Diferencia entre revisiones de «Antropogonía»

1 byte eliminado ,  hace 9 meses
m
Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores)
m (Revertidos los cambios de 190.87.160.106 (disc.) a la última edición de PePeEfe)
Etiqueta: Reversión
m (Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores))
El Génesis es el primer libro de la ''[[Torá]]'' ("La Ley" o [[Pentateuco]]) y también el primer libro del ''[[Tanaj]]'', la [[biblia]] hebrea (conocida por los [[cristiano]]s como el [[Antiguo Testamento]]). La [[biblia]] es el conjunto de libros canónicos del [[judaísmo]] y el [[cristianismo]].
 
En los primeros capítulos del [[Génesis]] se describen en una forma popular el origen y creación del mundo, el hombre y la vida en general. La gran mayoría de los cristianos consideran los primeros capítulos del Génesis como escritos simbólicos, que no deben ser entendidos literalmente. Mientras que sólosolo unos pocos, los [[Creacionismo|creacionistas]] y defensores de la teoría del [[diseño inteligente]], creen que sean históricamente correctos.
 
Sin embargo, es preciso señalar que la Iglesia Católica ha zanjado esta cuestión -a pesar de los actuales detractores- en la "Respuesta de la Pontifica Comisión Bíblica" del 30 de junio de 1909: ''"Los tres primeros capítulos del Génesis contienen narraciones de hechos verdaderos, es decir, que responden a la realidad objetiva y verdad histórica; no fábulas mitológicas o cosmogónicas, ni meras alegorías o símbolos destituidos de fundamento objetivo, ni leyendas ejemplares, parte históricas, parte ficticias (Dub. 2). Hay que admitir el sentido literal histórico en los hechos que atañen a los fundamentos de la religión cristiana, cuales son, entre otros: la creación del universo por Dios al principio del tiempo; la peculiar creación del hombre; la formación de la primera mujer, hecha del primer hombre; la unidad del género humano; la felicidad original de los primeros padres en estado de justicia, integridad e inmortalidad; el precepto dado por Dios al hombre para probar su fidelidad; la transgresión del precepto divino, por persuasión del diablo bajo la apariencia de serpiente; la caída de los primeros padres de aquel estado primitivo de inocencia; además la promesa de un futuro Reparador (Dub. 3). No hay que entender siempre en sentido propio y material todas las expresiones, que a las veces son evidentemente metafóricas o antropomórficas (Dub. 5). Siendo la mente del hagiógrafo no dar un tratado científico de la naturaleza, sino más bien un conocimiento popular, no hay que interpretar su lenguaje con rigor científico (Dub. 7). La palabra "yom" (día) puede entenderse en sentido impropio o lato (Dub. 8)."'' La extensa cita pertenece al comentario del Génesis, capítulo 3, versículo 24 en la traducción de las Sagradas Escrituras de Monseñor Juan Straubinger.
129 192

ediciones