Diferencia entre revisiones de «Anchimallén»

1 byte eliminado ,  hace 8 meses
m
Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores)
(Rescatando 1 referencia(s) y marcando 0 enlace(s) como roto(s)) #IABot (v2.0)
m (Correcciones ortográficas con Replacer (herramienta en línea de revisión de errores))
En cambio, si el anchimallén actuara como un ser maléfico, se dice que estos habrían sido creados por un ''[[calcu]]'' o brujo chilote, que por diversos motivos no posee un poderoso espíritu [[wekufe]], y requiere un sirviente sobrenatural; con el fin de utilizarlo para sus fines y convertirlos en su protectores. El calcu los crearía a partir de los restos mortales perteneciente a una niña o un niño que murió de una forma repentina. Después de ser sepultada sería desenterrada y a partir de sus huesos, sus restos son transformados y vueltos a la vida por el calcu; siendo la nueva criatura formada posteriormente alimentada debajo de una olla llena de sangre humana, escuchándose en el proceso un canto lastimero semejante al de un niño recién nacido.
 
Por ello se dice que cuando una radiación brillante y fugaz de un anchimallén desconocido aparecería en los campos, en la cima de las montañas, en las ramas de los árboles o en los techos de las [[ruca]]s, el mapuche cree que significa que se producirá la muerte para alguien. Esto ya que se cree que el anchimallén actuaría como una mensajera dañina que puede ser usada por el calcu para causar la muerte y provocar enfermedades en las personas; al igual que los poderosos wekufes. Se dice que solo las ceremonias de [[Machitún]] y una buena [[machi]] pueden hacer escapar del cuerpo a este ser; ya que por el origen puro de ésteeste, a la Machi le cuesta más sacar del cuerpo, y por ello se requiere además la intervención de otras personas de la comunidad que tengan un espíritu fuerte que neutralicen al anchimallén que ha desequilibrado a la persona.
 
Debido a las cualidades que posería el anchimallén, es que también se cuenta que hay personas codiciosas que pagarían mucho dinero a los calcus, para poder lograr tener un anchimallén. Igualmente se dice que incluso hay personas que los roban, al seducirlos con los alimentos que le gustan al anchimallén; colocando miel, sangre o leche en lugar que se quiere que este ser cuide. Por ello, para evitar el robo, los anchimallén siempre deben estar bien alimentados. Esto además ha originado el dicho de que "por goloso pierde la vida el anchimallén"; ya que si sus verdaderos dueños son calcus, al enterarse de la negligencia de su sirviente, los castigarían con la muerte.
31 405

ediciones