>Se considera que hubo tres «refugios» para la población humana durante la época de mayor extensión glacial. Oppenheimer pp102–103.</ref> esta observación refuerza la tesis de las estrechas relaciones entre las poblaciones del [[Arco Atlántico]], aunque las costas este y sureste de Gran Bretaña no se incluyan en esta zona.<ref>Cunliffe, 1995. ''Iron Age Britain'' p7. ISBN 0-7134-8839-5</ref> Sykes y OppenhemirOppenheimer afirman que incluso en el este de Inglaterra, donde existe una mayor evidencia de la migración, no más del 10&nbsp;% de las líneas paternas pueden situarse como descendientes de la migración anglosajona y que, en las mismas zonas, el 69&nbsp;% de los linajes masculinos son de origen nativo. Oppenheimer postula una posible relación genética entre los modernos pobladores de [[Inglaterra]] (especialmente en el sur y el este de la isla) y los habitantes de la orilla opuesta del [[Mar del Norte]] anterior a la invasión, indicando una influencia germánica prerromana en esa zona. Hay evidencias de que el [[Haplogrupo I del cromosoma Y]] que aparece en las costas del [[Mar del Norte]], puede indicar una [[colonización]] [[mesolítico|mesolítica]] más que una migración anglosajona. Estaríamos ante una migración desde los [[Balcanes]] que podía haber discurrido a lo largo de los ríos continentales europeos en lugar de por la costa atlántica.<ref>Oppenheimer 2006:166-169.</ref>
 
Oppenheimer postuló igualmente que la llegada de las [[lenguas germánicas]] a Inglaterra puede corresponder a fechas muy anteriores a las tradicionalmente consideradas, y que tanto los [[belgas]] ingleses como los continentales pueden haber sido germanohablantes y estar relacionados étnicamente de forma bastante cercana (o quizá un mismo grupo que hubiera cruzado el canal).<ref>Oppenheimer 2006, pp268–307.</ref>
60 819

ediciones